Pasar al contenido principal

El autor de un conocido bestseller sobre finanzas personales cree que la crisis económica del coronavirus es "inevitable" y comparte 3 claves de sus inversiones para mantenerse a salvo

Robert Kiyosaki, autor de "Padre Rico, Padre Pobre".
Robert Kiyosaki, autor de "Padre Rico, Padre Pobre". Gage Skidmore de Peoria, AZ, Estados Unidos.
  • Robert Kiyosaki, autor del bestseller Padre Rico, Padre Pobre, quiere tener su dinero lo más lejos posible de Wall Street. 

  • Piensa que Estados Unidos está "obviamente" en una calle de un solo sentido hacia la depresión, ya que el coronavirus expone la debilidad inherente y las ineficiencias que se han acumulado dentro de las corporaciones.

  • "No seas estúpido ahora mismo", dijo Kiyosaki.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

"Hemos estado advirtiendo a la gente durante años".

Eso es lo que Robert Kiyosaki, el legendario autor de Padre Rico, Padre Pobre, uno de los libros de finanzas personales más vendidos de todos los tiempos, dijo en The Pomp Podcast. Se refería al desorden de los mercados financieros provocado por el coronavirus.  

El malestar de Kiyosaki es fácil de explicar. Ha visto prácticas cuestionables que se han estado llevando a cabo en Wall Street durante años — y no está particularmente interesado en invertir sus dólares ganados con esfuerzo en un entorno en el que no confía.

En cambio, se ha centrado en invertir en activos que son, en gran medida, inmunes al sistema financiero en general, o se encuentran fuera de él por completo. Kiyosaki es especialmente escéptico respecto a la renta variable.

Su reticencia a invertir en acciones y otros activos de riesgo tradicionales proviene de lo que él describe como una combinación tóxica de mal liderazgo, cortoplacismo, dinero fácil y mala administración. Está particularmente perturbado por el nivel de deuda asumido por las empresas sin un plan claro a largo plazo.

Leer más: 5 cosas que los millonarios evitan y de las que puedes aprender para ahorrar a largo plazo

La opinión de Kiyosaki es que el brote de coronavirus es simplemente el catalizador final que sacó lo que había escondido detrás y expuso a los malos actores.

"Básicamente a las empresas con una nota AAA (una de las calificaciones más altas que se puede dar a la deuda corporativa) las han dejado en BBB, la siguiente parada es el bono basura — y esos son los CEOs de Ford Motor Company, AT&T, GE, IBM," dijo. "No solo nos han estafado a ti y a mí, sino también a los grandes fondos de pensiones, a los accionistas y a los empleados. Son malos líderes".

Lo que Kiyosaki está insinuando es que las compañías se han aprovechado durante mucho tiempo de unas condiciones de préstamo fáciles para acumular unas cargas de deuda insostenibles mal preparadas para una fuerte caída de la economía. También argumenta que — a través de prácticas como la recompra de acciones — estas empresas están haciendo subir los los precios de las acciones a expensas de la reinversión, y luego presionando el botón de salida cuando las cosas se ponen difíciles.

Ambas prácticas han despertado la ira de los expertos desde que comenzó el colapso del coronavirus. Firmas como Charles Schwab han advertido que los bonos con calificación BBB, que se encuentran en el escalón más bajo de la calificación de inversión y corren el riesgo de bajar a la categoría de bono basura, se están expandiendo hasta alcanzar una porción récord del mercado.

Mientras tanto, las recompras de acciones — utilizadas durante mucho tiempo por las empresas para impulsar los precios de las acciones en un momento en el que no había otros catalizadores positivos — han sido objeto de un renovado fuego. Mientras industrias como las aerolíneas claman por un rescate federal, muchos funcionarios de alto perfil están tratando de asegurar que el dinero no pueda ser usado para recompras.

"La gran caída está en la sombra del sistema bancario y el crédito corporativo", dijo. "Confía en el CEO que está pidiendo prestado dinero corporativo, llevando una corporación — como General Electric — de la calificación AAA a BBB, comprando acciones, impulsando el precio de sus acciones, saliendo con opciones de compra de acciones... pagando el impuesto sobre las ganancias de capital frente a los impuestos sobre la renta ordinarios. La persona media no tiene idea de lo que acabo de decir. Lo que estoy diciendo es: te acaban de estafar".

Hoy en día, la confluencia del coronavirus, una economía cerrada y corporaciones sobreapalancadas lleva a Kiyosaki a una sola conclusión: "Obviamente, vamos a una depresión".

Leer más: Esta es la fórmula para lograr la libertad financiera que todos los libros repiten

Donde está poniendo su dinero a trabajar

En enero, debido a su inherente escepticismo sobre las acciones que veía manifestarse en Wall Street, Kiyosaki advirtió que los inversores estaban "siendo engañados" y que "no tocaría los fondos mutuos, los ETF y las acciones". Hoy en día, está posicionando su capital tan lejos de Wall Street como sea posible. 

"Estábamos preparados para ello", asegura. "Es oro, plata y bitcoin. La razón es que está fuera del sistema bancario central".

Kiyosaki cree que las medidas de estímulo extremas tomadas por la Reserva Federal en los últimos meses están destruyendo la solidez del dólar americano. De hecho, se refiere a la Reserva Federal como un "cártel altamente educado propiedad de las personas más ricas del planeta".  

En un contexto donde se prevé la inyección de billones en ayuda económica, Kiyosaki quiere asegurarse de que el valor de sus activos no se vea erosionado por la máquina de imprimir dinero de la Reserva Federal.

Además de los activos mencionados, Kiyosaki también aboga por una inversión en bienes inmuebles para ayudar a capear la inminente tormenta económica.

"Con esta crisis que se avecina, habrá un montón de buenos inmuebles raíces en camino", dijo.

Y además