10 errores que los padres cometen con sus hijos cuando se trata de dinero

Niña metiendo dinero en la hucha
  • No saber cuánto cuesta ser padre es el primer error y el más repetido.
  • Falta de previsión y un cuidado excesivo de los niños están presentes en la mayoría de fallos de los padres con el dinero y sus hijos.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Nadie enseña a ser padre o madre. Entre las muchas cosas que se aprenden por el camino está todo lo que tiene que ver con la economía familiar y de los hijos. 

Para la inmensa mayoría es un aprendizaje por la vía del ensayo y error y como a la hora de invertir o gestionar tus finanzas, evitar los errores es más importante que sumar aciertos. Estos son los X errores de los padres con el dinero y los hijos. 

No saber cuánto cuesta ser padre

Los niños de hoy en día no nacen con un pan bajo el brazo, sino con una factura. Ser padre no es barato, aunque tampoco tiene por qué ser necesariamente caro. El problema es que la mayoría de padres infravalora el impacto financiero de la paternidad a largo plazo. 

Es habitual centrarse en los gastos más inmediatos como el carrito de paseo, la cuna, los pañales, biberones… Es lo que nuestro cerebro hace cuando pasas de no tener un gasto concreto a tenerlo. También es verdad que la inversión inicial de ser padre es alta. Los primeros doce meses de vida de un hijo suponen un coste de 7.132 euros según los cálculos de CEACU y la OCU.

Sin embargo, esto es solo el primer año. La imagen completa va mucho más allá.

Olvidarse del mayor gasto de un hijo: la universidad

Al margen del mantenimiento básico en alimentación, ropa o calzado, la educación es el mayor de los hijos con la universidad a la cabeza. Es uno de esos gastos que se pierden cuando te fijas en el árbol y no ves el bosque.

Tenemos tan interiorizado que la educación es gratuita en España que no reparamos en que incluso la universidad pública tiene unos costes. El coste medio ser universitario va desde los 821 hasta los 1372 euros para las universidades públicas según los datos del Ministerio de Educación, a lo que habrá que sumar el material escolar. 

El coste se dispara en el caso de las universidades privadas o si el hijo tiene que estudiar y residir en una ciudad diferente. También será mayor si repite alguna asignatura, ya que la cifra anterior es para una estimación de 60 créditos por curso y con primera convocatoria. 

Cómo criar niños exitosos, autónomos y resilientes

Comprar una casa más grande

Este es un error financiero muy repetido con los hijos. Muchos padres optan por vender su casa y comprar una más grande para que los niños tengan más espacio

La idea en sí misma no es mala, pero una casa más grande supone también más gastos en mantenimiento y también en la hipoteca. El coste inmediato de la hipoteca es fácil de calcular, aunque no tanto el impacto global de aumentar la cantidad y años del préstamo.

Algo parecido ocurre con los gastos de mantenimiento, más difíciles de estimar y que suponen un aumento de facto del nivel de vida. 

Parar los planes financieros por la llegada de los niños

“Primero quiero ver qué gastos tengo y después ya empezaré a ahorrar”. Esta es una frase habitual en padres primerizos. El resultado es que al final nunca se empieza a ahorrar, igual que cuando piensas que ahorrarás cuando cobres más. 

Dejar de ahorrar para hacer frente a los gastos de los niños es el error más financiero más repetido por los padres. Es un movimiento que parece que tiene sentido, cuando en realidad es al contrario. Como has visto, los niños nunca dejan de gastar dinero. Lo que ocurre es que el tipo de gastos va cambiando, pero casi siempre al alza. 

Según explica Luis Pita, autor del libro 'Ten peor coche que tu vecino' “lo mejor que puedes hacer para asegurar el futuro financiero de tus hijos y el tuyo es seguir ahorrando cada mes si ya lo hacías e incluso aumentar un poco la cantidad. Y si no ahorrabas nada, empezar cuanto antes”.

