Pasar al contenido principal

¿Adiós a los récords del turismo?: Por qué quizá no sea tan mala noticia

La playa de Valencia llena de turistas durante el verano de 2016.
Reuters
  • El turismo lleva años registrando récords de llegadas de visitantes internacionales hasta superar el año pasado los 82,77 millones, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva.

  • En mayo, la llegada de turistas extranjeros cayó un 1,65% frente al mismo mes de hace un año quedándose en los 8 millones de turistas internacionales. 

  • Una de las reiteradas reclamaciones del sector es que hay que fijarse más en aquellos indicadores que muestren el tipo de turista que viene a España. El gasto turístico subió un 0,5% según los datos del INE. 

Playas abarrotadas de sombrillas, turistas que se paran mientras leen carteles en La Rambla o  filas de segways que atraviesan la Plaza Mayor de Madrid. El turismo lleva años registrando récords de llegadas de visitantes internacionales hasta superar el año pasado los 82,77 millones, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. 

Ahora, el último dato muestra un frenazo. En mayo, la llegada de turistas extranjeros cayó un 1,65% frente al mismo mes de hace un año quedándose en los 8 millones de turistas internacionales, según la estadística de movimientos turísticos en frontera, Frontur. 

El propio sector lleva un tiempo alertando de que parte de los récords turísticos españoles se sostienen a base de turismo prestado de Turquía y el norte de África. También advertían de que el Brexit o la desaceleración de grandes mercados emisores de turistas como Alemania podría acabar pasando factura. 

Pero, ¿estamos ante el fin de los brillantes récords turísticos? La respuesta no está del todo clara, según los expertos. Y, sobre todo, puede que esto no sea tan malo como parece. 

El turismo español tiene un fuerte componente de sol y playa con una alta estacionalidad al que se han sumando algunos destinos urbanos que se han ido sobrecargando en los últimos tiempos complicando la convivencia vecinal o poniendo infraestructuras, como las depuradoras, al límite. Los récords de llegadas en muchas ocasiones se concentran siempre en los mismos puntos por lo que la fotografía del turismo se distorsiona. 

Leer más: Las cifras que se esconden detrás de la pelea de Airbnb contra el sector hotelero en España

"No siempre vamos a poder estar año tras año batiendo récords. 80 millones de turistas es ya una cifra muy elevada representa dos turistas por cada una de las personas que vive en el país", dice Emilio González, profesor de Economía de la Universidad de Comillas-ICADE a Business Insider. 

Para saber qué está pasando con los turistas "habría que mirar las estadísticas de países competidores como Turquía o el norte de África" para ver si tiene que ver con estos mercados, explica a Business Insider Lluís Garay, director del grupo de investigación de turismo de la Universidad Oberta de Bacelona.

"También es importante ver qué pasa con la demanda", añade para explicar que puede ser que no es que se vayan a otro sitio, sino que dejen de viajar. 

Por qué bajan los turistas extranjeros 

Tradicionalmente, el turismo extranjero en España ha estado liderado por los británicos con una fuerte presencia de alemanes y franceses. Los últimos datos de movimientos en fronteras de mayo muestran que Reino Unido fue el principal país de residencia con casi dos millones de turistas que representan casi un 25% del total y un descenso del 0,3% frente a mayo del año pasado. 

A la hora de analizar estos datos hay que tener en cuenta que el 1 de junio se jugó en Madrid la final de la Champions entre dos equipos británicos el Liverpool y el Totenhamm. Aunque el partido ya fue en junio, muchos de los desplazamientos de los hinchas británicos se realizaron en mayo. 

González señala que entre los lastres que puede sufrir el turismo internacional que llega a España está el Brexit que ha llevado a la libra a depreciarse, lo que hace que a los británicos les salga más caro viajar a España. El experto señala que hay muchos paquetes de touroperadores que estaban contratados desde hace más tiempo y que por eso, el efecto todavía no se ha notado. 

A este problema, se sumaría la ralentización económica que está viviendo países europeos que son los tradicionales países emisores de los turistas internacionales. González señala, por ejemplo, el caso de Alemania. De hecho, parte del sector estima que las reservas de alemanes continuarán cayendo durante el año, sobre todo, en las islas. 

Precisamente, en mayo Alemania y Francia fueron los siguientes países con más turistas visitando España pero registrando unas caídas de llegadas bastante superiores a la media. Alemania aportó 1,1 millones de turistas, un 8,8% menos que el año anterior, y Francia algo más de un millón, una cifra que representó una caída del 10,7% frente a los datos de hace un año. 

 

Un sector que dice que no hay que mirar solo a los récords 

Más allá de los récords de llegadas de turistas internacionales, una de las reiteradas reclamaciones del sector es que hay que fijarse más en aquellos indicadores que muestren el tipo de turista que viene a España porque, aseguran, que no sirve de nada que vengan muchos si gastan poco. 

Así frente a la caída de llegadas del 1,65% en mayo, el gasto se mantuvo. De hecho, creció un 0,5% hasta los 8.195 millones de euros. 

Las reclamaciones tradicionales del sector han pasado por tratar de cambiar el modelo turístico buscando un perfil que gaste más dinero durante su estancia tanto en alojamiento como en otros gastos culturales o de tiendas. En este sentido, el gasto medio creció en mayo un 9,5% más hasta los 163 euros de media diario. 

Aunque hay que tener en cuenta que este gasto medio puede estar afectado por el incremento de los precios de Madrid durante el fin de semana de la final de la Champions porque si se mira el detalle en la Comunidad de Madrid el gasto total subió un 23%. 

Parece que hay una "obsesión" por los récords, señala Garay que apunta que se lleva hablando de récords desde hace 60 años cuando en realidad, sería mejor mostrar un interés por el gasto y los ingresos derivados del turismo. 

Leer más: Así están luchando Barcelona, Venecia y otros 11 populares destinos turísticos para reducir el número de visitantes

Precisamente, parte del despegue del turismo en España durante los años de crisis ha sido la bajada de precios de los hoteles. Sin embargo, parece que en los últimos tiempos estos indicadores estarían tomando una senda de subidas recuperando parte del terreno que se perdió durante los años en los que competían por precio. 

Los últimos datos de coyuntura hotelera muestran también que la facturación media por habitación, el indicador conocido como RevPar, subió un 2,4% en mayo hasta los 54,6 euros (esta es la media de todas las categorías, pero si vamos a los hoteles de cinco estrellas el precio sube hasta 126 euros).

En cualquier caso, habrá que esperar hasta que pase la temporada alta de verano para ver qué tendencia acaba consolidándose y poder hacer balance del año entre llegadas de turistas y el gasto que hacen. Y ver cómo afecta esta bajada de turismo al PIB turístico de España para analizar si la bajada de turistas supone una caída de este y cómo afecta al empleo turístico. 

Y aún así, para acabar de ver la fotografía completa habría que ver el uso (o sobreuso) de las infraestructuras durante los periodos de más llegadas del año y ver cómo ha evolucionado el empleo en este sector de alta temporalidad donde los récords turísticos se notan muchas veces más en los balances de las empresas que en el bolsillo de los trabajadores. 

Y además