Pasar al contenido principal

Los 10 lugares más curiosos en los que la gente ha quedado atrapada durante la pandemia de coronavirus

The Polarstern is stuck in Arctic ice.
El Polarstern está atrapado en el hielo del ártico. Associated Press
  • A medida que se fueron imponiendo restricciones de viajes a los países debido a la pandemia de coronavirus, muchas personas se vieron obligadas a confinarse o ponerse en cuarentena en algunos lugares bastante extraños.
  • Insider ha elegido 10 lugares en todo el mundo donde algunos se han visto obligados a quedarse debido a la pandemia.
  • Una pareja en su luna de miel estuvo atrapada en las Maldivas durante semanas, hasta el punto de que fueron los únicos huéspedes en el resort.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia de coronavirus ha alterado todas las facetas de la vida diaria, incluidos los viajes y las vacaciones. Algunas personas se han visto obligadas a permanecer en sus lugares de trabajo, como la tripulación de un barco en el Ártico o los cuidadores de un zoológico que mantienen a sus animales seguros y alimentados.

Sigue leyendo para ver 10 de los lugares más salvajes en los que la gente se ha quedado atrapada durante la pandemia de COVID-19, desde un Airbnb de bambú en Bali hasta una isla desierta frente a la costa de Yemen.

Leer más: Cómo aprovechar la cuarentena para mejorar tu educación financiera

Brent Underwood está pasando la pandemia en un pueblo fantasma de California del que es el dueño.

Brent Underwood is riding out the pandemic in a California ghost town that he owns.
Underwood en Cerro Gordo. Brent Underwood/Cerro Gordo

Underwood condujo a Cerro Gordo, California, en marzo para sustituir al vigilante del lugar. Se quedó atrapado allí cuando una tormenta de nieve impidió que ambos salieran.

Cerro Gordo era un pueblo minero, pero lleva abandonado más de 100 años. Underwood compró la ciudad con un socio comercial en 2018, y han planeado convertirla en un destino turístico.

"Pensé que viajaría para tomarme un pequeño descanso, y ese pequeño descanso se ha convertido en demasiado largo", dijo a Business Insider.

Ha pasado el tiempo explorando la ciudad, renovando algunos de sus edificios e incluso aprendiendo astrofotografía.

Andrea Goh y otros 400 singapurenses se vieron obligados a confinarse durante 2 semanas dentro de un complejo de 5 estrellas.

Andrea Goh, and 400 other Singaporeans, were forced to isolate for two weeks inside a five-star resort.
La vista desde la habitación de Goh en el Shangri-La. YouTube/Andrea Goh

Goh documentó su estancia de 14 días dentro del hotel Shangri-La en Singapur. El gobierno ordenó que cualquier persona que volviera al país se aislara durante al menos 2 semanas, por lo que al menos 400 ciudadanos que regresaron en ese momento se quedaron confinados en el hotel de lujo.

"Los invitados y el personal del hotel se convirtieron en una comunidad gracias a un grupo de Facebook al que todos fueron invitados. Podían chatear entre sí y hacer llamadas por Zoom, así como participar en happy hours", tal y como explicó a Business Insider.

Kinsey Wolanski, un influencer, pasó casi un mes el 'Fyre Festival Island' en las Bahamas antes de subirse a un avión privado.

Kinsey Wolanski, an influencer, spent almost an entire month on the so-called "Fyre Festival Island" in the Bahamas before hitching a ride on a private plane.
Gran Exuma. HomeAway

Wolanski voló a las Bahamas en marzo antes de que comenzaran las restricciones en los viajes. En un principio planeó quedarse durante 8 días, dividiendo su tiempo entre Nassau y Exuma, que es donde se suponía que tenía lugar el Fyre Festival.

Sin embargo, cuando se aconsejó a los habitantes de Los Ángeles que regresaran a sus hogares, Wolanski no pudo regresar a Nassau, lugar donde está el aeropuerto. En cambio, se tuvo que quedar en Exuma. Después de casi un mes, recibió una oferta a través de Instagram preguntándole si quería canjear un vale de 900 euros en gasolina por un viaje en un avión privado. Ella aceptó, aunque el resto de sus amigos se quedaron.

"Nos hicimos amigos del personal allí y del resto de gente de la isla, ya que había unos 30 habitantes en total", comentó a Insider por teléfono, de vuelta en Los Ángeles. "Intentamos ayudar, ayudamos a descargar provisiones".

 

La youtuber Eva zu Beck ha estado confinada en una isla casi desierta frente a la costa de Yemen durante 2 meses.

YouTuber Eva zu Beck has been stuck on an essentially deserted island off the coast of Yemen for two months.
Zu Beck en Socotra. YouTube/Eva zu Beck

Zu Beck está pasando la pandemia en la isla yemení de Socotra. Llegó el 11 de marzo y, según la CNN, ha pasado sus días "acampando en playas desiertas de arena blanca, pescando mero en el océano abierto y escalando dunas de arena de altura". Ella y otros 40 turistas llegaron a la isla para correr el primer maratón de Socotra.

Después de acabar la carrera, se les dijo a los corredores que abandonaran la isla de inmediato, pero Zu Beck decidió quedarse. "La vida en Socotra va muy despacio", afirmó. "Paso la mayoría de los días leyendo, escribiendo en mi diario o haciendo senderismo en las montañas".

