Robocop, Ikea, Cianuro… 10 nombres para bebés tan extraños, humillantes o polémicos que han acabado prohibidos

Bebe sorprendido
Getty
  • El nombre de un bebé es una decisión tan crucial para el correcto desarrollo del mismo que hay gobiernos que tienen listas negras: listas con nombres prohibidos porque pueden ser muy humillantes.
  • Algunos de estos casos parecen ser productos de malentendidos. Una pareja quiso llamar a su hija Nutella seguramente porque querían asociarla al sabor dulce de la famosa comida. Otros querían llamar a su hijo sin querer como a un polémico personaje de una novela clásica.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El nombre es la primera gran decisión de cualquier padre o madre. Existen decenas de estudios que intentan esclarecer cómo afecta un nombre a su propietario en todos los ámbitos: social, laboral, personalidad… Hasta hay estudios que concluyen que tu nombre ha acabado alterando tu rostro (vía QZ).

Los gobiernos son conscientes del poder que puede tener un nombre, y por eso han elaborado diversas leyes, procesos o listas para prohibir ciertos nombres que podrían causar una vida repleta de humillaciones y malentendidos. 

Aquí tienes 10 de estos nombres tan extraños o curiosos que han acabado siendo totalmente prohibidos.

1. Ikea

En imagen, un centro de Ikea.
En imagen, un centro de Ikea.
Getty

Por ahora, solo existe un país que tiene prohibido llamar a un hijo Ikea: Suecia (vía Apartment Therapy). Sí, es irónico que sea el país-hogar de esta mega-corporación especializada en muebles.

Todo se debe a su ley sobre el nombramiento de infantes de 1982. Dicha ley proclama que no se puede poner nombres que “puedan causar malestar a aquellos que los lleven”. Como llamar a un bebé sueco Ikea sería como llamar a alguien aquí Zara (o McDonald`s en Estados Unidos), este curioso homenaje a la mega-tienda de muebles por excelencia está prohibido.

2. III

Nueva Zelanda
Getty

En Nueva Zelanda está totalmente prohibido llamar a un bebé con nombres relacionados con un título oficial, rango o numerales. III es un numeral y por eso no puedes llamar a tu bebé de esa forma si decides irte para allá.

“Pensáoslo dos veces antes de proponer palabras malsonantes, nombres con más de 70 caracteres, o cosas impronunciables como una signo de puntuación”, explicó en 2018 Jeff Montgomery, del Registro General de Nacimientos, Muertes y Casamientos en el blog del gobierno de Nueva Zelanda.

Aun así, en 2018 hubo una pareja que intentó llamar III a su bebé y dos parejas que lo intentaron con II.

Lo curioso es que hubiera funcionado perfectamente si hubieran convertido el número en palabra: Tres o Tercero hubiera sido correcto. “¡Pero recordad que vuestro hijo tendrá que vivir con ese nombre!”, avisó Montgomery.

3. Akuma (Diablo en japonés)

Akuma es también el nombre de un luchador de Street Fighter
Akuma es también el nombre de un luchador de Street Fighter

Cuando en 1994 Shigeharu Sato y su mujer, Ayako, intentaron registrar el nombre Akuma (Demonio o Diablo) para su primogénito, la polémica llegó hasta oídos del Gabinete del primer ministro Morihiro Hosokawa. 

Primero, las autoridades de Akishima, ciudad del centro de Tokio, dieron el visto bueno y añadieron el nombre en el registro familiar. Dos meses más tarde, de repente pensaron en el pobre niño y en el futuro que le esperaba y fueron a ver a la pareja para pedir que recapacitara.

Los Sato llevaron el caso a la Corte Familiar para que decidiera si Akuma era nombre ilegal o no. No se llegó a tomar esa decisión, porque dos ministros, el de Justicia y el del Interior, se enteraron de lo ocurrido y empezaron a debatir sobre si era apropiado o no exigir un cambio de nombre a los padres. Llegaron a un acuerdo: Demonio no es un buen nombre para un niño.

