Pasar al contenido principal

Siete películas aclamadas por la crítica que fueron un tremendo fracaso de taquilla

Cadena Perpetua
Cadena Perpetua (The Shawshark Redemption, 1994) Archivo

El binomio crítica-taquilla no siempre ha maridado bien y a lo largo de los años encontramos ejemplos muy variados de películas alabadas por los medios especializados que, sin embargo, mordieron el polvo a la hora de vender entradas. Las razones son diversas: en algunos casos llegaron en un mal momento quedando eclipsadas por otras más propuestas más comerciales, en otros, sencillamente, el público las percibió como demasiado largas o densas.

Hemos escogido películas muy características que en su mayoría forman parte del imaginario colectivo para dar cuenta de los casos más extremos en los que cintas legendarias fueron un fracaso de taquilla.

Por fortuna, el recorrido de todas ellas ha sido muy largo y en la mayoría de los casos tanto el mercado del cine doméstico como el de la televisión, no solo las ha recuperado sino que les ha permitido tener un nuevo florecimiento recaudatorio.

Hijos de los hombres (2006)

Hijos de los hombres
Universal

Tras un prometedor paso por festivales y una calurosa recepción por parte de la crítica era difícil presagiar que Hijos de los hombres, la película de Alfonso Cuarón se la pegara en taquilla, pero así fue. Costó 76 millones de dólares y solo recaudó 70. Entre las posibles razones está el bad timing: no era el estreno más apropiado para las navidades, que siempre se prestan a un cine más familiar y lúdico.

Clive Owen, Julianne Moore y Michael Caine forman parte del reparto de esta maravillosa película de ciencia-ficción que nos presenta un mundo apocalíptico en el que las mujeres han dejado de concebir bebés y en la que la Humanidad parece haber llegado a un punto crítico.

El Club de la Lucha (1999)

El club de la lucha

Hoy es una película de culto que ha engendrado una novela gráfica a modo de secuela y tiene en camino un nuevo volumen dividido en 12 partes que saldrá a la venta a partir del 30 de enero de 1990, pero en el 99 el rendimiento de El Club de la Lucha no fue el esperado en cines. A pesar de cubrir los gastos de más y de sobra (costó 63 millones de dólares y consiguió 101 aprox.) su reparto de lujo hacía presagiar una recaudación mucho mayor.

¿Factores que jugaron en su contra? Sin lugar a dudas su tono satírico, no apto para todos los paladares, y el hecho de que la actriz Rosie O'Donnell revelara el final de la película en una entrevista en directo. 

Cadena perpetua (1994)

Cadena Perpetua
Warner Bros

Parece increíble que un peliculón de este calibre pasara tan inadvertido por las carteleras: Cadena perpetua, la adaptación de la novela de Stephen King solo se hizo con 28 millones de dólares superando por poco el presupuesto de 25.

La crítica no obstante se rindió ante el drama carcelario protagonizado por Tim Robbins y Morgan Freeman dirigido por Frank Darabont que además fue nominado al Oscar por la adaptación del guión (obtuvo 7 nominaciones en total). El mercado doméstico también recompensó esta película que fue la más alquilada el año posterior a su estreno.

Darabont ha dicho en alguna ocasión que pensaba que el tono del tráiler fue el causante de la estampida: "Si hubiera sido una cinta de acción tras los barrotes, la audiencia, automáticamente, nos hubiera recompensado. Pero si tienes a Tim Robbins y Morgan Freeman, entonces parece una cucharada de medicina, así que la gente no fue al cine". 

Por su parte, Morgan Freeman lo achacaba al título poco prometedor, en inglés Shawshank Redemption: "El título original era 'Rita Hayworth and the Shawshank Redemption'. "Entonces, ¿por qué elegir 'Shawshank Redemption' cuando tienes a 'Rita Hayworth'? Eso fue lo que les dije. Pero cuando me quejé -y lo hice- me respondieron que era demasiado largo y no cabría en la marquesina".

