Pasar al contenido principal

4 consejos útiles para cuando quieres hacer un pago a plazos en una tienda

Una mujer compra varias televisiones en un Best Buy de Nueva York.
Reuters
  • Cuando pagamos en una tienda lo más normal es pagar al contado, aunque también nos ofrecen la posibilidad de financiarlo a plazos.
  • Este concepto suele parecer atractivo, pero la realidad es que hay varios puntos a tener en cuenta antes de aceptar este tipo de compra.
  • Los intereses que se pagan suelen más elevados que los que tenemos cuando solicitamos un préstamo personal.

Cuántas veces hemos ido a una tienda y hemos considerado hacer el pago de una compra en efectivo, al contado, o bien optar por la alternativa de pago aplazado que nos plantean desde la misma cadena. En el caso de que apuestes por la segunda alternativa, lo más normal es utilizar una tarjeta bancaria, de crédito, que te permita aplazar ciertos importes

Sin embargo, también está la opción de financiar las compras en el propio establecimiento. Lo que probablemente desconozcas más es que los costes (principalmente intereses) son bastante elevados. ¿Qué hay que tener en cuenta cuando decidimos utilizar esta manera de pagar en una tienda? 

En esta línea es aconsejable que, cuando quieras pagar en varios meses, preguntes al empleado del comercio si la compra puede ser financiada en el propio comercio mediante un préstamo al consumo. Si financias la compra en un comercio es muy importante que sepas a qué tipo de interés lo estás haciendo, es decir, cuántos intereses vas a pagar para financiar tu compra.

Además de este aspecto, ¿qué más tienes que saber si aplazas el pago de tu compra? 
 

El crédito no lo otorga el establecimiento

Chica comprando online
Pexels

Lo primero que tienes que conocer es que el crédito en ningún caso lo concede el establecimiento en el que compramos un producto determinado, sino que lo emite una entidad financiera o una filial financiera de la compañía. Por tanto, en caso de impago, ella será quién te lo reclamará. 

De esta manera, si acudes a la tienda y les pides que te retrasen un par de meses el pago de una cuota, no podrán hacer nada, ya que el comercio únicamente ha hecho de intermediario entre tú y la entidad financiera
 

Un crédito sin intereses no siempre es sinónimo de financiación gratis

Factura tarjeta de crédito ticket

Los créditos tienen un coste para el prestatario. En el caso de que el tipo de interés nominal sea 0, deberemos fijarnos en la TAE (tasa anual equivalente), el indicador en tanto por ciento que refleja el coste real de un crédito

Por ejemplo, si compramos una bicicleta por 500 euros y el empleado nos ofrece financiarla gratis durante un año, nos tendremos que fijar en la TAE indicada en el contrato.

En este ejemplo si vemos que alcanza una cifra del 10%, el verdadero coste del crédito será de 50 euros. Dentro de la TAE si incluyen otros gastos como las comisiones. Así que en este ejemplo el importe puede estar vinculado a una comisión de apertura u otro gasto relacionado con la concesión del préstamo como un seguro contratado. 

Si nos vamos a un establecimiento concreto se puede ver de manera más sencilla. Con la tarjeta de Carrefour es posible financiar las compras en hasta 48 meses con un coste del 16 % TIN y el 17,23 % TAE. Para grandes compras Carrefour también ofrece un préstamo personal a través de su financiera para cualquier producto adquirido en el hipermercado.

Con este préstamo podemos obtener desde 3.000 euros y hasta 30.000 euros con un plazo de reembolso que oscila entre los 12 meses y los 8 años (96 meses). Sus intereses varían desde el 6,90 % TIN (7,12 % TAE) hasta el 12,00 % TIN (16,76 % TAE) según la cantidad, el plazo y la finalidad que escojamos. 

El Corte Inglés, por su parte, permite una financiación a 36 meses cuyos intereses oscilan entre el 16 % TIN y el 17,23 % TAE. También bastante por encima de otras vías de crédito.

Valora si te conviene pagar al contado o financiar la compra con un crédito

Una mujer paga en su ordenador con una tarjeta de crédito.
Getty Images

En términos generales, comprar al contado suele ser más barato. No obstante, a veces ocurre lo contrario. El vendedor te hace un descuento si contratas un crédito. Actualmente ocurre, por ejemplo, con la compra de automóviles. 

Los expertos de Cofidis lo ilustran con un caso práctico: "si adquieres un coche por 20.000 euros, puede que el concesionario te rebaje 2.000 euros, si suscribes un crédito de 10.000 euros a cuatro años a un tipo de interés anual del 8%”. En este caso, el coste total del préstamo (los intereses pagados) asciende a 1.718,2 euros. Por tanto, la ganancia por endeudarte es de 281,8 euros. 

Desde Finutive explican que el pago al contado beneficia al usuario puesto que, "eliminarás futuras deudas, podrás sacar ventaja en algunos casos de descuentos, no hay cobro de intereses y ser puntual con los pagos puede proporcionar una buena historia crediticia".

Intenta que el plazo de devolución del crédito no supere al de la garantía del fabricante

Pareja rechaza un crédito para financiarse
Getty Images

Uno de los temas que más irrita a un comprador es pagar un importe cada mes a una entidad financiera por un producto que se ha estropeado y requiere de un alto coste su reparación.

Es importante que tengas en cuenta la garantía de lo comprado porque si no puedes verte pagando el crédito aunque ya no puedas usar el producto comprado. Así sucede cuando, por ejemplo, financias a un plazo de cinco años la compra de un lavavajillas, la marca te ofrece una garantía de tres y a ti se te ha estropeado a los cuatro.