Pasar al contenido principal

32 cosas peligrosas que la ciencia ha relacionado con el cáncer

32 of the most dangerous things science has strongly linked to cancer
Elaine Thompson/AP

El cáncer es la segunda causa de muerte en Estados Unidos, solo superada por las enfermedades del corazón. Sobre todo afecta a la forma en la que las células crecen y se dividen, modificándolas de formas perversas.

Todo cáncer es el resultado de un daño o de mutaciones genéticas en el ADN. Este desagradable tipo de enfermedades se extiende por el cuerpo como un ejército invasor, a medida que las células cancerosas se convierten en tumores malignos.

Algunos casos de cáncer están fuera del control humano, porque vienen determinados por defectos genéticos y predisposiciones que se transmiten de una generación a otra, o se estimulan por cambios genéticos que sufrimos a lo largo de nuestra vida.

Pero también sabemos que respirar ciertas sustancias, comer ciertos alimentos e incluso usar algunos tipos de plásticos aumenta el riesgo de desarrollar algunos cánceres mortales.

A continuación, algunas sustancias cancerígenas conocidas, así como algunos factores más en los que los científicos se están centrando como algunas de las principales causas sospechosas:

Azúcar

Sugar
Shutterstock

Los científicos ahora saben que comer demasiados dulces no solo puede causar diabetes, también daña activamente tus células y aumenta tu riesgo de desarrollar cáncer.

Pero eso no es todo.

Una nueva investigación sugiere que el azúcar puede alimentar el crecimiento tumoral en el cuerpo porque al cáncer le encanta usar azúcar como alimento.

"El consumo hiperactivo de azúcar de las células cancerosas conduce a un círculo vicioso de la estimulación continua del desarrollo y crecimiento del cáncer", ha apuntado Johan Thevelein, un biólogo molecular belga, en octubre tras la presentación de su estudio.

Los científicos dicen que las nuevas investigaciones nos ayudan a comprender cómo el azúcar y el cáncer interactúan y que algún día podrían ayudar a crear estrategias de dieta específicas para los pacientes.

Alimentos ultraprocesados

Processed foods
Shutterstock

Cualquier alimento que se vende en una un plástico, que está sellado de manera industrial y diseñado para durar meses sin descomponerse, puede ser una forma rápida para quitarte el hambre, pero pero también es probable que aumente el riesgo de padecer cáncer.

Algunos científicos en Francia recientemente se han centrado en la relación entre las personas que comen más alimentos procesados y las que desarrollan cáncer.

Aún no están seguros si el problema son los estabilizadores, el plástico que los envuelve o si la unión de los dos. Asimismo, algún otro factor oculto podría también tener que ver.

Fumar

Smoking

Aunque la industria del tabaco ha intentado ocultarlo, desde hace años ya estamos seguros de que el humo del tabaco contiene al menos 70 sustancias químicas que causan cáncer.

Y no solo afectan a los fumadores: los fumadores pasivos también pueden desarrollar formas letales de cáncer.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos advierten: "Las personas que no fuman y que están expuestas a ser fumadores pasivos en el hogar o en el trabajo aumentan su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón de un 20 a 30%".

Tomar el sol sin protección

Tanning and unprotected sun exposure
gg-foto/Shutterstock

Según la Fundación para el Cáncer de Piel, las personas que se broncean la piel artificialmente, en salas tipo solarium, antes de los 35 años aumentan el riesgo de desarrollar melanoma en un 75%.

El sol normal también puede hacerte daño, por lo que usar ropa protectora, protector solar y buscar la sombra son medidas importantes a tomar si vas a estar expuesto al sol durante más de 15 minutos.

Los químicos tóxicos en el trabajo

Toxic chemicals at work
Getty Images/Cindy Ord

Algunas personas trabajan a diario con sustancias que provocan cáncer.

