Los 4 mayores obstáculos que están dificultando la llegada de los coches voladores y las startups con más posibilidades de superarlos

ZeroAvia es sólo una de las muchas empresas que están trabajando para modernizar el transporte aéreo, construyendo aviones propulsados por hidrógeno.
ZeroAvia es sólo una de las muchas empresas que están trabajando para modernizar el transporte aéreo, construyendo aviones propulsados por hidrógeno.

ZeroAvia

  • Para una industria centrada en un tipo de avión que aún no existe, aún hay que superar muchos obstáculos a nivel tecnológico y logístico.
  • Como por ejemplo la tecnología de las baterías y el papel que deben desempeñar los drones antes de que los coches voladores puedan despegar.
  • La buena noticia es que un montón de startups están trabajando en estos problemas, y que hemos recopilado a las mejores en este artículo para que puedas saber cuáles se están posicionando para liderar el futuro de la aviación. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Aunque las oportunidades de inversión abundan en el mundo de la movilidad aérea (para aquellos que tienen la paciencia suficiente para jugar a largo plazo, claro) es importante estar al día de cuáles son los principales desafíos tecnológicos a los que se enfrentan las empresas que buscan convertir en realidad los taxis aéreos eléctricos. Porque ayuda a moderar las expectativas y a dejar de lado la publicidad.

Esto es especialmente cierto porque la industria está empezando a autorregularse, ahora que Uber acaba de dejar de lado su programa de coches voladores Elevate, que tanto promocionó, y que también ayudó a impulsar el sector en 2016. Ya pienses que esta es la primera ficha de dominó que cae de un montón de intentos incomprensiblemente ambiciosos, o creas que es solo un inevitable contratiempo (probablemente uno de muchos) el movimiento refuerza la lección de que nada en la aviación es una conclusión anticipada. Los partidarios pueden dudar, las empresas pueden fracasar y las innovaciones necesarias pueden no llegar a materializarse.

Para una industria centrada totalmente en la llegada de un nuevo tipo de avión, que usa nuevas tecnologías de propulsión y funciona con las mismas baterías que hasta ahora han necesitado de una innovación enorme solo para empujar un coche 300 kilómetros, quedan muchos desafíos, y sí, las baterías son una gran parte del problema. 

"La baja densidad de energía de las baterías sigue obligando a los fabricantes de eVTOL [acrónimo de avión eléctrico de despegue y aterrizaje vertical] a hacer importantes compensaciones de diseño, lo que lleva a un rendimiento que solo puede satisfacer de forma marginal los requisitos de la misión del cliente", advierte Ben Marcus, cofundador de la empresa de capital riesgo UP.Partners, que se formó este año para invertir en los componentes básicos necesarios para el negocio de los coches voladores.

"La industria también debe desarrollar sistemas de autonomía que mejoren significativamente la seguridad de las aeronaves de despegue vertical frente a los helicópteros pilotados por personas antes de que marquen la diferencia en los desplazamientos diarios de millones de personas".

6 startups de coches voladores que darán rendimiento años antes de que estos taxis despeguen, según fondos de capital riesgo y expertos

Además, las nuevas tecnologías tendrán que poderse certificar según normas de seguridad mucho más estrictas que las de los sistemas de transporte terrestre, sobre todo teniendo en cuenta que si algo falla en tierra, la solución suele ser tan simple como apartarse de la circulación y detenerse, algo que no es fácil de hacer en los aviones.

Deben ser prácticos para las aplicaciones comerciales, con un espacio y un alcance de vuelo adecuados para los pasajeros, y también deben ser atractivos para los posibles clientes. La experiencia de vuelo debe ser cómoda y segura, o nadie querrá volar en esos nuevos coches.

Afortunadamente, añade Marcus, hay muchos cocineros en la cocina, desde laboratorios comerciales de I+D a agencias gubernamentales, departamentos de ingeniería de universidades y muchos beneficiarios más allá de los viajeros que buscan cómo salir de los atascos. Las mismas tecnologías que transportarán a esas personas también entregarán pizzas, llevarán a cabo misiones de búsqueda y rescate, inspeccionarán las líneas eléctricas, transportarán suministros de emergencia y mucho más.

Los drones necesitan abrir el camino

Las vías que hay que explorar a nivel tecnológico para conseguir toda esta necesaria innovación ya están muy activas: se están desarrollando en todo el mundo proyectos piloto y se está trabajando en el despliegue comercial de sistemas basados en drones, que utilizan tecnologías parecidas a las necesarias para los aviones de transporte de pasajeros. 

