Pasar al contenido principal

7 desafíos que Díaz Ayuso tendrá que asumir como presidenta de la Comunidad de Madrid en una legislatura complicada

Isabel Díaz Ayuso.
Isabel Díaz Ayuso. PP de Madrid

Flickr

  • Este martes arranca la sesión de investidura de Isabel Díaz Ayuso, del PP, como nueva presidenta de la Comunidad de Madrid.
  • Ese día comenzará el debate y el miércoles será la votación, la segunda después de una sesión sin candidato.
  • PP y Cs habían enquistado la posibilidad de formar Gobierno ante la falta de apoyo y acuerdo con Vox.
  • Ahora, estos son los desafíos del nuevo Gobierno autonómico: además de la economía, la vivienda, el transporte o el medio ambiente; se suman la corrupción o la fragmentación de la Cámara regional.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La popular Isabel Díaz Ayuso va a ser investida este miércoles presidenta de la Comunidad de Madrid con los votos de su partido, de Ciudadanos y de Vox. De este modo se pone fin a un culebrón casi completamente veraniego por el cual parecía probable que se fueran a repetir elecciones.

Tras los comicios del pasado 26 de mayo, la izquierda —PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid— no sumaron los escaños suficientes en la Asamblea regional, y que el PP continúe gobernando la región central de la meseta será posible gracias a los votos a favor de los de Rocío Monasterio e Ignacio Aguado.

Precisamente ha sido la confrontación entre estos dos últimos —la primera, portavoz y candidata de Vox; el segundo, su homólogo en Ciudadanos— lo que ha enquistado el debate poselectoral sobre cómo se formaría el Ejecutivo de la Puerta del Sol.

De hecho, Aguado ha tenido que volver a confirmar este mismo fin de semana que votaría en positivo a la candidatura de Díaz Ayuso para ser presidenta de la Comunidad. Los de Ciudadanos entrarán en el Gobierno autonómico.

Han tenido que volver a confirmar el sentido de su voto debido a las informaciones que ligaban el nombre de Díaz Ayuso a la investigación judicial sobre la trama Púnica, y que de hecho ya afecta a las dos expresidentas regionales y exjefas inmediatas: Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre.

Esto plantea un escenario de investidura volátil que podría terminar antes de que pasen los cuatro años de Gobierno: Aguado ha advertido de que si Díaz Ayuso resulta imputada por un caso de corrupción tendrá que dimitir.

Algunas claves y desafíos para comprender cómo será esta legislatura en Madrid:

El problema de la vivienda y la burbuja del alquiler

Anuncio de un piso en alquiler en un portal en Madrid
Reuters

El tema de la vivienda en la Comunidad de Madrid es delicado. La capital, que dirige el alcalde Martínez-Almeida, es la cuarta ciudad más cara de España en cuanto a precios de habitaciones en alquiler, según detalla Idealista en una noticia publicada en su portal.

La situación no es tan dantesca en muchos de los municipios del cinturón urbano, pero del nuevo Ejecutivo madrileño se esperan más medidas para paliar la burbuja en el alquiler inmobiliario.

Dos de las medidas estrellas que acordaron en primera instancia el PP y Ciudadanos con Vox para atajar el problema de la vivienda son las siguientes: "un Plan de Emancipación" con "ayudas directas a jóvenes" para la compra de vivienda y combatir "el fenómeno de la 'okupación' ilegal".

Junto a promesas de incrementar el "parqué de viviendas sociales" o dar "más seguridad a todos los propietarios que quieran poner en alquiler su vivienda en la Comunidad", ninguno de los puntos de este eje temático desciende a lo concreto para solventar uno de los problemas que más cicatrizan la herida de la desigualdad social en la región.

Leer más: Madrid aprueba por unanimidad la operación Chamartín, uno de los mayores proyectos de regeneración urbana de Europa: qué implica y qué va a pasar ahora

Un estudio de Fotocasa revelaba el pasado mes de mayo que la demanda de viviendas de alquiler en la región se había disparado en lo que iba de año hasta en un 56%. Los datos de la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística revelan, por contra, que en la comunidad solo el 26,2% son viviendas que están en régimen de alquiler, y el 70,1% de los hogares lo son en propiedad.

Economía y desigualdad: la brecha crece en la región

La calle Preciados de Madrid, llena de gente
Reuters

El paro registrado en Madrid subió unas décimas en julio en la Comunidad de Madrid. La precariedad y la temporalidad, sumados a los problemas de la vivienda que se detallaban en el anterior punto, sitúan a la economía madrileña como uno de los puntos flacos de la región en cuanto a competitividad: la brecha de la desigualdad social crece en la meseta.

El verano pasado, el sindicato CCOO revelaba que el 30% de las horas extras no remuneradas tenían lugar en Madrid. Aunque el Gobierno central tiene competencias en ello, y de hecho el Ejecutivo de Pedro Sánchez aprobó en la última legislatura un plan para controlar las horas en las empresas —de momento, con escasos resultados—, la situación del empleo también es crucial para el nuevo Gobierno de Ayuso.

Las medidas pactadas por PP y Cs en este sentido, por el momento, abarcan la formación y las nuevas competencias digitales —"impulsaremos programas y talleres de formación y empleo para mayores de 45 años y, en especial, entre 55 y 65/70 años, previos a la jubilación, fomentando su autoempleo"— y continuarán prestando ayudas a la contratación.