Financiar los eventos sociales del niño

Bautizo, comunión, cumpleaños, graduación… Todos son eventos relativamente importantes y no precisamente baratos. Como muestra, el precio medio de una comunión en España es de 2.500 euros según los datos de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI).

Un error muy habitual como padre es no haber previsto estos gastos y optar por financiarlos. El riesgo de hacerlo es que pagarás más en forma de intereses y posiblemente gastes más de lo que tenías pensado porque, a fin de cuentas, no hay tanta diferencia entre lo que pagas al mes si pides 5.000 euros en lugar de 3.000 euros.

La solución a este fallo financiero como padres es dedicar un tiempo a pensar en esos gastos que saben que llegarán tarde o temprano y presupuestarlos.

3 recomendaciones para hacer que los niños ahorren e inviertan desde pequeños en su futuro

Rehipotecar la vida por los hijos

Cuando los hijos se independizan y crean sus propias familias pueden necesitar ayuda de sus padres y es normal que éstos quieran ayudar a sus hijos. El problema es que muchos lo darán todo, literalmente por hacerlo.

Ahí es donde pueden cometerse errores como figurar de avalista de un negocio o rehipotecar la vivienda para donar dinero a los hijos. Hacerlo no es malo en sí mismo, pero hay que tener siempre presentes los riesgos y pensar en el impacto que puede tener en su ahorro para la jubilación. “Desde un punto de vista financiero es peligroso porque la jubilación suele estar cerca y el margen de maniobra para recuperarse es limitado”, plantean desde Preahorro.

Dar demasiada importancia a la herencia de los hijos

Se trata de una variante del error anterior. Todos los padres quieren asegurar el futuro de los hijos y dejarles una buena herencia. Lo cierto es que “si haces bien tu trabajo como padre, tu hijo sabrá labrarse una buena vida económica”, precisa Pita. 

Por eso mismo, en lugar de pensar tanto en qué dejarles de herencia y no gastar para que tengan más, es mejor invertir en su educación financiera.

No fomentar su educación financiera

Precisamente este es otro de los fallos de los padres con el dinero y los hijos. Es habitual pensar más en términos de dar que en términos de enseñar. Hay que actuar al revés, no darles peces a los hijos sino enseñarles a pescar.

En el ámbito financiero esto pasa por fomentar su educación enseñándoles cosas como a diferenciar deseos de necesidades, la importancia del ahorro o el peligro de las deudas.

El secreto para que los niños aprendan a ahorrar, según estos 4 expertos en finanzas

Dejar el ahorro de los niños en una cuenta infantil

Las cuentas infantiles son una buena herramienta para que los niños aprendan a ahorrar, pero no son el mejor producto de ahorro para ellos. Hay productos mejores para el ahorro de los hijos y que permiten aprovechar mejor lo que los niños tienen: tiempo. 

Como explica Vicente Varó, director de contenidos de Finect, la clave está en "buscar productos con potencial rentabilidad donde además puedes escoger el riesgo, porque es mucho tiempo que ese dinero va a estar sin rentabilidad. Si sube la inflación, pierdes y, si no, no te habrá dado nada".

Seguir viviendo en la casa familiar cuando los hijos se han ido

Este es un error que tiene mucho que ver con la cultura española de comprar casa y mantenerla contra viento y marea. ¿Hace falta una casa de cuatro habitaciones cuando los hijos ya se han ido? Es fácil que no y, como ya has visto, una casa más grande implica un mayor gasto de dinero y de tiempo.

¿La solución? Puedes vender tu casa y comprar otra más pequeña o puedes alquilarla para generar una renta que complemente tu pensión e ir a vivir una casa que sí se adapte a tus necesidades. 

LEER TAMBIÉN: Planes de inversión para niños: por qué son interesantes y cuáles son las mejores opciones

LEER TAMBIÉN: La paga a los niños es una forma de que aprendan a gestionar su dinero: varios expertos explican cómo hacerlo

LEER TAMBIÉN: Enseñar a tus hijos a donar dinero es una de las lecciones más importantes que pueden aprender, según una psicóloga

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”