Basqueland, la mejor cervecera de 2021 en España, es también una historia de éxito emprendedor

Kevin Patricio Basqueland
  • Basqueland es una cervecera artesanal afincada en Hernani (País Vasco), fundada en 2015 por 2 socios estadounidenses: Kevin Patricio y Benjamin Rozzi.
  • Sus cervezas han sido incluidas en los menús de grandes chefs con estrella Michelin como Arzak y Berasategui, y además ha acaparado múltiples premios, los más recientes en la Barcelona Beer Challenge, donde alcanzó la mayor puntuación en la historia de este concurso.
  • Basqueland es también una exitosa historia de emprendimiento en un sector aún incipiente en España, pero en continua evolución, como es el de la cerveza artesanal.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando Kevin Patricio, CEO y cofundador de Basqueland, llegó a España en 2011 desde Nueva York la cultura de la cerveza artesanal era prácticamente inexistente, a pesar de ser uno de los países con mayor consumo de esta bebida en Europa. "Aquí, como sucede en otros países, la inmensa mayoría de la gente bebe cerveza para refrescarse, no para disfrutarla como un buen vinito, que es la experiencia que propone una cerveza artesana". Un entorno muy diferente al que tiene Estados Unidos, donde este tipo de cerveza aglutina actualmente el 20% de mercado, mientras que aquí apenas se llega al 1%.

Kevin Patricio y Benjamin Rozzi, fundadores de Basqueland en la fábrica de Hernani
Kevin Patricio y Benjamin Rozzi, fundadores de Basqueland en la fábrica de Hernani

En realidad Kevin es cocinero y acumula una dilatada experiencia en la alta cocina. En Nueva York ya pisó los fogones de algunos de los restaurantes más prestigiosos de la Gran Manzana, como The Red Cat y Blue Hill, y precisamente vino a España para trabajar con algunos de nuestros más prestigiosos chefs, como Juan Mari Arzak.

Pronto se sumó al proyecto para abrir el restaurante La Madame con su mujer, Maite Montenegro, natural de San Sebastián, y enseguida se dio cuenta de que a su atractiva propuesta de cocina de fusión con toques asiáticos, muy del estilo de Nueva York, le encajaría una cerveza de alto nivel, elaborada artesanalmente, que pueda maridar con los platos igual que un buen vino. 

Quizá movido por el éxito de su peculiar mezcla genética —nacido en Baltimore, de padre inmigrante de Filipinas y madre de origen alemán—, cuya unión con Maite ha resultado en tres hijos de una belleza exótica extraordinaria, decide empezar a fabricar su propia cerveza artesana, en principio en pequeñas cantidades, tan solo para poder ofrecerla en su restaurante. "Para mí siempre es muy importante poder completar una experiencia, no puedes disfrutar de una comida rica sin acompañarla de una bebida especial", confiesa.

Kevin Patricio, CEO y fundador de Basqueland
Kevin Patricio, CEO y fundador de Basqueland

Algunos de estos grandes chefs que ya le conocían, como el propio Arzak o Martín Berasategui, se quedaron sorprendidos al probar estas primeras propuestas, que rápidamente incorporaron a sus restaurantes. En pocas semanas, ya le estaban pidiendo más ante el éxito que estaban teniendo en sus exclusivos maridajes.

Emprendiendo en el mundo de la cerveza artesanal

Junto a su socio, Benjamin Rozzi, crean Basqueland Brewing en 2015, con apenas 4 empleados y un pequeño local de 500 metros cuadrados, una inversión inicial de 1,3 millones de euros y una producción de 150.000 litros (una nimiedad al lado de los 10 millones de hectolitros que, por ejemplo, produce Heineken en España). El 80% de los inversores, todos privados, fueron estadounidenses y el 20% del País Vasco. "Uno de los inversores españoles surgió en una boda, para la que preparamos una cerveza especial con la imagen de los novios. Cuando la probaron, les gustó tanto que ese mismo día decidieron invertir en nuestra compañía".

