9 alimentos icónicos que surgieron por error

La masa de galletas con chocolate no estaba destinada a tener trozos de chocolate.
La masa de galletas con chocolate no estaba destinada a tener trozos de chocolate.
Shutterstock
  • Algunos Alimentos icónicos surgieron gracias a accidentes felices
  • Los copos de maíz se inventaron al tratar de hacer granola. Y los polos no estaban destinados a congelarse, pero a la gente le gustaron más las bebidas de esa manera.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No todos los errores son malos. Seguir una receta de manera incorrecta puede llevar a un desastre, pero también podría dar lugar a algo más delicioso de lo que se estaba tratando de  hacer.

Lee más: 11 errores de cocción que estás cometiendo y que están arruinando tus galletas

Aquí se muestran 9 errores relacionados con los alimentos, que se convirtieron en accidentes felices y produjeron productos icónicos.

Los copos de maíz  o cornflakes

A bowl of cornflakes.
A bowl of cornflakes.
David/Wikimedia Commons

David/Wikimedia Commons/Public Domain

En 1898, los hermanos W.K. Kellogg y John Harvey Kellogg desmenuzaron bayas de trigo por accidente cuando intentaban hacer granola

W.K. Kellogg decidió tratar de descascarillar el maíz, y así nacieron los Corn Flakes.

El ICEE, también conocido como granizado

ICEEs are a refreshing summer treat.
ICEEs are a refreshing summer treat.
Frankie Leon/ Flickr

Frankie Leon/ Flickr

Omar Knedlik, el dueño de una Dairy Queen en Coffeyville, Kansas, improvisó cuando su fuente de refrescos se rompió por el calor del verano en los años 50. 

Al poner botellas de refrescos en su congelador, el refresco salió con textura fangosa y parcialmente congelado, y Knedlik descubrió que los clientes lo preferían de esa manera. Se hicieron disponibles en tiendas de conveniencia en 1960.

Las galletas de chips de chocolate

Chocolate chip cookies with candy and sprinkles.
Chocolate chip cookies with candy and sprinkles.
Sydney Kramer

Sydney Kramer

Ruth Graves Wakefield, de Toll House Inn, en Whitman, Massachusetts, quería hacer un lote de galletas de mantequilla de chocolate, pero no tenía chocolate.

Sustituyó entonces una barra de chocolate semi-dulce picada de Nestlé y pensó que se derretiría en la masa. Pero el chocolate se quedó en trozos pegajosos, melty. La receta original de Toll House todavía está impresa en las bolsas de chispas de chocolate Nestlé.

Los polos de hielo

Popsicles weren't supposed to be frozen on a stick.
Popsicles weren't supposed to be frozen on a stick.
Sarah Schmalbruch / INSIDER

Sarah Schmalbruch / INSIDER

En 1905, Frank Epperson, de San Francisco, y con 11 años de edad, dejó una mezcla de agua y polvo azucarado durante la noche, según NPR. 

También había dejado el palo de madera dentro. Cuando se congeló, lo lamió del palo y le gustó tanto que comenzó a venderlo en su vecindario. Seguro que puedes imaginarte cómo le fue.

Los gusanitos de maíz

Corn puffs come in different flavors.
Corn puffs come in different flavors.
Mike Mozart/ Flickr

Mike Mozart/ Flickr

La Corporación Flakall en Beloit, Wisconsin, produjo alimento para animales al desmenuzar el maíz en una máquina trituradora para que los animales no masticaran ningún grano afilado. Los trabajadores colocan maíz humedecido en la máquina para limpiarlo, y el calor lo infla como palomitas de maíz sin granos

Edward Wilson, un emplead de Flakall, agregó un condimento a estos gusanitos y los llamó Korn Kurls, según Tedium. Flakall presentó una patente de esta técnica en 1939.

La Coca Cola

Coca Cola en un supermercado
Reuters

El refresco más popular del mundo lo inventó a finales del siglo XIX el doctor John Stith Pemberton, buscando un remedio para el dolor provocado por sus heridas, generadas durante la Guerra Civil Estadounidense.

Como relata The Wired, Pemberton se instaló en Atlanta, donde comenzó a trabajar en una bebida que combinaba hojas de coca y nueces de cola. Su objetivo era crear un analgésico, pero su asistente de laboratorio mezcló accidentalmente la mezcla con agua carbonatada. 

Ambos probaron el resultado y les gustó. Consideraron que la creación podría ser una alternativa a la cerveza de maíz o el ginger ale y decidieron comercializarla. Era mayo de 1886 y acaban de crear una de las bebidas más famosas del planeta.

Las patatas chips

Patatas fritas.
Getty Images.

La narrativa popular cuenta que George Crum inventó las patatas fritas tipo chips, cuando trabajaba como cocinero del restaurante Moon Lake Lodge's, en la ciudad estadounidense de Saratoga Springs en torno a 1860.

De acuerdo a esta historia un cliente descontento devolvió el plato alegando que no estaban suficientemente crujientes, lo que llevó a Crum a preparar unas patatas tan finas que no pudieran ser pinchadas con el tenedor, tal y como recoge El Español.

Otra versión, indica sin embargo que fue la hermana de Crum, Kate Speck, quien inventó las chips al dejar caer por descuido en el aceite una rodaja de patatas. Crum probó el resultado y dio su aprobación. 

No obstante antes de esto ya existían libros de cocina en los Estados Unidos y Gran Bretaña que describían versiones anteriores de este producto denominado virutas de patata frita. No obstante, Crum ayudó a popularizarlas ya que se convirtieron en un plato estrella del Moon Lake, conocidas como Saratoga Chips.

Los nachos

Un plato de nachos con queso, guacamole y cebolla.

Pixabay

Más que por error, los nachos surgieron por casualidad. 

Cuando en 1943 un grupo de esposas de militares estadounidenses se acercó al restaurante Viceroy's Club en Piedras Negras, ciudad fronteriza de México con Estados Unidos, el cocinero se encontraba ausente. 

Fue entonces cuando el maître, Ignacio “Nacho” Anaya, recurrió a su ingenio, improvisando el sabroso manjar para el deleite de sus clientes.

Derritió queso Wisconsin rallado sobre unas rodajas de jalapeño y totopos (chips de tortilla), lo que denominó “Nachos especiales", un plato que después se conocería a nivel mundial.

La sacarina

edulcorantes

Getty Images

La sacarina fue descubierta por casualidad por los químicos Ira Remsen y Constantin Fahlberg en 1879, mientras investigaban la oxidación de la o-toluenosulfonamida. 

Fahlberg notó un sabor dulce inexplicable en su comida. Después descubrió que esta dulzura provenía de sus manos y brazos, a pesar de haberse lavado a fondo después de salir del laboratorio, relata un artículo en Britannica.

Al revisar su aparato de laboratorio mediante pruebas de sabor, Fahlberg encontró la fuente de esta dulzura: la sacarina. Producto que después se convirtió en el primer edulcorante artificial comercialmente disponible

Otros artículos interesantes:

7 comidas que nunca deberías tomar en los restaurantes de un aeropuerto

29 curiosas palabras que no tienen traducción al español

La historia de uno de los productos navideños de éxito: una invención española con colaboración del CSIC que se ha vuelto popular en la mesa

Te recomendamos

Y además