Estás avisado: los vuelos van a ser cada vez más movidos

Michelle Mastro,
Las turbulencias aéreas van en aumento. Y va a hacer que los vuelos sean mucho más accidentados.

Ben Hickey para Business Insider

  • Ninguna ruta de vuelo o aeropuerto está realmente a salvo del aumento de las turbulencias.
  • Para mantener la seguridad, algunos vuelos podrían tener que cancelar el servicio de comidas, restringir la capacidad de los pasajeros para levantarse o ir al baño y limitar la disponibilidad de auxiliares de vuelo.

De repente, el avión descendió varios metros, voló hacia arriba y volvió a caer. Contuve la respiración, preparándome para que se repitiera el inevitable vaivén. La azafata me ofreció una bolsa para vomitar y una sonrisa conciliadora. Las turbulencias no eran culpa suya, ni siquiera del piloto. Sin embargo, durante 20 minutos en mi vuelo de Denver a mi casa en Indianápolis, el avión se sacudió arriba y abajo, a veces tan violentamente que los pasajeros soltaron un grito ahogado colectivo que me estremeció (tengo miedo tanto a volar como a las alturas) hasta la médula. Me pregunté si sería el último vuelo de mi vida.

Mi experiencia no fue un caso aislado. Las turbulencias aéreas son cada vez más frecuentes e intensas. En este vuelo en concreto, experimentamos turbulencias de onda montañosa (u orográfica), es decir, las sacudidas que se producen a veces al sobrevolar regiones montañosas. Otros tipos de turbulencias son las causadas por las tormentas (turbulencia convectiva) y las de aire claro. Los investigadores afirman que esta última está aumentando, y puede haber hecho que mi turbulencia habitual de onda montañosa sea más tensa.

La turbulencia en aire claro se produce sin que haga mal tiempo, haya montañas o problemas mecánicos en el avión. La causa es la fuerza cortante del viento, es decir, cambios repentinos en la velocidad del viento asociados a menudo con la corriente en chorro, una fuerte banda de viento en lo alto de la atmósfera, según explica Isabel Smith, estudiante de doctorado en meteorología de la Universidad de Reading (Inglaterra). Smith y su asesor, Paul Williams, catedrático de ciencias atmosféricas, han descubierto que desde 1979, año en que los satélites empezaron a observar la atmósfera, las turbulencias en aire claro han aumentado un 15%.

Eso ha hecho que los vuelos en todo el mundo sean cada vez más movidos. El pasado mes de marzo, un vuelo de Lufthansa de Austin (Texas) a Frankfurt (Alemania) tuvo tantas turbulencias que siete pasajeros resultaron heridos. El avión tuvo que ser desviado a Washington, DC.

Según Smith, el culpable de las nuevas turbulencias es el cambio climático. A medida que aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, también lo hacen las temperaturas globales, lo que hace que la corriente en chorro arrastre más fuerza del viento, que se traduce en "badenes en el cielo", o turbulencias. Es un problema que no va a desaparecer. 

En 2017, Williams utilizó simulaciones de modelos climáticos para predecir futuras turbulencias. Descubrió que la turbulencia en aire claro en el hemisferio norte podría triplicarse en las próximas tres a seis décadas. Y a medida que aumenten las emisiones, también lo harán las turbulencias en general

Se trata de un círculo vicioso que está marcando el comienzo de una nueva realidad para el transporte aéreo, que ya ha estado plagado de problemas desde que se desató la pandemia. 

Una cabina de avión en los años 60.

Baches en el cielo

Así funciona: a medida que las emisiones de gases de efecto invernadero se propagan por la atmósfera, los niveles superiores del cielo desarrollan patrones impredecibles de puntos de aire cálido y frío, que hacen que el aire sea más agitado para los aviones. El aumento de las temperaturas provocado por los gases de efecto invernadero también genera condiciones meteorológicas más extremas, que alteran aún más la corriente en chorro.

Bill Duncan, jefe de operaciones de predicción aeronáutica de The Weather Company, explica que la corriente en chorro ha cambiado con respecto a hace 20 o 30 años. "La corriente en chorro ahora se tambalea, por así decirlo", afirma. "Seguramente habrás oído hablar en artículos del vórtice polar, por ejemplo. Como la corriente en chorro se tambalea un poco porque no es tan fuerte como lo era en el pasado, ahora tienes toda esta energía asociada con la corriente en chorro a 9.000 metros de altura más o menos. Esto permite que el aire frío se extienda hacia el sur, por lo que cada vez se producen más fenómenos meteorológicos importantes que en el pasado".

Ninguna ruta de vuelo o aeropuerto está realmente a salvo del aumento de las turbulencias

Este aumento de las turbulencias en aire claro está sobrealimentando otros tipos de turbulencias, como la turbulencia de aire montañoso que experimenté sobre Denver. "Este tipo de turbulencia se genera cuando el flujo de aire se ve forzado a atravesar un terreno montañoso y se vuelve muy inestable, dando lugar a ondas en la atmósfera que pueden romperse y volverse caóticas y peligrosas de encontrar", explica Smith, el estudiante de doctorado. Dada su posición a sotavento de las Montañas Rocosas, Denver es un punto crítico para la aparición de turbulencias por ondas de montaña. Y cualquier trayectoria de vuelo que pase sobre una zona montañosa o a lo largo de una costa, donde las temperaturas pueden cambiar inesperadamente, es propensa a las turbulencias.

