Pasar al contenido principal

10 trucos para estudiar y ayudarte a recordar todo lo que lees

No dejes que esas palabras salgan de tu cerebro en el momento en que entren.
No dejes que esas palabras salgan de tu cerebro en el momento en que entren. Flickr / Pedro Ribeiro Simões

Muchas personas reconocen haber olvidado la mayor parte de lo que leen, sin importar cuánto disfrutaron el texto.

Pero el hecho de que el olvido sea un fenómeno común no significa que se deba aceptar. De hecho, hay un montón de estrategias simples y creativas para retener lo máximo posible de lo que se lee, ya sean novelas, artículos de noticias o libros de texto científicos.

Para averiguar cuáles son algunas de estas técnicas, hemos examinado un hilo de Quora titulado "Cómo recuerdas lo que acabas de leer" y he buscado en la web los consejos de otros lectores.

Estos son los 10 trucos que te harán recordar mucha más información cuando lees.

Leer más: Los 5 mejores libros escritos por Stephen Hawking

1. Familiarizarse con el tema

Conocer el tema antes
kaboompics / pixabay

El blogger Ryan Battles recomienda adquirir algunos conocimientos previos antes de sumergirse en un texto en particular.

"Cuanto más entiendes sobre un tema en particular," escribe, "más cosas sueles recordar sobre ello". Esto se debe a que eres capaz de hacer más asociaciones entre la nueva información y lo que ya sabes.

Incluso puedes empezar leyendo un artículo de Wikipedia sobre el tema como preparación.

2. Echa un vistazo al texto primero.

2. Echa un vistazo al texto primero.
Free-Photos/pixabay

Un usuario anónimo cita un artículo de Bill Klemm, profesor de neurociencia, que destaca el skimming como una estrategia clave para retener información.

La idea no es saltarse todo el proceso de lectura. En su lugar, debes hojear primero el texto para conocer los temas y las palabras clave de antemano, esto hará que te quedes con lo importante cuando empieces a leer.

Familiarizarse con los temas generales, dice Klemm, te ayudará a recordar los detalles.

3. Tomar notas en la página.

3. Tomar notas en la página.
picjumbo_com/pixabay

"Nunca leas sin un lápiz", dice el usuario de Quora Deniz Ateş.

"Subraya las oraciones que te parezcan confusas, interesantes o importantes.

Dibuja líneas a lo largo de los párrafos importantes. Traza diagramas para ver la estructura de las ideas clave".

4. Leer en voz alta.

Haz asociaciones entre la información que estás leyendo y los hechos que ya conoces.
Haz asociaciones entre la información que estás leyendo y los hechos que ya conoces. Francisco Osorio/Flickr

Un usuario anónimo de Quora dice: "Tengo que leer en voz alta la mayor parte del tiempo para entender y recordar lo que acabo de leer".

En Psychology Today, el psicólogo Art Markman aseguró que esta estrategia puede funcionar mejor cuando hay algunos puntos clave que necesitas recordar.

Esto se debe a que las frases que pronuncias (o incluso susurras) en voz alta adquieren un carácter distintivo.

Recuerdas haber producido y escuchado las palabras, por lo que tu memoria consigue grabar mejor esa información.

5. Hazte preguntas sobre lo que estás leyendo

5. Hazte preguntas sobre lo que estás leyendo
pexels/pixabay

Ingrid Spielman recomienda interactuar con el texto haciéndote preguntas a medida que lo vas leyendo.

Si estás con un libro de texto, la cuestión puede ser tan simple como: "¿Cuál es la idea principal de esta lección?"

Por el contrario, si lees ficción, puedes preguntarte: "¿cuáles son los motivos del personaje para hacer esto?" y "Si pudieras reescribir esta lectura, ¿cómo sería tu versión?".

6. Imagina, asocia, repite.

Las investigaciones sugieren que leer en Kindle, en lugar de en papel, perjudica su capacidad para recordar la trama de una historia.
Las investigaciones sugieren que leer en Kindle, en lugar de en papel, perjudica su capacidad para recordar la trama de una historia. Flickr/Rich Mitchell

Un usuario de Stack Exchange TRdH dice que la memoria necesita tres variables. (Su respuesta fue reproducida en Lifehacker.)

La primera parte es la imaginación. Puedes aumentar la fuerza de la impresión que el texto te produce imaginando la situación en tu mente o imaginándote a ti mismo participando en los eventos descritos.

La segunda es la asociación, o vinculación del material a algo que ya conoces. Por ejemplo, que uno de los nombres de los personajes suene como el nombre de tu amigo.

Por último, la repetición. Cuanto más leas el material, más fuerte será tu memoria. Si no deseas releer un libro completo, intenta resaltar algunas partes del texto a las que puedas volver.

Un consejo extra, del que ya hemos hablado en Business Insider, tiene que ver con el recuerdo.

Oblígate a recordar la información que has leído cuando el libro deje de estar en tus manos. Si hay un hueco en tu memoria, lo llenarás así.

7. Leer en papel

Leer en papel
Perfecto_Capucine/pixabay

Los e-readers son herramientas convenientes para cuando te quieras llevar una tonelada de libros de vacaciones.

Con todo, las investigaciones sugieren que también podrían socavar la fuerza de tus recuerdos. Un estudio encontró que cuando la gente lee la misma historia en papel o en Kindle, los lectores del papel pueden recordar mejor la cronología de la misma.

La autora principal del estudio, Anne Mangen, señala que posiblemente esto se deba a que los montones de páginas crean una "sensación táctil de progreso" que no se obtiene de un libro electrónico. (Por supuesto, es posible que las personas que están más acostumbradas a leer online no tengan este problema.)

La otra investigación de Mangen descubrió que los estudiantes de secundaria se desempeñaban mejor en una prueba de comprensión de lectura cuando leen un texto impreso en lugar de en la pantalla de un ordenador.

8. Leer sin distracciones

Leer sin distracciones
congerdesign/pixabay

Cuando te comprometas a leer algo, interrumpe cualquier distracción durante un período de tiempo determinado. Esto supone dejar el móvil un rato, no mirar Netflix, no estar pendiente del correo electrónico, etc.

Así es como se llega a un estado de concentración profunda, que te permitirá establecer conexiones más fuertes a partir del texto. Incluso si esto parece difícil al principio, puedes aumentar lentamente tu capacidad de concentración día a día.

Trata de comprometerte a leer 25 páginas al día durante una semana. Entonces, sube el número de páginas a 35. Hazlo gradualmente.

9. Explicáselo a los demás

Explicárselo a los demás.
Startup Stock Photos / pexels

Los expertos dicen que si quieres recordar lo que lees, es importante trabajar esa información.

Dos usuarios de Quora indican que un buen truco es contárselo a los demás. Venkatesh Rao sugiere escribir sobre el tema, o buscar otra manera de explicárselo al resto.

Además, si te das cuenta de que no puedes explicarlo, es posible que quieras volver a coger el libro y releerlo.

10. Elige libros que te interesen

10. Elige libros que te interesen
EliFrancis/pixabay

Si el tema sobre el que queremos leer no nos interesa, será más difícil recordar lo leído.

Asegúrate de saber por qué estás escogiendo ese libro. ¿Qué te intriga de ello? ¿Tendrá un efecto en tu desarrollo personal o te ayudará a desconectar de todos los problemas y de la rutina?

Cuando algo te impresiona, hay más posibilidades de que recuerdes lo que has aprendido y puedas contárselo a otros.

Así que elige cuidadosamente los libros, comienza con tantos como quieras, y no te avergüences si terminas sólo con unos pocos.

Y además