Entre las personas que en riesgo de entrar en contacto con sustancias cancerígenas en el trabajo se encuentran los:

  • Trabajadores de aluminio.
  • Pintores.
  • Quienes trabajan con el asfalto, que entran en contacto con el benceno.
  • Fabricantes de caucho.
  • Estilistas que trabajan con tintes a diario. 
  • Empleados de salones de uñas (manicuristas) que inhalan gases nocivos

Los turnos de noche

The night shift
AP Photo

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha calificado los trabajos nocturnos como posibles cancerígenos. Los científicos piensan que trabajar de noche y trabajar largas horas en la oscuridad pueden interferir con los ciclos de sueño y vigilia circadianos que son naturales en el cuerpo.

Los CDC (siglas en inglés de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos) han elaborado una lista completa de los riesgos de desarrollar cáncer en el trabajo.

El arsénico

Arsenic

El arsénico, parte natural de la corteza terrestre, es tóxico en su forma inorgánica. Con frecuencia se encuentra en el agua potable que está contaminada en lugares como Bangladés, o en sitios donde los sistemas de riego para cultivos usan agua que contiene arsénico.

La Organización Mundial de la Salud dice que al menos 140 millones de personas en 50 países beben agua que tiene altos niveles de arsénico.

También es uno de los agentes cancerígenos que se encuentran en el tabaco.

La carne quemada y cocinar a la parrilla

Charred meat, and grilling over an open flame

Las carnes ahumadas cocinadas en una parrilla pueden ser suaves y muy ricas, pero probablemente también aumenten tu riesgo de padecer cáncer.

Esto se debe a que las carnes procesadas contienen compuestos llamados aminas heterocíclicas, o AHC, e hidrocarburos aromáticos policíclicos, o HAP. 

Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, cuando las carnes como la de vacuno, de ave o de pescado, se cuecen sobre una llama abierta o se fríen a altas temperaturas, la grasa y los jugos que liberan en el fuego provocan llamas con los productos químicos peligrosos que están dentro y que luego se cocinan con la carne que comemos.

No están seguros de que estos químicos causen cáncer, pero en las pruebas de laboratorio que han realizado se ha descubierto que cambian el ADN de maneras que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer.

El carbón

Coal
Shutterstock

Durante muchos años los mineros de carbón han registrado las tasas más altas de cáncer de pulmón, vejiga y estómago.

Existen datos suficientes para sugerir que los mineros que trabajan con la gasificación del carbón o que inhalan polvo de carbón pueden padecer cáncer con mayor facilidad.

El alcohol

Alcohol
Kirill Kudryavtsev/Pool/Reuters

El consumo excesivo y habitual de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar varios tipos diferentes de cáncer, como el de garganta, de hígado, de mama y de colon.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, "el riesgo de desarrollar cáncer aumenta con la cantidad de alcohol que bebe una persona".

Un nuevo análisis realizado con casi 600.000 bebedores en 19 países de altos ingresos en diferentes partes del mundo descubrió que beber más alcohol está asociado con el desarrollo de todo tipo de cánceres del sistema digestivo.

Escapes de diésel

Diesel exhaust
Matt Cardy/Getty Images

El diésel tiene más de 30 componentes que pueden provocar cáncer, según la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer.

Carnes o pescados conservados en sal y encurtidos

Salt-cured meat or fish and pickled foods

El pescado curado con sal, que es muy común en China, presenta un alto contenido de nitratos y nitritos, conocidos cancerígenos en animales que también pueden causar cáncer en humanos.

Los compuestos químicos pueden dañar el ADN y producir tumores en la cabeza y el cuello.

Según Cancer Research UK (investigadores del cáncer en Reino Unido), "las personas de China o que tienen antepasados chinos y viven en el Reino Unido, tienen tasas más altas de cáncer nasofaríngeo que otros grupos étnicos", algo que podría atribuirse a su dieta.

Comer muchos alimentos encurtidos también puede aumentar tu riesgo de padecer cáncer de estómago.

El fracking

Fracking

Entre los productos químicos utilizados en la extracción de petróleo mediante fracturación hidráulica que pueden liberarse en el aire y en el agua se incluyen los bencefálicos y el formaldehído que causan cáncer.