Después de mi último vuelo, puede que Denver ya no esté en mi lista de destinos vacacionales. Pero ninguna ruta de vuelo o aeropuerto está realmente a salvo del aumento de las turbulencias. "Es probable que en el futuro aumenten todos los tipos de turbulencias en la aviación, en todas las estaciones y en la mayoría de los lugares del mundo", explica John K. Williams, responsable de ciencias de la IA meteorológica de The Weather Company. 

"Quizá incluso se dupliquen en algunos lugares". Las condiciones meteorológicas en otoño y primavera suelen ser más estables, por lo que las condiciones de vuelo suelen ser más tranquilas, afirma Smith, pero esas estaciones podrían volverse cada vez más irregulares a medida que cambie la presión atmosférica.

Un futuro turbulento

Es posible que las compañías aéreas reduzcan las probabilidades de encontrarse con turbulencias en el aire evitando las cuatro corrientes en chorro principales de la Tierra. Las aerolíneas comerciales suelen confiar en estos corredores de fuertes vientos para reducir la duración de los vuelos y el consumo de combustible. Pero los cambios atmosféricos hacen que estos corredores sean cada vez más irregulares, por lo que evitarlos podría facilitar los vuelos. 

Sin embargo, los expertos con los que he hablado no creen que sea una solución real. Sin las corrientes en chorro, los vuelos serían más largos y necesitarían más combustible, lo que los haría más caros y más perjudiciales para el medio ambiente.

Aun así, es probable que los pilotos tengan que tomar rutas de vuelo diferentes para evitar las turbulencias. Duncan explica que los meteorólogos y los pilotos pueden ajustar la ruta de vuelo en función de los datos meteorológicos. Ahora mismo, esta información suele llegar con demasiado retraso para marcar la diferencia, pero a medida que mejore la tecnología de modelización meteorológica, eso podría cambiar. Y por eso apuesta John K. Williams.

"En los últimos años, nuestra capacidad para predecir la ubicación, el momento y la gravedad de las turbulencias también ha mejorado, y esas predicciones pueden ser utilizadas por las aerolíneas y los pilotos para seleccionar rutas menos accidentadas, o al menos preparar a los pasajeros y las tripulaciones para los segmentos de vuelo en aire turbulento", señala.

A composite image of selfies of the author in business class on Condor and on Korean.

En el centro de estas mejoras está la IA. "Se utilizan algoritmos de aprendizaje automático para encontrar relaciones entre el historial meteorológico y las observaciones de turbulencias, perfeccionándose a medida que se recopilan más datos", detalla Williams. "Esos algoritmos pueden ejecutarse después con los datos más recientes de los modelos de previsión meteorológica para localizar zonas de turbulencias potencialmente peligrosas".

Pero aunque mejoremos para evitar las turbulencias aéreas, no podremos evitarlas del todo. Por eso algunas empresas están diseñando aviones que se adapten mejor a las turbulencias. La empresa suiza Neural Concept, que utiliza simulaciones generadas por IA para ayudar a las empresas industriales a mejorar su ingeniería, trabaja actualmente con el fabricante de aviones Airbus para mejorar el diseño de sus aviones.

Diseñar un avión que sea más estable en aire turbulento es complicado porque hay que tener en cuenta muchas variables, comenta Pierre Baqué, cofundador y CEO de Neural Concept. "Aquí es donde la IA adquiere una importancia crítica", explica. "Aplicando modelos de aprendizaje profundo a la base de datos de simulaciones, los fabricantes de aviones pueden obtener información en tiempo real sobre la correlación entre decenas de variables promediadas estadísticamente que podrían afectar a la turbulencia".

El proyecto aún está en sus primeras fases, por lo que podrían pasar años antes de que veamos los resultados de este trabajo en aviones comerciales. Y mientras tanto, el aire impredecible sigue siendo un problema. Según la Comisión Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos, desde 2009 se han producido 163 lesiones graves por turbulencias. Para mantener la seguridad de auxiliares de vuelo y pasajeros, algunos vuelos podrían tener que cancelar el servicio de comidas, restringir la capacidad de los pasajeros para levantarse o ir al baño y limitar la disponibilidad de auxiliares de vuelo.

"Vuelo bastante y veo a la gente caminar todo el tiempo, incluso cuando la señal del cinturón de seguridad está encendida", afirma Duncan. "Las turbulencias son complicadas: a veces pueden surgir de la nada. Y nunca sabes qué tipo de cizalladura va a sufrir el avión".

Alyson Smith, directora general de programas de salud emocional y bienestar de Delta, afirma que los pasajeros tienen más posibilidades de evitar un vuelo turbulento si vuelan muy temprano por la mañana o muy tarde por la noche. "Las turbulencias suelen ser menores en estos periodos", afirma.

En última instancia, lo más importante que pueden hacer los pasajeros es escuchar a la tripulación y prestar atención a la señal del cinturón de seguridad. Yo, al menos, seguiré abrochándome el cinturón mientras esté en el cielo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.