De empleado de Airbnb a anfitrión: ingreso hasta 18.000 euros al mes y esta es mi estrategia

Claire Turrell
| Traducido por: 
Daniel Rusteen
Daniel Rusteen

Cortesía de Daniel Rusteen

  • Daniel Rusteen es anfitrión de una propiedad de Airbnb y administrador de otras 5. Antes trabajó en la contabilidad de Airbnb durante 3 años, donde aprendió todo para ser un buen anfitrión.
  • Ahora, cobra por paquetes de asesoramiento y llega a ingresar hasta 1.100 euros por noche por su ático de 4 dormitorios en Medellín.

Este artículo se basa en la traducción de una conversación con Daniel Rusteen, un consultor de Airbnb de 34 años y antiguo empleado de la plataforma. Business Insider ha verificado con documentación sus ingresos en Airbnb y en su negocio. El texto ha sido editado por razones de longitud y claridad.

Airbnb me sorprendió desde el primer momento en que atravesé las puertas de su sede en 2013. Acababa de dejar un trabajo en San Francisco como contable, y Airbnb tenía una vacante en el departamento de finanzas.

Era la antítesis de lo que estaba acostumbrado. Recuerdo que el día de mi entrevista, me presenté con traje y todos los demás iban vestidos de manera informal, un trabajador dijo que iba a buscar otra cerveza y preguntó si su compañero quería una. A los 25 años, no quería trabajar en otro sitio.

Como empleado de Airbnb, pensé: tengo que ser un anfitrión, así que después de convencer a mis 4 compañeros de habitación de que ofrecieran el sofá, lo puse a alquilar en agosto de 2013 por 35 euros la noche. 

Airbnb es ahora una alternativa a un hotel, pero sus raíces proceden del alquiler de camas. Nos apoyamos eso y ofrecimos a nuestros huéspedes la posibilidad de vivir como locales. Incluso les llevábamos a bares y cafeterías. 

Nuestro primer huésped fue un médico de Alemania, y alojamos a personas que hacían escala o iban de camino al festival Burning Man. Alquilamos el sofá durante los 2 años siguientes por hasta 150 euros la noche.

En la oficina, aprendí todo lo que pude. Cada vez que uno de los departamentos enviaba un correo electrónico interno pidiendo a los anfitriones que participaran en proyectos de marketing o de datos, me ofrecía como voluntario.

 

Dejé Airbnb y me lo monté por mi cuenta

Aunque me encantaba la empresa, no me gustaba la contabilidad, así que nos separamos en 2016

Cuando todavía estaba allí, tenían un programa que pagaba al personal 500 euros en créditos si presentaban a un anfitrión. Gané 20.000 euros en créditos de Airbnb y también construí una red de anfitriones.

Después de dejar Airbnb, me fui a trabajar a una empresa de gestión de alquileres de Airbnb, donde llevé 75 inmuebles. Un año después, decidí lanzar mi propia empresa de gestión de Airbnb, Belo. Pero enseguida me di cuenta de que si quería volver a gestionar 75 propiedades, tendría que quedarme en un solo lugar, y mis aspiraciones de viajar se verían frenadas. 

Opté por representar 5 propiedades en Los Ángeles, Dallas y Nueva York para mantenerme en mercado, y convertí a Belo en una empresa de consultoría online para anfitriones de Airbnb llamada Optimize My Airbnb.

Entonces comencé mi vida de nómada digital, viviendo en airbnbs por todo el mundo y pasando cada mes en una ciudad diferente. 

Para gestionar mis 5 propiedades, utilizo un sistema de mensajería automatizada y tengo una persona de limpieza y un contacto de emergencia en cada sitio. 

En mis propiedades el anfitrión ya tiene un limpiador y, normalmente, el anfitrión es el contacto de emergencia. Para mí, una emergencia es un incendio, daños graves, la policía en la propiedad, un robo, etc.

Me daba miedo lanzar mi propio negocio y no tomar la típica ruta corporativa, pero supe que mi consultoría online funcionaría 5 meses después de empezarlo, cuando obtuve 12.000 euros de ingresos.