Marcus cita a Zipline y Matternet como empresas que ya entregan suministros médicos en muchas partes del mundo, mientras que UPS, Amazon y Google Wing, entre otras, están trabajando con la Administración Federal de Aviación​ (FAA) para crear sistemas de entrega con drones en EEUU. Estas empresas operarán en áreas geográficas claramente definidas y bajo estrictas reglas que tienen que ver con la altura y las condiciones en que pueden volar sus drones.

Una vez que los primeros sistemas de entrega con drones demuestren que pueden funcionar sin problemas, tendrán que subir de nivel y hacer lo mismo en zonas más amplias, así como ser capaces de operar en presencia de otras aeronaves, tanto pilotadas por humanos como autónomas.

Hyundai planea lanzar sus coches voladores en 2028 y está desarrollando varios modelos

La propia iniciativa de Marcus, AirMap, una empresa de software para la gestión de aviones no tripulados, está buscando cómo ayudar a crear un sistema que será necesario para definir los caminos que seguirán, teniendo en cuenta el viento y el clima a bajas altitudes, el ruido electrónico que podría interferir con la navegación o las comunicaciones a redes locales de tráfico aéreo, y las zonas de riesgo, como las de denso tráfico peatonal.

La idea es que, con el tiempo, los drones puedan funcionar con plena conciencia de que existen otras aeronaves en la zona, si fuese el caso, que puedan trazar sus propias rutas a sus destinos sin que se produzcan conflictos entre ellas y, en general, que puedan mantenerse alejados de los problemas. Se trata de las mismas capacidades (lo que se conoce como autonomía) que se exigirán a las aeronaves eléctricas más grandes capaces de transportar a personas.

Autonomía al alcance

Ese objetivo, el del vuelo totalmente autónomo, es el que están abordando compañías como Reliable Robotics, Merlin Labs, X-Wing, Near Earth Autonomy, Daedalean y Skydio, entre otras. El fundador de Skydio, Adam Bry, ha decidido empezar por aprender a caminar antes que correr hacia los sistemas basados en inteligencia artificial que controlan la aviación. 

Todo ello comienza con drones de consumo que pueden seguir de forma segura y fiable a personas y vehículos mientras evitan los obstáculos, seguido de aplicaciones industriales y comerciales.

Skydio acaba de firmar el mayor contrato de drones comerciales de la historia, para que 5.000 drones Skydio 2 sean usados en inspecciones de techos residenciales. Luego pasará a los aviones no tripulados que pueden operar de forma independiente en el espacio aéreo público, y después, en última instancia, a los aviones de transporte de pasajeros.

"Ese es el gran volante que intentamos hacer girar", dice Bry. "Con el tiempo, a medida que los algoritmos centrales mejoran basados en la validación de los datos, confiamos cada vez más en la ampliación a vehículos y sistemas cada vez más grandes y con mayor efecto".

El fundador de Adam Bry está avanzando en el camino de los sistemas basados en inteligencia artificial para controlar la aviación.El fundador de Adam Bry está avanzando en el camino de los sistemas basados en inteligencia artificial para controlar la aviación.
El fundador de Adam Bry está avanzando en el camino de los sistemas basados en inteligencia artificial para controlar la aviación.

Skydio

Bry dice que aunque el futuro del taxi aéreo tardará mucho tiempo en llegar a buen puerto, por todas las nuevas tecnologías que deben converger, hay muchos caminos para la innovación que pueden explotarse para desarrollar las capacidades de forma segura.

Por ejemplo, señala que el simple hecho de mantener los aviones teledirigidos autónomos a poca altura y a menos de 15 metros de las estructuras permitirá mantenerlos alejados de otras aeronaves, a la vez que facilitará que los dispositivos se desplieguen ampliamente. "Ahí es donde vamos a ver el mayor progreso a corto plazo", dice. "Hay muchísimo valor en términos de recolección de datos que se puede obtener volando a 10 o 15 metros del suelo".

Construyendo el negocio

Hasta que ese desarrollo consiga un ritmo relevante, los drones ocupados por humanos también estarán limitados a corredores y a condiciones de vuelo muy específicas. Pero incluso en esos ámbitos, la tecnología está avanzando sorprendentemente rápido.