Carnes procesadas como el jamón, el bacon o las salchichas

Processed meats like ham, bacon, and sausage
Thomson Reuters

La Organización Mundial de la Salud apunta que las carnes procesadas el jamón, el tocino y las salchichas pueden causar cáncer. Esto se debe a que la carne se ha tratado en cierta forma para conservarla o darle sabor, como la salazón, el curado, la fermentación o el ahumado.

La OMS señala que es posible que cualquier tipo de carne roja pueda estar relacionado con un mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal y existen algunas pruebas que sugieren que también contribuye al desarrollo de cáncer de próstata y de páncreas, aunque aún no está del todo probado.

Consumir un perrito caliente o dos rebanadas de bacon al día aumenta tu riesgo relativo de padecer cáncer colorrectal en un 18%.

El amianto

Un trabajador quita fibrocemento del techo de un colegio en Francia.
Un trabajador quita fibrocemento del techo de un colegio en Francia. Reuters

Reuters

El amianto se ha utilizado tradicionalmente como aislante antes de que se ligase al cáncer de pulmón. Los productos que contienen amianto no están completamente prohibidos en EE.UU., aunque la Agencia de Protección Ambiental sí que regula su uso.

está prohibido en España, desde 2002, aunque sigue encontrándose en lugares públicos.

El glisosfato

Un granjero en Illinois.

Los científicos han descubierto que este herbicida, que es uno de los pesticidas más comunes que se usan en cultivos en Estados Unidos, se ha relacionado con tasas más altas de enfermedad de Hodgkin entre los agricultores.

Pero aún no están seguros de que existan pruebas suficientes de que posibles pequeños rastros del brote y del herbicida en los alimentos que consumimos sean perjudiciales para el ADN de los consumidores.

El serrín

Wood dust
Adam Berry / Stringer / Getty Images

Los trabajadores de aserraderos y los ebanistas que inhalan toneladas de serrín al cortar y dar forma a la madera tienen más probabilidades de desarrollar cánceres de seno paranasal y cavidad nasal que el resto de personas.

Los estrógenos

Birth control and estrogens
Eric Gaillard/Reuters

Las mujeres que comienzan la menstruación antes o entran en la menopausia tarde pueden correr un mayor riesgo de padecer cáncer de mama porque están expuestas a más estrógeno y progesterona que producen los ovarios.

Las mujeres que están en la menopausia y usan una terapia combinada de estrógeno y progestina para ayudar a aliviar sus síntomas también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Algunos virus

Virus
Shutterstock/Tonhom1009

Contraer ciertos tipos de virus puede aumentar indirectamente tu riesgo de padecer cáncer debido a que, en algunas situaciones, los virus desencadenan cambios genéticos en las células que pueden contribuir al desarrollo de cáncer.

Los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos apuntan: "Algunos virus que están vinculados con el cáncer son el virus del papiloma humano (VPH), que causa cáncer de cuello uterino, los virus de la hepatitis B y C, que pueden causar cáncer de hígado, y el virus de Epstein-Barr, que puede causar un tipo de linfoma. Además, la bacteria H. pylori puede causar cáncer de estómago".

Tu familia

Your family

Algunos tipos de cáncer se transmiten de una generación a otra. Las mutaciones genéticas juegan un papel clave en cerca de 5 a 10% de todos los cánceres.

"Los cambios genéticos que promueven el cáncer podemos heredarlos de nuestros padres si los cambios están presentes en las células germinales, que son las células reproductoras del cuerpo (óvulos y espermatozoides)", indica el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. 

Por ejemplo, ciertos tipos de cáncer de mama son el resultado de las mutaciones que registran los genes BRCA1 y BRCA2.

Obesidad

Obesity
Xinhua

La obesidad puede aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como el de mama, colon, recto, esófago, riñón y páncreas.

Pero existen cosas que puedes hacer para reducir tu riesgo de padecerlos.

La prevención incluye comer alimentos saludables y realizar suficiente actividad física, que no solo ayudan a las personas a mantener un peso saludable y reducen sus posibilidades de desarrollar algunos de esos cánceres, también pueden evitar la depresión y mejorar su estado de ánimo.

