Pasar al contenido principal

Por qué el agua puede ser el mayor activo para la inversión de cara al futuro, según esta firma que gestiona más de 500.000 millones de euros en activos

Una mujer sostiene una botella de agua.
Reuters
  • La crisis financiera de 2008 provocó una década de insuficiente inversión en infraestructuras para el agua en los países desarrollados, según el informe Water Stategy de Allianz Global Investors. 
  • Las infraestructuras desatendidas se enfrentarán a fallos rápidamente, como por ejemplo la crisis del agua en Flint, sostiene el mismo texto. 
  • El desarrollo de nuevas tecnologías puede ayudar a abordar las necesidades inmediatas y también mejorar la eficiencia general de los servicios de agua en beneficio de los consumidores. 

Las inversiones alternativas se están volviendo cada vez más comunes. Principalmente, por lo mucho que está costando generar rentabilidad a las carteras en este entorno de tipos de interés bajos y con los mercados, principalmente en Estados Unidos, sobrevolando cotas bastante elevadas. 

De ahí a que las gestoras estén poniendo el foco de la atención en tendencias de las que obtener buenos retornos de cara al futuro. Una de ellas, según apunta el equipo de Allianz Global Investors, es el potencial que puede tener el agua en los próximos años. 

Tal y como analizan en su último informe Water Strategy, la crisis financiera de 2008 provocó una década de insuficiente inversión en infraestructuras para el agua en los países desarrollados.

Alina Donets, gestora de fondos y analista que firma el estudio detallado apunta que la necesidad de inversión se ha ido acumulando desde entonces, y hoy en día, “tanto la capacidad como el deseo de invertir han vuelto”.

¿Por qué es interesante la inversión en agua?

Durante los años de auge previos a la crisis, especialmente en los Estados Unidos, se construyeron infraestructuras en exceso para el agua en previsión de una mayor construcción de nuevas viviendas. Esto llevó, sostiene Donets, “a una menor inversión posterior hasta se pudo utilizar por completo al llevarse a cabo los proyectos pendientes”

Además, tras la crisis financiera, se contuvieron los gastos municipales debido a las medidas de austeridad y los bajos ingresos fiscales, y el enfoque político se centró en otras prioridades, ignorando las implicaciones a largo plazo de esta falta de inversión.

Leer más: El oro puede ser una alternativa de ahorro para la jubilación, si tienes 40.000 euros para comprar un lingote

El informe señala que estos son los 3 principales catalizadores que apoyan un mayor gasto en activos de agua y que por tanto, pueden hacer que este sea un activo de inversión de cara a futuro:

Las consecuencias sociales, ambientales y financieras de la menor inversión son cada vez más evidentes

Agua embotellada
yanik88/Getty Images

La experta destaca, como primer punto, que las consecuencias sociales, ambientales y financieras de la menor inversión son cada vez más evidentes y de mayor escala. En este sentido, las infraestructuras desatendidas se enfrentarán a fallos rápidamente, como por ejemplo la crisis del agua en Flint, Michigan, en Estados Unidos.

También hay cada vez mayores “implicaciones del cambio climático” que afecta la capacidad de recuperación y la capacidad de las redes de agua. Por ejemplo, la crisis del agua en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Esto genera un gran atractivo inversor y un potencial en el largo plazo.

La economía vuelve a tener un flujo más normalizado de nuevas viviendas

El segundo punto está relacionado con el anterior. Y es que esto conduce a una proporción más equilibrada de nuevas redes en relación con las necesidades y, lo que es más importante, “un entorno de planificación estable”.

El desarrollo de nuevas tecnologías puede ayudar a abordar las necesidades inmediatas y también mejorar la eficiencia general de los servicios de agua en beneficio de los consumidores.

Los mercados desarrollados se enfrentan a mejores condiciones de financiación

El tercer catalizador está vinculado con las políticas fiscales incrementales, que están bajo revisión, a medida que los estímulos monetarios siguen su curso. Las infraestructuras que necesitan más urgentemente nuevas inversiones, como las del agua, “están comenzando a tener mayor apoyo de financiación”.

Por tanto, la infraestructura del agua ha sido descuidada por varias razones, pero esto, a juicio de Donets, “no puede continuar”. Al reconocer la falta de incentivos para estas inversiones, los reguladores de todo el mundo están “acelerando la implementación de marcos de apoyo para atraer capital”. Las implicaciones económicas, ambientales y sociales de la subinversión están impulsando aún más el agua como un tema en la agenda global.

Estos factores crean un entorno atractivo para los inversores que pueden beneficiarse del alcance y la naturaleza del gasto. Una opción es la de invertir para capturar los beneficios de un ciclo de inversión renovado, centrándose en las compañías a lo largo de toda la cadena de inversión y en las dimensiones centrales de la escasez de este recurso y los problemas de calidad, tal y como destaca el informe.
 

Y además