EHang, con sede en China, ha estado trabajando para lanzar un programa piloto de taxis aéreos en Dubai. La nueva empresa alemana Volocopter ha estado haciendo lo mismo en Singapur. Lilium, con sede en Munich, acaba de anunciar planes para un servicio de taxi aéreo que se lanzará en 2025 cerca de Orlando. Este último transportará a los pasajeros entre el Lago Nona y los destinos dentro del rango previsto de 186 millas de su avión, el Lilium Jet.

El estudio de Múnich Lilium acaba de anunciar que va a expandir un servicio de taxi que lanzará en 2025 cerca de Orlando..El estudio de Múnich Lilium acaba de anunciar que va a expandir un servicio de taxi que lanzará en 2025 cerca de Orlando..
El estudio de Múnich Lilium acaba de anunciar que va a expandir un servicio de taxi que lanzará en 2025 cerca de Orlando..

Lilium y Lake Nona

El director de operaciones de Lilium, Remo Gerber, señala que ese sistema, que se financiaría con fondos privados aunque posiblemente también con el respaldo de la ciudad de Orlando, podría poner a prueba soluciones para muchos desafíos tecnológicos a la vez: la logística de la reserva de vuelos, la infraestructura necesaria para su vertiport de 25 millones de dólares (unos 20 millones de euros), las capacidades específicas de la propia aeronave y todo el proceso de desarrollo en sí. 

8 startups de la aviación eléctrica preparadas para transformar los vuelos y la logística, según expertos del sector

Sin embargo, es optimista en cuanto a que una mínima presencia en tierra significará una mayor viabilidad económica. "Si alguna vez hubiéramos pensado en lanzar un sistema de transporte terrestre de alta velocidad en cualquier parte del mundo, no habríamos pasado ni siquiera la etapa de permisos en 4 años", apunta. "Pero creemos que podríamos tener una red muy grande y significativa funcionando en todo el estado de Florida, y al mismo tiempo también dar a la gente una hermosa vista".

Las baterías son la pieza clave

Es posible, sin embargo, que absolutamente nada de esto suceda, a escala real, sin un avance significativo en la tecnología de la energía. Mientras que los primeros sistemas de taxi aéreo eléctricos que funcionen con baterías probablemente puedan salirse con la suya con aviones de corto alcance (que deberán cargarse antes de cada vuelo), con el tiempo el avión deberá ser capaz de cumplir con los alcances de más de 200 kilómetros y la recarga hiper rápida que se ha prometido, pero que aún no se ha validado. Las compañías que lideran este terreno incluyen a Cuberg, MagniX, Ampaire y Verdego Aero. 

Alaka'i Technologies ha desvelado su prototipo Skai, una aeronave que funciona con hidrógeno diseñada para llevar hasta 5 pasajeros.Alaka'i Technologies ha desvelado su prototipo Skai, una aeronave que funciona con hidrógeno diseñada para llevar hasta 5 pasajeros.
Alaka'i Technologies ha desvelado su prototipo Skai, una aeronave que funciona con hidrógeno diseñada para llevar hasta 5 pasajeros.

Reuters

Sin embargo, solo porque los taxis aéreos sean eléctricos, no significa que tengan que funcionar con baterías. Alaka'I Technologies y ZeroAvia están desarrollando sistemas de propulsión con hidrógeno para aviones eléctricos.

El Alaka'I fue seleccionado para una serie de pruebas y evaluaciones de vuelo en la Campaña Nacional de Movilidad Aérea Avanzada de la NASA, y ZeroAvia llevó a cabo su primera prueba de vuelo, en septiembre, de una aeronave convencional de 6 asientos convertida a su sistema eléctrico basado en hidrógeno. 

Según Marcus, la energía de hidrógeno podría encontrar un hogar en la aviación mucho más fácilmente que en las aplicaciones automovilísticas. Si es así, podría ser una pieza importante en el rompecabezas de la tecnología de los taxis aéreos... pero tan solo una de muchas piezas.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

LEER TAMBIÉN: 6 startups de coches voladores que darán rendimiento años antes de que estos taxis despeguen, según fondos de capital riesgo y expertos

LEER TAMBIÉN: Los taxis voladores están mucho más cerca de lo que piensas: Barcelona y Santiago serán las ciudades pioneras en España

LEER TAMBIÉN: Hyundai planea lanzar sus coches voladores en 2028 y está desarrollando varios modelos

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020