11 cervezas exquisitas de todo el mundo que deberías probar

Las excelentes críticas que desde el comienzo empezaron a recibir por la calidad de sus cervezas, especialmente la Imparable, una IPA (Indian Pale Ale, un estilo de cerveza más lupulada y alcohólica, de infinidad de aromas y sabores), el reclamo que supone que grandes chefs la ofrezcan en sus menús —"ellos aprendieron a apreciar esta cerveza al mismo tiempo que sus clientes, ofreciéndoles catas en nuestra fábrica", asegura— y la evolución lenta pero segura de la cultura de la cerveza artesanal en España —"hemos pasado de 1 cerveza artesanal por cada 200 en 2015 a 1 por cada 100 en la actualidad"—, impulsan el negocio casi familiar de Kevin Patricio hasta convencer a él y a su socio de que puede tener un futuro viable y rentable.

Kevin Patricio junto a Manuel del Campo, CEO de Axel Springer España y autor de la entrevista
Kevin Patricio junto a Manuel del Campo, CEO de Axel Springer España y autor de la entrevista

Por supuesto, no ha sido un camino fácil. La calidad en una cerveza artesanal es crucial. "Hemos tenido que probar mucho y desechar muchas cervezas que consideramos que no tenían la calidad suficiente y eso cuesta dinero. Me da igual, en el momento en el que perdamos esa calidad, el daño va a ser irreparable, sería el fin del negocio", aclara el fundador de Basqueland.

Los tres pasos para hacer una cata de cerveza correctamente, según un experto cervecero

Ese nivel de exigencia les ha dado sus frutos, puesto que ha sido reconocida como la Mejor cervecera de España en el Campeonato de Cervezas de España en 2017, 2019 y 2020, y recientemente ha arrasado en el Barcelona Beer Challenge —considerado uno de los concursos internacionales de cervezas artesanas más prestigiosos del mundo—, alcanzando la mayor puntuación en la historia de este evento, en el que participaron 232 cerveceras que presentaron 1.167 cervezas a competición. "Cuesta mucho obtener este premio, porque solo somos tan buenos como la última cerveza que hemos lanzado. No podemos fallar".

Rentable desde el tercer año

La inversión continuó a través de fondos propios, 2,6 millones, y también mediante la financiación más tradicional desde entidades bancarias. Y, tras 2 años de pérdidas, a partir de 2018 Basqueland comenzó a dar beneficios significativos. Este año esperan incluso duplicar su resultado operativo del año pasado. Actualmente la empresa factura 2 millones de euros (2020), cuenta con 19 trabajadores, una planta de elaboración en Hernani y un restaurante en San Sebastian (Basqueland Izakaia) y en estos días están en obras para ampliar su fábrica. Su producción para este año es de 650.000 litros y, con esta ampliación, el objetivo es duplicar esa cifra para 2023.

También están invirtiendo en otras líneas, como una instalación de paneles solares para reducir el consumo de CO2, una estación para el saneamiento de la maquinaria y un sistema de clarificación centrífuga. Eso les permitirá reducir además algunos costes para ser más competitivos frente a las cervezas industriales, mucho más baratas. Sin duda, uno de sus grandes retos. "Tenemos que ser capaces de hacer ver al consumidor que el hecho de que pague 2 o 3 veces más por una cerveza artesanal tiene una explicación y es que la experiencia va a ser distinta. En un local que servía nuestra IPA Imparable, un cliente la empezó a llamar Impagable porque no estaba dispuesto a pagar más que por una cerveza industrial. El barman le explicó que iba a pagar el doble pero a disfrutar 10 veces más. Al final la probó y le encantó".

Kevin Patricio explica Business Insider el proceso de elaboración de su cerveza
Kevin Patricio explica Business Insider el proceso de elaboración de su cerveza

Pero, hasta que la cultura de cerveza artesanal se extienda en España —"no creo que lleguemos a los niveles de Estados Unidos, pero considero que un 5% de cuota en 2025 y en un futuro acercarnos a los niveles de países como Reino Unido, con un 10%, es razonable"—, una de las opciones más eficaces es controlar la distribución y eso pasa por 3 canales: la venta online, la apertura de más locales propios como el de San Sebastián y la alianza con locales y bares que compartan su cultura cervecera y coloquen sus referencias entre sus ofertas.

