Pasar al contenido principal

Cómo sacar más partido a las tradicionales cuentas de ahorro de tus hijos

Cuentas infantiles para ahorrar
Getty Images

  • Las cuentas infantiles son el primer producto que se contrata para el ahorro de los hijos.
  • La mayoría de estas cuentas no tienen gastos de mantenimiento ni comisiones, pero tampoco rentabilidad.
  • A largo plazo, el niño tendrá el dinero ahorrado y poco más.
  • La ventaja de un niño es que tiene mucho tiempo por delante hasta que necesite el dinero.
  • En una cuenta es mucho tiempo sin rentabilidad y por eso los expertos recomiendan buscar otros productos que sí la ofrezcan. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Hay un momento en la vida de todo padre y madre en el que se planteará ahorrar un dinero para el futuro de su hijo. Y la mayoría lo hará como lo hicieron con ellos: abriendo una cuentan infantil.

Este fue precisamente el camino que siguió en su día Amalia Guerrero, autora de Finanzas y Niños: Cómo Enseñar a Tus Hijos a Ser Financieramente Felices, con cada uno de sus dos hijos y que mantuvo durante muchos años hasta que “empecé a adentrarme en el mundo de las finanzas personales” y encontró una alternativa mejor.

“La cuenta es un primer paso, pero no podemos quedarnos solo ahí”, sentencia la experta. Vicente Varó, director de contenidos y comunicación de Finect, añade que el problema de las cuentas infantiles es que “con ellas no hay rentabilidad, te dan juguetes y tonterías, pero no tienes rentabilidad”.

Qué ofrecen las mejores cuentas infantiles

Los regalos tradicionales como peluches o similares han dejado de ser el gran reclamo de las cuentas infantiles. De hecho, las pocas cuentas para niños que mantienen regalos los han convertido en descuentos en ocio infantil o regalos de corte tecnológico, como la Súper PlayBaf, una mochila con altavoz incorporado.

Leer más: La paga a los niños es una forma de que aprendan a gestionar su dinero: varios expertos explican cómo hacerlo

Ahora mismo el gran regalo de las cuentas de ahorro infantiles es eliminar las comisiones de mantenimiento y administración. Es uno de los puntos en los que coinciden la mayoría, a los que sólo algunos suman algo más. Estos extras pueden ser tarjetas a partir de cierta edad y una pequeña rentabilidad que, esos si, mantienen de por vida. Es el caso de la Cuenta Ahorro Open Young ese interés es del 0,15% anual sobre un máximo de 1 millón de euros y en Mi Propia Cuenta, de un 0,5% hasta 100.000 euros.

Se trata de opciones válidas, pero no óptimas, según los expertos. Al final, una cuenta corriente tiene muchas ventajas en términos de liquidez y seguridad, pero no marcará la diferencia a largo plazo y por eso tanto Amalia Guerrero como Vicente Varó han buscado otras soluciones. En otras palabras, la mejor cuenta de ahorros para niños no es una cuenta de ahorro, son otros productos de inversión.

Cómo sacar más partido al dinero de los niños: capitalizar su tiempo

Borja Nieto, cofundador de la Fintech especializada en ahorro e inversión Micappital, descubre las dos recomendaciones que dan a los padres que les preguntan qué hacer con el dinero de los pequeños. Lo primero es tener claro el plazo de la inversión.

“Como su hijo tiene un horizonte temporal muy largo, porque el enfoque es un dinero para la universidad o más tarde, tiene una capacidad para asumir riesgos mayor al padre o la madre por su cuenta”, explica Nieto. Desde un punto de vista inversor, todo este tiempo es una bendición, ya que el largo plazo disminuye la probabilidad de obtener resultados negativos en una inversión.

Leer más: Cómo afectan los impuestos a tus inversiones a largo plazo

La segunda recomendación es “que inviertan poco a poco pero que sea sistemático”. Esto pasa por “que hagan las aportaciones a su cartera de forma automática”, incluso en momentos en los que los mercados caen. “Nunca recomendamos invertir todo de golpe”, sentencia Nieto.

En cualquier caso, “lo que les mostramos es que 100 euros al mes son 1.200 euros al año y más de 20.000 euros al cabo de 20 años, incluso sin el interés compuesto” avalan desde Micappital. Este interés compuesto es simplemente el resultado de reinvertir cada año los intereses generados por la inversión y a largo plazo puede marcar la diferencia.

Sólo con ahorro, esos 100 euros generarán 24.000 euros en 20 años, pero llegarán a 29.739 euros con un interés anual del 2% y el poder del interés compuesto.

Qué productos elegir para el ahorro de los niños

Con una cuenta corriente “es mucho tiempo que ese dinero va a estar sin rentabilidad. Si sube la inflación, pierdes y, si no, no te habrá dado nada”, indica Varó. La solución pasa por “buscar productos con potencial rentabilidad donde además puedes escoger el riesgo”, añade.

Ahí es donde surgen alternativas como las carteras de fondos para niños, que recomiendan desde Micappital. Como indica Nieto, “creemos que son la mejor opción”. Eso sí, en este punto es importante “elegir un banco con arquitectura abierta, donde puedas escoger cualquier fondo, porque las comisiones ahí para el hijo se van a notar más”.

Leer más: Así afectan las comisiones a tu rentabilidad a largo plazo

Esta es una de las razones que ha llevado a Vicente Varó a cambiar la forma de ahorrar e invertir para cada uno de sus cuatro hijos. El responsable de comunicación de Finect descubre cómo lo hace: “Yo lo que hago es que en cuanto nacen, con el primer dinero del regalo le saco un DNI y les contrato un fondo. Aquí es donde he ido cambiando, a los dos primeros les contraté gestión activa y a los dos segundos productos de inversión pasiva”.

Incluso con sus dos últimos hijos ha seguido caminos diferentes. “Para mi tercer hijo contraté una cartera con un robo advisor, que son gestores automatizados con bajas comisiones que tienen carteras de inversión globales. Con el último lo he simplificado todavía más y he contratado un fondo indexado global, un MSCI World, con el que compras todo el mundo” en un solo producto y además las comisiones son más reducidas.

Por su parte, Amalia Guerrero ha apostado por “comprar un fondo indexado a cada uno de mis hijos”. 

Además de la rentabilidad de estas alternativas, Nieto añade que “como no tienen el dinero en la cuenta, no lo ven y no son tan conscientes de que pueden usarlo. Es como una hucha que hay que romper. En el banco es posible que al final tratasen de colocar algún producto cuando viesen que hay dinero. Con una cartera de fondos evitas riesgos y tentaciones”. 

Y además