Beber café diariamente, incluso descafeinado, podría reducir el riesgo de enfermedades hepáticas, según un estudio

taza de café

Janaya Dasiuk/Unplash

  • Beber 3 o 4 tazas de café al día podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades hepáticas crónicas, según un estudio británico.
  • Estos beneficios sobre la salud se detectaron en cualquier tipo de café, incluso instantáneo o descafeinado, aunque el máximo efecto se vinculó al café molido.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tomar café diariamente podría reducir el riesgo de padecer enfermedades hepáticas crónicas (EPC), según un nuevo estudio. 

Estos efectos positivos sobre la salud hepática se vincularon a cualquier tipo de café, tanto molido como instantáneo o descafeinado, situándose el punto máximo de los beneficios en las 3 o 4 tazas diarias.

El estudio publicado el pasado lunes en BMC Public Health fue elaborado por las universidades de Southampton y Edimburgo (Reino Unido).

Los investigadores examinaron el consumo de café relativo a 494.585 participantes de Biobank, una base de datos utilizada como recurso de investigación en Reino Unido, a los que se siguió durante una media de 10,7 años.

Del total de participantes hasta un 78% (384.818) consumía café, mientras que el 22% (109.767) no tomaba nada. Durante el periodo de estudio, se produjeron  un total 3.600 casos de enfermedad hepática crónica, incluidas 301 muertes.

Lo consumidores de café tenían un 21% menos de probabilidades de desarrollar una enfermedad hepática crónica, un 20% menos de probabilidades de desarrollar una enfermedad crónica o del hígado graso y un 49% menos de probabilidades de morir por una enfermedad hepática crónica comparados con los no bebedores.

"El café es ampliamente accesible, y los beneficios que vemos de nuestro estudio pueden significar que podría ofrecer un tratamiento preventivo potencial para la enfermedad hepática crónica", afirmó en comunicado de prensa Oliver Kennedy, autor principal del estudio y profesor de la facultad de medicina de la Universidad de Southampton en Reino Unido.

En nuestro país, solo en 2018 un total de 4.505 personas fallecieron como consecuencia de este tipo de afecciones entre las que se incluyen la cirrosis o el cáncer de hígado.

Entre los principales factores de riesgo de enfermedad hepática se incluyen el consumo de alcohol, la obesidad, la diabetes, las infecciones por hepatitis B y C y la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

El café molido se vinculó a mayor protección

El efecto protector máximo se observó en alrededor de 3 a 4 tazas al día

El consumo de café descafeinado también se asoció con reducciones similares en los riesgos de EPC e incluso con una mayor reducción en el riesgo de mortalidad por estas afecciones (un 63% frente al 49%).

Si bien aquellos que optaron por el instantáneo experimentaron, a su vez, efectos positivos sobre la salud, el beneficio más alto se observó en el grupo que bebió café molido, con cafeína o descafeinado. Esto puede deberse a que esta modalidad tiene niveles más altos de kahweol y cafestol, dos antioxidantes que se encuentran en los granos de café y que podrían tener propiedades antiinflamatorias en el organismo.

Entre las limitaciones, como remarcan los investigadores en el estudio, los resultados pueden estar limitados por la "demografía de la cohorte voluntaria de biobancos del Reino Unido, que eran predominantemente blancos y probablemente sobrerrepresentativos de los de grupos socioeconómicos más altos". Como tal, es posible que los hallazgos no se generalicen a poblaciones con una composición étnica y socioeconómica muy diferente.

Otros artículos interesantes:

El consumo diario de café podría estar relacionado con una menor mortalidad, según un estudio

Malas noticias para los amantes del cortado o el latte: poner leche a tu café reduce los beneficios de esta bebida en tu salud

Café y siesta: la fórmula perfecta para rendir más en el trabajo, según la ciencia

Te recomendamos

Y además