Esto es lo más importante que deben hacer los padres para asegurarse de que sus hijos tendrán éxito

Cuando se le preguntó a Shigeru Sato el motivo detrás del nombre, dijo que era “el mejor posible”, que pretendía educar a su hijo para que pudiera enfrentarse a posible bullying y que quería que tuviera el nombre más original de Japón (vía Los Ángeles Times). Lo más sorprendente fue su mujer, que parece que dijo “pues muy bien, querido”, y aceptó la propuesta encantada.

Al final, los Sato decidieron cambiar el nombre de su primer hijo. Ya tenían pensado llamar al segundo retoño Teio (Emperador). Por suerte, también cambiaron de opinión.

4. Robocop

Robocop

En 2014, el estado de Sonora en México lanzó una nueva ley que incluía un listado de nombres prohibidos para recién nacidos. Fue la respuesta a la tradición de padres mexicanos de utilizar nombres raros para sus retoños. 

En muchas ocasiones, estos nombres curiosos son fruto del desconocimiento. Por ejemplo, la lista de nombre prohibidos de Sonora incluía Anivdelarev, una abreviación de `Aniversario de la revolución´ (vía The Guardian). Esta abreviación es muy común en calendarios, y hay gente que se cree que es el nombre del santo de ese día.

En otras ocasiones, los nombres son referencias a la cultura pop de ese momento. En aquel entonces la directora del Registro Civil, Cristina Ramírez, dijo que “estos nombres pueden afectar la personalidad del niño y el desarrollo de sus habilidades sociales así que haremos todo lo que esté en nuestras manos para evitarlo”.

La lista incluye Robocop, Facebook, Twitter, Escroto, Tránsito, Cesárea, Hitler, Terminator, Hermione, Batman, Harry Potter, Lady Di o Usnavy (US Navy, la marina estadounidense).

5. Viernes

Robinson Crusoe

El 3 de septiembre de 2006, nació el primer hijo de la pareja italiana Mara y Roberto Germano. Querían un nombre único, un nombre original. Así que, aunque no nació en viernes, le llamaron Venerdi (viernes en italiano).

Los jueces italianos acabaron prohibiendo ese nombre porque recordaba al popular personaje secundario de la novela Robinson Crusoe. “A los jueces les remitía a la figura del salvaje que Robinson Crusoe acaba llamando Viernes”, explicó en su día Paola Rossi, abogada de la pareja (vía NBC News). “Por lo tanto, se creaba una sensación de inferioridad que no garantizaba la seguridad social del niño”.

Los jueces en concreto se preocuparon porque un nombre como Viernes le impediría al niño tener “relaciones interpersonales serenas” y acabaría siendo “el hazmerreír de todos los grupos sociales”.

Al final el niño se acabó llamando Gregorio, en homenaje al santo del día de su nacimiento.

6. Nutella

Nutella
Getty

La Nutella encanta tanto que hasta tiene su propio día mundial (el 5 de febrero por si te lo estás preguntando). Así que puede que, cuando en 2015 una pareja francesa decidió registrar a su hija con el nombre de Nutella, lo hicieron con toda la buena intención del mundo, pensando en su amor hacia el desayuno/merienda.

Los padres pasan más tiempo que nunca con sus hijos, y eso no es bueno para su futuro

No obstante, la corte que decidió tomar el caso no se dejó empalagar por la defensa (vía Huffington Post). Decidió que el nombre de Nutella solo conllevaría bromas, chanzas y malentendidos con la pobre niña. Así que al final los padres decidieron que su hija se llamaría Ella, que tampoco está mal y en casa pueden añadirle el Nut si les hace ilusión.

7. Osama bin Laden

Alemania
Getty

A inicios de septiembre de 2002, ni un año después de los atentados del 11 S, una familia turca residente en Alemania decidió que no había mejor nombre para su hijo que Osama bin Laden.