Madrid Central y los desafíos de la nueva movilidad en Madrid

Madrid Central
REUTERS/Juan Medina

Aunque ahora Gobierno autonómico y municipal compartirán el mismo signo político —PP y Ciudadanos—, muchas de las luchas políticas y culturales que se dieron en la legislatura pasada del Ayuntamiento de Madrid necesitarán de un cooperador necesario en los nuevos enfrentamientos que surjan: el del Ejecutivo autonómico.

Si tras la aprobación de la Operación Chamartín ya se superó un escollo enquistado en la capital desde hacía lustros, ahora el combate tendrá lugar con Madrid Central: aunque varios juzgados han tumbado provisionalmente la moratoria de multas que el alcalde popular quería implantar sobre el proyecto para calmar el tráfico y la contaminación en la almendra de la capital, el conflicto no ha hecho más que empezar.

Este escenario dibuja una serie de desafíos en materia de contaminación, medio ambiente y movilidad que también deberá regular la propia administración regional.

Cómo mejorar el metro tras su centenario, y qué modelo de transporte público tendremos

Cocheras de Metro de Madrid.
Cocheras de Metro de Madrid. Metro de Madrid

El punto anterior nos lleva inmediatamente a la situación del Metro de Madrid. Al descenso en la frecuencia de trenes, coincidente con la implantación de Madrid Central en la legislatura pasada, hay que sumar la conflictividad laboral que la administración mantiene con los sindicatos de maquinistas —han convocado una nueva huelga que comenzará precisamente este martes— o las polémicas por estaciones cerradas.

La última clausura tuvo lugar en los andenes de la línea 10 a su paso por Tribunal por la presencia de amianto, un material cancerígeno que precisamente ha provocado la muerte de miembros de la plantilla de la empresa de transportes.

Otros desafíos de Metro pasan por su modernización o su colaboración con el sector logístico a la hora de transportar paquetería y mensajería a la zona de Madrid Central.

Leer más: Los operadores logísticos quieren utilizar la red de metro de Madrid con vagones de carga para mover su mercancía hasta Madrid Central

Una nueva Ley de Universidades madrileña, y un futuro claro para la educación en la región

Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense
Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense Wikipedia

Un error al votar de Cristina Cifuentes tumbó la propia Ley de Universidades que el PP de Madrid había preparado para la Comunidad. Una Ley con la que numerosas autonomías españolas ya cuentan en su plantel legislativo, pero de la que la región de Madrid todavía carece.

Se trata de un texto fundamental a la hora de exigir a las universidades privadas que se instalen en suelo madrileño "las máximas garantías", como el Ejecutivo popular adujo entonces.

Precisamente esta Ley se rescata del limbo y figura en el plan de Gobierno que PP y Ciudadanos han rubricado: "Aprobaremos un proyecto de Ley de Universidades que promueva una mejora de la calidad y la excelencia de las universidades públicas madrileñas con el objetivo de situarlas entre las mejores de Europa".

El desarrollo de la educación universitaria no es únicamente una de las claves del nuevo Gobierno madrileño, ya que el nuevo consejero de Educación tendrá como objetivo intentar combatir las tasas de abandono escolar en Madrid mediante la entrada de nuevas fórmas de colaboración "público-privada".

Una legisatura —y una investidura— salpicada por la Púnica

El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sentado entre Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes en un acto electoral de 2015.
El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sentado entre Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes en un acto electoral de 2015. REUTERS/Andrea Comas

Este lunes la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, exigió a la próxima presidenta de la Comunidad de Madrid que aclarase su relación con la trama Púnica.

Y es que se anunció la fecha de la investidura de Ayuso apenas unos días después de que la Fiscalía Anticorrupción presentara un detallado informe en el que pedía la reordenación de dicha trama y la imputación de Esperanza Aguirre, Cifuentes e incluso la empresa privada Indra.

Aguirre y Cifuentes fueron las dos últimas expresidentas de facto que ha tenido la Comunidad de Madrid. Y por ende, las dos exjefas inmediatas de Ayuso. La propia popular adujo este fin de semana que, efectivamente, sí mantuvo contactos con empresarios de la Púnica pero únicamente "por cuestiones técnicas", ya que ella solo colaboraba "en la comunicación" de su partido político.

El hecho de que la trama Púnica esté empañando ya la investidura de Ayuso plantea una legislatura convulsa, volátil y complicada para los populares, con un socio de Gobierno, Ciudadanos, que ya ha advertido que en caso de imputación exigirán dimisiones.

Y todos estos retos, con la Asamblea de Madrid más fragmentada de la historia

Asamblea de Madrid
Hemiciclo de la Asamblea de Madrid. ASAMBLEA DE MADRID

Y no solo es la corrupción: con esta legislatura recién iniciada, el Ejecutivo madrileño se las verá con la Asamblea más fragmentada de su historia.

Con las autonómicas del 26 de mayo de este año daba comienzo la XI legislatura en la Asamblea de Madrid. Es tercera legislatura en la que la Cámara regional se la reparten más de tres partidos; la primera de todas las legislaturas en la que hay representadas hasta seis fuerzas.

Históricamente el arco madrileño ha estado compuesto por PSOE, PP e IU. Hasta 2011, que irrumpió UPyD, la cámara no había contado con más de tres fuerzas en liza intentando llegar a acuerdos.

Hubo que esperar a 2015 para que UPyD fuese reemplazada por Ciudadanos e IU por Podemos.

En esta XI legislatura la situación es, por tanto, insólita: hay seis fuerzas en liza, aunque con dos bloques bien diferenciados. PP, Ciudadanos, con el apoyo de Vox, garantizarán la gobernabilidad de Díaz Ayuso frente al PSOE, Podemos y Más Madrid.

Y además