El formaldehído

Formaldehyde
Lego

Durante años, los científicos han sabido que el formaldehído puede causar cáncer nasal en ratas.

Este agente de conservación y desinfectante se utiliza en algunos pegamentos y productos de construcción, y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer estadounidense establece que también puede causar cáncer en los seres humanos.

Los implantes

Implants
Breast implants Spencer Platt/Getty

Poner objetos extraños en tu cuerpo, como implantes mamarios de silicona (o hechos con otros metales y cerámicas), también puede provocar cáncer, según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer.

Pero la Clínica Mayo dice que el hallazgo no es una razón para que corras a llamar a tu cirujano, por ahora.

"Una revisión reciente de casos documentados de BIA-ALCL (siglas en inglés de linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios) realizada en Estados Unidos de 1996 a 2015 determinó que la incidencia de BIA-ALCL era de dos en un millón de mujeres que tenían un implante mamario texturizado", según la Clínica Mayo.

La contaminación del aire

Contaminación
Una mujer espera un autobús en una mañana de bastante humo en Nueva Delhi. Saumya Khandelwal/Reuters

Saumya Khandelwal/Reuters

El aire contaminado y las partículas que contiene también pueden provocar cáncer.

El hum en general no es de lo mejor. En Londres, la gente comenzó a notar que muchos deshollinadores desarrollaban cáncer de escroto en la década de 1770, y otros estudios encontraron un vínculo entre el agotador trabajo que se hace en las chimeneas y tasas más elevadas de cáncer.

La inhalación de hollín también se ha relacionado con padecer cánceres de pulmón, esófago y vejiga.

Zonas de desastre

Personas huyendo de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2011 en Nueva York.
Personas huyendo de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2011 en Nueva York. AP Photo/Suzanne Plunket

AP Photo/Suzanne Plunket

Respirar aire que contiene grandes cantidades de gases tóxicos durante años también puede provocarte cáncer.

Los científicos han estudiado a los bomberos, a los trabajadores de oficina y a los estudiantes de la ciudad de Nueva York que regresaron al centro de Manhattan en los días y semanas posteriores a los ataques del 11 de septiembre y descubrieron que constantemente registran tasas más altas de aproximadamente 70 tipos diferentes de cáncer, incluyendo el de mama, el de cuello de útero, el de colon y el de pulmón.

Igualmente, las personas que vivieron cerca del sitio del desastre nuclear de 1986 en Chernobyl, en Ucrania, han desarrollado tasas más altas de lo normal de cánceres de pulmón y tiroides, así como leucemia.

La sílice

Silice
Un niño rompe una roca cerca de una obra en Myanmar. REUTERS/Soe Zeya Tun

La sílice es un mineral natural que se encuentra en la arena, la piedra y el hormigón. Cuando los trabajadores de la construcción y los mineros inhalan partículas de sílice al cortar, aserrar o perforar roca, pueden aumentar su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

La radiación

Radiation
Reuters/Brian Snyder

Se sabe que los rayos X y los rayos gamma pueden causar cáncer. También podemos contraerlo de los rayos UV del sol.

Pero por hacer una visita al médico no te va a dar cáncer.

El vínculo entre la radiación y el riesgo de padecer cáncer tiende a surgir en estudios de personas que han estado expuestas a altas cantidades de radiación, como los afectados por el accidente nuclear de Chernobyl y las personas que tienen cáncer, cuyos tratamientos a veces llevan consigo altas dosis de radiación.

Aún así, la Sociedad Estadounidense del Cáncer advierte que "no existe un umbral por debajo del cual se piense que este tipo de radiación sea totalmente segura".

Inflamación crónica que dura mucho tiempo y daña el ADN

Chronic, long-term, DNA-damaging inflammation
iStock

La inflamación crónica causada por problemas que duran mucho tiempo como infecciones, enfermedades intestinales o la obesidad puede dañar el ADN de una persona y provocar cáncer.