El nombre no pasó del registro oficial en Colonia, ciudad donde esta familia vivía por aquel entonces. El problema no solo era la evidente asociación con los recientes ataques terroristas; las leyes alemanas prohíben poner nombres que puedan incitar al ridículo del niño/a o que puedan resultar ofensivos. Por eso no verás a nadie en Alemania con el nombre de Adolf Hitler.

Cuando se le preguntó al padre, Mehmet Cengiz, por el motivo detrás de poner Osama a su niño, declaró lo siguiente: “Osama bin Laden es un gran hombre para su gente, para mi cultura” (vía BBC). 

Semanas antes de esta noticia, un marido en Nigeria intentó registrar a su hijo con ese mismo nombre y su mujer le convenció de buscar una alternativa con una amenaza: o cambiaba de parecer o pedía el divorcio.

8. Pluto

Pluto

Dinamarca es uno de los países con leyes de registro de nombres más estrictas, hasta el punto que la decisión final de un nombre puede llegar a depender de la aprobación del ministro de Asuntos Eclesiásticos. 

Michael Lerche Nielsen, profesor asistente del Departamento de Investigación de Nombres de la Universidad de Copenhague explicó en su día para New York Times que Dinamarca prioriza especialmente la igualdad y que por contra quiere evitar indicios de originalidad o de pensamiento único.

Por lo tanto, los futuros padres deben escoger nombres aprobados previamente de una lista gubernamental. En 2004, esta lista incluía 7.000 nombres, 3.000 para chicos y 4.000 para chicas. Aquellos que quieran desviarse de lo permitido deben consultar con la administración local y esperar a la aprobación final.

Unos 1.100 nombres que no se encuentran en esta lista son revisados cada año y entre un 15-20% de los mismos acaban siendo rechazados. 

Bajo esta premisa, puede que pienses que en los futuros padres en Dinamarca prefieren jugar sobre seguro. Y aun así, pese a todo este contexto, Lerche Nielsen asegura que ha habido casos de padres que han intentado poner Pluto como nombre a su hijo.

“También se ha vetado Monkey. Es que no son nombres de personas. Son de animales. Hay que proteger a los niños de hacer el ridículo”.

También ha habido intentos de llamar Ano a un hijo. No ha salido bien.

https://www.nytimes.com/2004/10/08/world/europe/jens-and-vita-but-molli-danes-favor-common-names.html

9. Cianuro

Veneno

En 2016, una galesa creó un precedente al intentar llamar Cianuro a su hija en homenaje al veneno que acabó con Hitler. Fue la primera vez que la justicia de Gales tuvo que debatir sobre si prohibir a una madre llamar a una hija de una forma determinada.

La madre, que se llama Lady Justice King, no logró salirse con la suya. “Queremos evitar que la niña sufra daño emocional o que sufra al ser llamada Cianuro”, fue la resolución (vía Metro). 

10. Thor

Thor

Mientras otros países de este artículo tienen listas más o menos asequibles de nombres prohibidos, Portugal tiene una lista de 82 páginas. Los nombres prohibidos, como Thor, están incluidos en la lista negra por alguna de estas razones:

  • No son nombres portugueses como Maria, Tiago o Ana.
  • Son nombres extranjeros que tienen versiones portuguesas: Thomas está en la lista porque existe Tomás.
  • Es una versión abreviada de un nombre existente: Alex en lugar de Alexandre por ejemplo.
  • No hace referencia a un género concreto.
  • Es un apellido.
  • Es un nombre absurdo que puede llevar a la humillación (como Thor).

Otros artículos interesantes:

Educar a los niños en la cultura del ahorro: cómo hablar con tus hijos sobre el dinero

10 errores que los padres cometen con sus hijos cuando se trata de dinero

Sin publicidad y con contenido personalizado: así ha convencido la app educativa Papumba a millones de padres para que dejen a sus hijos jugar con el móvil

Te recomendamos

Y además