La pareja británica Corinne y Dave Pruden, así como sus 2 hijos viajaron a Bali, Indonesia, antes de que se aplicaran las restricciones de viaje. Se han estado quedando en un Airbnb desde entonces.

British couple Corinne and Dave Pruden and their two sons traveled to Bali, Indonesia, before travel restrictions came into place. They've been staying in an Airbnb since.
Los Pruden en Bali. twintastic_nomads / Instagram

Los Pruden compraron un billete de ida a Bali y viajaron allí el 16 de marzo. Antes de que ocurriera la pandemia, planeaban viajar de mochileros por Centroamérica durante unos 6 o 9 meses, por lo que su apartamento ya estaba listo para alquilarse y tuvieron que hacer planes para desocupar su casa.

Desde entonces, se han estado quedando en un Airbnb de bambú en Ubud, una ciudad en Bali. "Vivimos en una casa que es arquitectónicamente asombrosa. No hay barreras entre el mundo interior y el exterior", comentó Corinne a Insider.

"Vivimos en medio de campos de arroz y estamos totalmente desconectados del mundo del que venimos. Pensamos que eso podría asustarnos a nosotros y a los niños. Sin embargo, lo sentimos como algo totalmente natural y normal", continuó.

La tripulación del Polarstern está literalmente atrapada en el hielo del Ártico, pero eso no impidió que el coronavirus los alcanzara.

The crew of the Polarstern is literally stuck in the Arctic ice, but that didn't prevent the coronavirus from reaching them.
El Polarstern. Associated Press

El Polarstern ha estado atrapado en hielo desde octubre como parte de un programa llamado MOSAiC. "Este se centra en muestrear el hielo, la atmósfera y el océano en un intento de comprender las complejidades del clima ártico que cambia rápidamente", según Nature. En marzo, un miembro de la tripulación dio positivo por coronavirus, lo que llevó a estrictas medidas de cuarentena.

4 cuidadores del zoológico en el Paradise Park en Cornwall, Inglaterra, se mudaron a este santuario de vida silvestre para mantenerse aislados y alimentar a sus animales.

Four zookeepers at the Paradise Park in Cornwall, England, moved into the wildlife sanctuary in order to stay isolated and keep their animals fed.
Algunos cuidadores del zoo se han mudado allí. BBC

A finales de marzo, 4 cuidadores del zoológico se mudaron allí para aislarse y poder cuidar de los animales. En ese momento, planeaban permanecer allí de 12 semanas a 3 meses.

"La razón por la que todos nos mudamos al parque es por si acaso pasaba lo peor, y somos 4 por lo que podemos mantener alimentados a los animales", explicó uno de ellos a la BBC. "Todos lo estamos disfrutando mucho, pero obviamente echamos mucho de menos a nuestras familias, aunque es realmente agradable tener a nuestra familia de trabajo aquí, todos juntos".

Olivia y Raúl De Freitas estaban listos para pasar su luna de miel de 6 días en las Maldivas. Estuvieron allí 3 semanas.

Olivia and Raul De Freitas were all set to spend their six-day honeymoon in the Maldives. They were there for three weeks.
Olivia y Raul De Freitas en las Maldivas. Olivia y Raul De Freitas

Se suponía que la pareja estaría en el Cinnamon Velifushi Maldives de 5 estrellas durante 6 días, pero cuando la pandemia de COVID-19 azotó su país de origen, Sudáfrica, se vieron obligados a quedarse en el complejo durante semanas. Terminaron siendo los clientes.

"Ser los únicos huéspedes en el resort fue solitario y divertido al mismo tiempo", dijeron Raúl y Olivia a Insider.

"Volvimos con un chárter privado autofinanciado por los más de 40 turistas sudafricanos y mauricianos que nos habíamos tenido que quedar en las Maldivas", dijeron. Costó unos 93.600 euros, a dividir entre los pasajeros.

Miles de personas en todo el mundo quedaron atrapadas en cruceros a los que se les negó la entrada en varios puertos.

Thousands of people around the world were stuck on cruise ships that were refused entry at various ports.
El Diamond Princess. Associated Press/Eugene Hoshiko

El Miami Herald informó de que hay al menos 100.000 miembros de la tripulación que han permanecido a bordo de cruceros hasta el 22 de mayo. Si bien muchos pudieron desembarcar en abril, la mayoría debían permanecer en los barcos.

El crucero más conocido fue el Diamond Princess. Los pasajeros tuvieron que permanecer a bordo durante un mes. 6 personas murieron, y hubo 700 casos de coronavirus.

A un grupo de turistas británicos se les ordenó confinarse en un hospital vietnamita abandonado.

British tourists were ordered to isolate in an abandoned Vietnamese hospital.
Ninh Binh, al norte de Vietnam. Roland Neveu/LightRocket/Getty Images

A los 3 amigos, Lucy Parker, Alice Parker y Hanna Ahlberg, se les rastreó después de que un pasajero en su vuelo a Hanoi diera positivo por coronavirus, según la BBC.

El mismo medio informó de que fueron llevados a un hospital abandonado en Ninh Bình, al norte de Vietnam, y se les ordenó permanecer allí durante otros 12 días. Alice comentó que el hospital era antes un manicomio, y eso "daba mucho miedo por la noche".

Y además