Ahora ofrezco una multitud de paquetes de consultoría, incluyendo Elevate Host, que cuesta 900 euros y ofrece una consulta telefónica de 30 minutos, conexión a un servicio de mensajería y precios, acceso a guías digitales y una promoción de la propiedad de Airbnb en mi web.

zev

En 2021 me decidí a comprar mi propia propiedad Airbnb

Después de pasar un tiempo en Medellín, Colombia, creí que ofrecía el mejor valor para los turistas, desde los taxis hasta la comida. Es un destino de vacaciones estupendo y asequible.

Cuando estuve allí buscando una posible propiedad de Airbnb, un arquitecto que conozco me habló de un ático en el que había trabajado y que el propietario que lo alquilaba en Airbnb quería vender. 

El propietario quería 500.000 euros por el loft de 4 dormitorios con vistas al horizonte de la ciudad. Una vez que vi sus cifras de alquiler, inmediatamente hice una oferta porque veía cómo podía triplicar los ingresos.

Él estaba ganando 44.000 euros al año en ingresos, y pensé que podría conseguir entre 120.000 y 160.000 euros. Hasta ahora he tenido éxito: en agosto obtuve 18.000 euros de ingresos.

Imagen de la vivienda.
Imagen de la vivienda.

Lo primero que hice fue cambiar las tarifas

El anterior propietario cobraba 500 euros por noche todas las noches del año. Inmediatamente, lo conecté a una herramienta de precios inteligentes que cambia la tarifa nocturna según la temporada o los días festivos. 

Con esto, cobro entre 350 y 1.100 euros por noche. Además, solo aceptaba 4 huéspedes por noche, y yo lo dupliqué. Sin embargo, por el quinto, sexto, séptimo y octavo huésped, cobro 75 euros más por noche. También cobro por las visitas. El apartamento tiene un guardia de seguridad, y tengo contacto con un conserje y mi limpiadora, así que siempre sé cuántas personas hay.

No he hecho ninguna reforma en la propiedad. El anterior propietario lo dejó todo. Al igual que con mi empresa, tengo un equipo sobre el terreno. En Colombia, tengo un conserje de habla inglesa con el que me pongo en contacto con los huéspedes cuando reservan y una limpiadora que es muy agradable y prepara el desayuno todos los días para los huéspedes.

Mis huéspedes suelen ser hombres de entre 20 y 40 años de Estados Unidos o Europa

Suelen llegar en grupo para una despedida de soltero o porque quieren divertirse. Por eso elegí alquilar un ático de lujo, porque sabía que mis invitados venían de fiesta y querían sentirse como si estuvieran viviendo la gran vida.

Mi mayor reserva hasta ahora era de 11.000 euros por 35 días, pero mi tarifa nocturna más alta era de 1.100 euros por 4 noches durante el fin de semana de Nochevieja de 2021. Decidí aguantar hasta conseguir una reserva de más de 1.000 euros por noche, ya que sé que cuando tenga que venderlo finalmente, podré conseguir un precio superior. Ahora tengo una media del 95% de ocupación.

Jardín vertical dentro de la vivienda.
Jardín vertical dentro de la vivienda.

La única regla que tengo es la política de visitas. Debería haber un máximo de 12 personas en el apartamento, pero hace poco hubo una confusión y llegaron 27 invitados. No me enteré hasta la mañana siguiente, pero el invitado pagó la tarifa extra de visitante.

Por suerte, no he tenido ningún problema con los vecinos. Como es el ático y las paredes de hormigón tienen un grosor de un metro, no se transmite ningún ruido.

Siempre quiero mejorar la experiencia

Tengo una calificación de 4,95 estrellas, pero continuamente busco formas de mejorar la experiencia de mis huéspedes.

Imagen del jacuzzi.
Imagen del jacuzzi.

Acabo de empezar a proporcionar una pequeña botella de burbujas para el jacuzzi. Algunos huéspedes lo han disfrutado y lo han utilizado durante su estancia.

Sin embargo, no todos los servicios valen la pena. El anterior anfitrión de mi apartamento en Colombia ofrecía la recogida gratuita en el aeropuerto con cada reserva. Dejé de hacerlo, ya que los retrasos podrían afectar a la experiencia. Ahora solo lo ofrezco a los clientes si han pagado una tarifa alta VIP.

Aunque tengo una guía en mi página de Airbnb, tampoco pagué para que alguien escribiera un texto para mí en la sección "Acerca de este espacio". Los huéspedes no tienen tiempo para leer todo eso. Solo quieren ver en los destacados lo que reciben por el dinero que pagan.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.