Algunos plásticos

Some plastics
Reuters/Nicky Loh

Los plásticos pueden ser peligrosos, especialmente cuando filtran sustancias químicas al arañarse o romperse sus envases.

El BPA (siglas en inglés de bisfenol A) es un estrógeno sintético que se ha utilizado en muchos plásticos y resinas desde la década de 1960.

Las resinas de BPA pueden usarse en las latas de metal para alimentos, mientras que los plásticos de BPA de policarbonato pueden encontrarse en botellas de agua y envases de almacenamiento de alimentos.

El BPA incluso aparece en el lado brillante del papel que se usa en los tickets de compra, para estabilizar la tinta.

Aunque muchos fabricantes de plásticos han comenzado a etiquetar sus productos como "sin BPA", todavía existen muchos productos que provocan cáncer de seno y de próstata.

Tener sexo antes de vacunarte contra el virus del papiloma

Getting intimate before you've had your HPV shots
nd3000/Shutterstock

El virus del papiloma humano es de transmisión sexual y es uno de los que anteriormente mencionados que puede causar cáncer. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos dicen que se pueden transmitir más de 40 tipos diferentes a través del contacto sexual.

Muchas formas del virus desaparecen por sí mismas y son relativamente inofensivas, pero otras pueden causar cánceres de cuello uterino, de pene, vaginal y anal.

Incluso el uso de un condón no evitará necesariamente la propagación del VPH. Por eso, los CDC recomiendan que todos los niños reciban la vacuna contra el VPH, preferiblemente antes de su primer encuentro sexual.

En algunos casos muy raros, un beso puede provocar cáncer

And in rare cases, a smooch can cause cancer
REUTERS/Brian Snyder

Cerca del 98% de nosotros contraeremos el virus de la mononeucleosis, que es potencialmente cancerígeno, cuando somos adultos, ya sea besando a alguien que tiene el virus, compartiendo alimentos o bebidas, o estando en contacto cercano con ellos cuando tosen o estornudan.

Este virus de Epstein-Barr es relativamente inofensivo para la mayoría de nosotros, pero en casos raros, el herpes puede provocar tasas más altas de cánceres de nariz, linfomas y cánceres de estómago.

La acrilamida

Acrylamide

Tostar o freír algunos alimentos a altas temperaturas, como el pan, el café o las patatas fritas, produce un compuesto químico llamado acrilamida.

La dosis de acrilamida que tiene una taza de café (tostado) o una galleta no te matará, ya que resultan peligrosos cuando se consumen en grandes cantidades (es uno de los productos químicos tóxicos que inhalan los fumadores) pero no existen pruebas de que tostar un alimento un poco sea dañino.

Un juzgado de California determinó que los vendedores de café en ese estado deben incluir etiquetas que adviertan a sus clientes sobre los posibles riesgos de desarrollar cáncer por la acrilamida que tiene el café.

Pero los expertos estatales de salud no están convencidos de que la nueva regla esté basada en la mejor ciencia.

La Oficina de Evaluación de Peligros para la Salud Ambiental de California (Estados Unidos) está desafiando la ley con el argumento de que no existen suficientes pruebas de que el café provoque cáncer.

De hecho, tanto la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer como la Sociedad Estadounidense del Cáncer dicen que la investigación científica sugiere lo contrario: el café puede reducir el riesgo que tienen las personas de desarrollar ciertos cánceres.

La acrilamida es solo una de las más de 1.000 sustancias químicas que se incluyen en una lista que el estado de California ha elaborado de posibles compuestos que son potencialmente cancerígenos. Por ley, California incluye alertas relacionadas con el cáncer en todo tipo de cosas, desde estacionamientos hasta sillas de dentistas.

Si bien es cierto que lo que comemos, los sitios a los que vamos y lo que respiramos todos los días pueden contribuir a nuestras posibilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, es importante recordar que el tipo de enfermedades mortales aún no se comprende por completo, y los científicos todavía están buscando posibles curas para el cáncer.

Te puede interesar