Pasar al contenido principal

Así son los programas de Santamaría y Casado: rebajas fiscales y digitalización de la economía

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado
Europa Press / Business Insider

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado se jugarán la presidencia del Partido Popular en el congreso que se celebrará los próximos 20 y 21 de julio. Un evento clave en el que los candidatos a suceder a Mariano Rajoy buscarán los apoyos de los 3.184 compromisarios con dos programas centrados en las rebajas fiscales y la digitalización de la economía.

Tras imponerse a otros aspirantes como María Dolores de Cospedal o José Manuel García Margallo en la votación del pasado jueves, Santamaría y Casado ya se preparan para la segunda vuelta de la próxima semana, con algunas incertidumbres en el aire: el cara a cara que propone el político madrileño o la posible lista conjunta que sugieren desde el equipo de la exvicepresidenta del Gobierno.

En cualquier caso, pase lo que pase, lo cierto es que ambos candidatos apuestan fuerte por la economía dentro de sus respectivos programas, que incluyen algunas variaciones.

Estabilidad presupuestaria y rebaja fiscal

Montoro, en la presentación de los Presupuestos
EFE

Arropada por el núcleo duro económico del anterior Ejecutivo, Santamaría cuenta con el asesoramiento de pesos pesados como el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro o la exministra de Empleo Fátima Báñez e, incluso, el exsecretario de Hacienda Alberto Nadal ha sido el encargado de redactar el documento con las principales líneas económicas de la exvicepresidenta del Gobierno.

De salir elegida, Santamaría considera clave la estabilidad presupuestaria para poder optar a la presidencia del Gobierno en unas futuras elecciones. Para ello apuesta por una rebaja fiscal centrada en el IRPF y las cotizaciones con el objetivo de crear empleo y dar un impulso a las empresas.

Alcanzar a la UE en PIB per cápita e inversión en digitalización económica

Cable de fibra óptica
Pixabay

En declaraciones a Expansión, Nadal argumentaba que "estamos en el 92% de la media [de PIB per cápita] de la UE; es decir, aunque España es un país rico en el contexto mundial, no llega a la media de la UE, por eso hay que apostar por políticas estratégicas de convergencia, para dar el salto generacional de alcanzar el PIB por habitante de los grandes países".

En este sentido, no sólo las rebajas impositivas son cruciales en el programa de Santamaría. La digitalización económica es otro de los grandes puntos fuertes de la candidata. Así, promete incentivos fiscales a la reinversión de beneficios de las empresas en innovación, aunque sin especificar cuál sería esa tributación reducida.

El objetivo último sería el de "hacer más competitivas a las empresas por el lado de la eficiencia" e incentivar al máximo la inversión en tecnología. Un ejemplo que Nadal expone en el documento se centra en la red: "Antes éramos un país centrado en el AVE y, ahora, se debería priorizar más el apoyo público a la digitalización. Invirtiendo 500 millones de euros llevaríamos la fibra óptica a todos los rincones de España".

Eliminar los impuestos de Patrimonio y Sucesiones

Cómo funciona el Impuesto de Sucesiones al heredar una casa
Scott Webb, Unsplash

Por su parte, Pablo Casado se centra en tres impuestos clave a la hora de presentar su programa económico, completamente centrado en la fiscalidad: la supresión de los impuestos de Patrimonio y de Donaciones y Sucesiones, la rebaja gradual del impuesto de Sociedades del 25% actual al 10% y la fijación de un tipo máximo de IRPF "por debajo del 40%".

En su apuesta por la "armonización a la baja" de los impuestos de Patrimonio y de Donaciones y Sucesiones, Casado considera que la supresión de los distintos modelos impositivos de cada comunidad es la mejor opción, aunque se calcula que se dejarían de recaudar unos 3.500 millones de euros.

Rebajar el IRPF para las rentas más altas

Billetes de euro
Europa Press

Por otro lado, con el objetivo de incentivar el empleo y la empresa privada, Casado propone reducir el impuesto de Sociedades del 25% actual al 10% de manera progresiva para situar a España al nivel de otros países europeos con importante presencia de empresas punteras, especialmente tecnológicas, como es el caso de Irlanda, que grava al 12,5% este tipo de sociedades. Se estima que las arcas públicas dejarían de ingresar unos 11.000 millones de euros.

Por último, Casado pretende reducir el IRPF que pagan las rentas más altas ─por encima de 60.000 euros el impuesto es del 45% actualmente─ hasta situarlo en un 37%, al mismo nivel que quienes perciben 35.000 euros anuales. Todo ello con el objetivo de incentivar la creación de empleo y flexibilizar el mercado.

El coste de esta última medida rondaría los 4.200 millones, que sumados a lo que se dejaría de ingresar por Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, así como el IRPF, supondría dejar de recaudar unos 18.700 millones de euros anuales. Una cantidad que Casado espera que se compense con la eliminación de "gasto público inútil" y la inversión que captaría España.

Te puede interesar