Pasar al contenido principal

4 trucos para cumplir tus propósitos de Año Nuevo

Bengala de buenos deseos
Pixabay

Año nuevo, vida nueva…o eso dicen. El nuevo año llega acompañado de comilonas, copas y propósitos y, mientras que parece que nadie tiene problemas en acabarse el plato o aguantar hasta el amanecer, tan solo el 8% de las personas lograncumplir sus propósitos de año nuevo.

Realmente no hay ningún momento más o menos adecuado para conseguir nuestros objetivos, incluso un viernes por la tarde a mediados de mayo es un buen momento para ponerte metas y empezar a cumplirlos. No obstante, el 1 de enero es como el lunes del año: todo parece más alcanzable.

Te dejamos algunos consejos revelados por el experto en liderazgo Michael Hyatten su libro  ‘Your Best Year Ever: A 5-Step Plan for Achieving Your Most Important Goals‘. Esperamos que este año formes parte de ese 8% de personas que consiguen alcanzar sus metas – o ayudes a subir el bajo porcentaje.

Ya sea empezar a salir a correraprender un nuevo idioma o ser más productivo…hay cientos de propósitos. Estos trucos te ayudarán a lograrlo:

  • Cambia tu mentalidad: Coge una libreta y anota todos tus propósitos y después pregúntate por qué no los has conseguido antes, ¿qué era lo que te frenaba? Después coge los pensamientos que se interponían entre tus metas y tú, y cámbialos por motivaciones y pensamientos positivos. Liberarte de una mentalidad negativa no sólo te ayudar a conseguir lo que te propongas, también te hará sentirte mejor y más feliz.
  • Ponte metas específicas: Puede que hayas pasado por alto lo de anotar tus propósitos en un cuaderno, pero es crucial que lo hagas. Eso si, puede que quieras añadir unos detalles: la clave para cumplir tus propósitos de año nuevo es ponerte metas específicas, no generales. Por ejemplo, en vez de anotar “quiero hacer mejor mi trabajo” describe exactamente qué es lo que quieres mejorar, y se lo más conciso posible. Intenta encontrar un equilibrio entre los propósitos de hábito (ir al gimnasio 3 veces a la semana) y los logros (que te asciendan en el trabajo).
  • Acompaña el qué de un por qué: Ten claro por qué te pusiste esa meta, y cuando veas que estás desistiendo acuérdate de esa razón que te motivó a proponértelo en un principio.
  • No improvises, planea: Necesitas una estrategia para conseguir tus metas. Primero establece unos pasos para alcanzar tu meta, puedes ponerte objetivos más sencillos al principio para sentirte motivado al ir alcanzándolos. Así, también puedes anticiparte a los posibles impedimentos que puedas encontrar: anota los obstáculos y planea como superarlos.

¡A por ello!

Te puede interesar