Blade Runner (1982)

Blade Runner fue un caso singular: una película cuya producción se le fue completamente de las manos a Ridley Scott pero que milagrosamente llegó a buen puerto para convertirse no solo en una cinta casi redonda sino en todo un referente para lo que vino después en el terreno de la ciencia-ficción.

Sin embargo, el talegazo fue impresionante con una recaudación de tan solo 33 millones de dólares... y eso a pesar de contar con Harrison Ford en el cartel, que era, en los años 80 un reclamo publicitario alucinante y podríamos decir que incluso era considerado como un seguro de cara a la taquilla.

Entre los factores que contribuyeron a su pobre éxito hay muchos, pero puede que el más importante fuera el pelotazo de ET el extraterrestre, que coronó a Steven Spielberg como un maestro de la narración una vez más.

Toro salvaje (1980)

Toro Salvaje
United Artists

El tándem formado por Martin Scorsese y Robert De Niro no cuajó económicamente en Toro salvaje a pesar de que a día de hoy se considera como una de las mejores películas de boxeo de todos los tiempos y un hito en el género dramático-deportivo.

La película es un biopic, es decir, que narra una historia basada en hechos reales, que retrata la vida de Jake LaMotta, un boxeador de personalidad autodestructiva tan entregado al cuadrilátero como atrapado en una deriva personal ruinosa. 

Solo recaudaría 24 millones de dólares debido a dos grandes problemas. una mala campaña publicitaria que no supo atraer al público y la competencia del Rocky de Sylvester Stallone. Obtuvo 8 nominaciones a los Oscar y materializó dos: De Niro y el montaje se llevaron la estatuilla dorada.

Ciudadano Kane (1941)

10 películas imprescindibles si quieres opinar de cine

Si elaborásemos un listado de las mejores películas de todos los tiempos es más que probable que Ciudadano Kane, la cinta de Orson Welles, estuviera en él. En España, por cierto, no se pudo ver hasta 1946. Sin embargo, su fracaso fue de tal calibre que la productora RKO llegó incluso a reportar unas pérdidas de 160.000 dólares, una cifra muy elevada para la época.

La película fue y sigue siendo una obra maestra por muchos motivos narrativos y plásticos, pero además fue tan valiente como para atreverse a tocarle las narices a un poderoso magnate: el gigante de la comunicación William Randolph Hearst, en quien se basaba la cinta. El hasta entonces intocable empresario puso en marcha toda una maquinaria para boicotear el estreno: prohibió toda mención a Ciudadano Kane y destruyó su campaña comercial, consiguiendo que apenas alcanzara el millón y medio de dólares de recaudación. De lo que no pudo librarse jamás es de que su nombre quedara íntimamente ligado a la película, así que a Welles le salió caro, pero jugó la baza ganadora a largo plazo.

También jugó en contra de la película no contar con rostros conocidos: quería apostar por actores profesionales poco explotados con los que ya había trabajado. 

El mago de Oz (1939)

El Mago de Oz mejor película musical

¿Cuántas veces has visto esta película? Innumerables, seguro. El mago de Oz recuperó la inversión de la producción por los pelos y se ha visto salpicada por todo tipo de polémicas respecto a su rodaje: desde los abusos que Judy Garland denunció con el paso del tiempo hasta su tortuosa vestimenta para evitar que se notara que no era una niña durante el rodaje.

A pesar de que a día de hoy sea incluso considerada como una película imprescindible, su elevadísimo presupuesto no se lo puso nada fácil: fue la película más cara de Metro Goldwyn Mayer hasta la fecha, pero fue barrida en taquilla por la excepcional Lo que el viento se llevó.

Y hasta aquí nuestro repaso por siete películas que fueron encumbradas por la crítica y adoradas a posteriori por la audiencia aunque a priori tuvieron una fría acogida... Por suerte, el paso del tiempo a veces hace justicia y nos permite colocar el buen cine donde se merece: en la cima de los tops. Es la prueba de que el público no siempre tiene la razón.

Y además