"Nuestra plataforma online está yendo muy bien y creciendo, por eso queremos invertir más para dar un mejor servicio. Y desde luego queremos invertir en nuestros propios locales, nuestro objetivo es tener 3, 4 o incluso 5, en principio aquí en el País Vasco pero también en Barcelona y me gustaría que el primero fuera de España se abriera en París, y después, por qué no, mi sueño sería tener un local en Nueva York. Pero una cosa tengo clara: en el País Vasco nunca tendremos comida vasca en nuestros locales, aquí ya hay excelentes restaurantes, los nuestros ofrecerán otras cocinas, pizzas, tacos... ahora bien, fuera de España sí que me gustaría que nuestros locales tuvieran comida vasca."

Actualmente el 30% de la producción de Basqueland se exporta fuera de España, bien mediante la plataforma online o bien a través de locales especializados que la incluyen en su oferta de cerveza.

Planes y retos para el futuro

Los planes de crecimiento son ambiciosos: "Una vez terminemos de construir la otra nave junto a la actual en Hernani, y alcancemos la cifra de 1,2 a 1,5 millones de litros anuales, llegará el momento de plantearse una nueva etapa, que probablemente será construir una planta mucho más grande en otro lugar, que supondrá una inversión de al menos 4 millones de euros para poder producir 4 millones de litros al año".

Para ello, de momento toda la inversión proviene de su cash flow, pero cuando llegue la hora de dar el salto necesitarán inversores y ayudas. Algunas ya están llegando por parte del Gobierno vasco, en una reciente orden de la Consejería de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medioambiente para impulsar a los sectores del vino, txacolí, sidra natural, cerveza artesana y agua envasada.

Kevin Patricio, CEO y fundador de Basqueland en conversación con Manuel del Campo, CEO de Axel Springer España
Kevin Patricio, CEO y fundador de Basqueland en conversación con Manuel del Campo, CEO de Axel Springer España

Las grandes cadenas de distribución y supermercados, de momento, no entran en sus planes. "Nuestras cervezas tienen un precio más alto que las industriales y eso es algo que encaja mal en la filosofía del supermercado. Además, requieren un cuidado especial, unos refrigeradores adecuados y su caducidad es mucho menor que las cervezas industriales. Y ellos necesitan grandes cantidades que nosotros ahora mismo no podemos producir y nos piden descuentos muy grandes, que no podemos asumir. Todo esto hace muy difícil que nuestras cervezas puedan entrar en estas superficies".

Actualmente hay más de 500 cerveceras artesanas en España, la mayoría en Cataluña, con una facturación total en torno a los 70 millones de euros. Es un sector en crecimiento. Existe también una asociación, AECAI (Asociación Española Cerveceros Artesanos Independientes). "Nosotros colaboramos con otros cerveceros, tanto en España como en otros países, y nos ayudamos mutuamente a mejorar nuestras cervezas. Es muy importante que todos ofrezcamos una gran calidad porque, si alguien prueba una cerveza artesana y no le gusta, ya hemos perdido a ese cliente para siempre".

Por su parte, las grandes compañías de cerveza en España están apostando por la cerveza artesana mediante la asociación o adquisición de pequeñas cerveceras artesanas independientes, como Heineken con la madrileña La Cibeles o la estadounidense Lagunitas, Mahou San Miguel con Founders o AB InBev con La Virgen. "Nosotros no hemos recibido ninguna oferta por parte de ninguna gran cervecera, pero realmente no estamos interesados porque sabemos que, al pertenecer a un gran grupo, ya no podríamos hacer lo que nos diera la gana".

Otros artículos interesantes:

14 cosas que seguramente no sepas de la historia de la cerveza

Estas son las 5 compañías que dominan el mercado mundial de la cerveza

7 consejos de expertos que te ayudarán a escoger la mejor cerveza en el supermercado