Pasar al contenido principal

Bill Gates quiere reinventar el inodoro en países como Ghana

El cofundador de Microsoft, Bill Gates
El cofundador de Microsoft, Bill Gates, habla durante un evento en Washington (EE. UU.) en 2014. Chip Somodevilla/Getty Images
  • Bill Gates quiere reinventar el inodoro para más de 2.000 millones de personas que no tienen acceso a agua potable.
  • Su fundación, la Fundación Bill y Melinda Gates, apoya desde hace años el desarrollo de un inodoro sin agua, llamado "The Nano Membrane Toilet". 
  • Gates espera instalar el inodoro en las zonas urbanas pobres para después escalar el proyecto y llevarlo hasta las zonas rurales.

Bill Gates está entregado en su misión particular para reinventar la forma en que buena parte de la población mundial va al baño.

¿Por qué? Gates asegura que fue su tiempo al frente de Microsoft el que le dio la "cabezonería", la obstinación, de hacerlo, según ha declarado en una entrevista reciente con el psicólogo Steven Pinker en The New York Times.

A través de su fundación, la Fundación Bill y Melinda Gates, Gates financia el desarrollo de inodoros económicos y que no necesiten agua para funcionar: váteres diseñados para las áreas urbanas pobres de países con problemas para el acceso continuo al agua potable y otras infraestructuras de saneamiento como, por ejemplo, las alcantarillas. Según algunas estimaciones, más de 2.400 millones de personas en todo el mundo siguen viviendo en condiciones insalubres, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades que en otros países no serían un problema.

Leer más: Bill Gates revela cómo decide en qué iniciativas filantrópicas invierte su dinero

"Queremos reinventar el inodoro para que no necesite contar con un suministro de agua, para que solo sea un proceso químico, para que incluso las ciudades de India que nunca puedan llegar a gastar mil millones de dólares puedan tener un váter tan bueno como el de los países desarrollados", explica Gates en la entrevista. "Esta es una búsqueda, una misión, de 10 años".

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), el 88% de las muertes por enfermedades diarreicas en todo el mundo pueden atribuirse al agua insalubre, la falta de higiene y el saneamiento inadecuado. Este tipo de enfermedades, además, son la segunda causa de muerte más común en niños menores de cinco años; matan a más niños que el SIDA, el paludismo y el sarampión juntos, según los CDC. 

Lucha contra la diarrea en países del tercer mundo
Más de 2.000 millones de personas no cuentan con acceso a agua potable ni inodoros en el mundo. REUTERS/Shailesh Andrade

A través de la iniciativa de su fundación "Reinvent the Toilet Challenge" (El desafío de reinventar el inodoro), Gates ha donado durante los últimos años millones de dólares a equipos que buscan cómo desarrollar retretes que funcionen sin agua.

Para poder participar en el desafío, el funcionamiento de los inodoros propuestos tiene que costar menos de cinco centavos de dólar al día y no necesitar ni electricidad externa ni agua corriente.

En 2011, el primer año del desafío, Gates otorgó el premio máximo al prototipo de un inodoro autosuficiente y que funcionaba con energía solar diseñado por el Instituto de Tecnología de California (Estados Unidos). El inodoro produce suficiente energía como para poner un marcha un pequeño reactor eléctrico que puede descomponer los desechos humanos y generar hidrógeno a partir de ellos, según se puede leer en el blog de Gates.

Otro de los proyectos finalistas era un inodoro creado por la Universidad de Toronto (Canadá) que quema los desechos con luz ultravioleta. Gates también premió un inodoro desarrollado por una universidad de Reino Unido que transformaba la materia fecal en un "carbón vegetal biológico", que podía utilizarse luego como fertilizante e incluso combustible.

Leer más: Seis predicciones tecnológicas que Bill Gates hizo en 1999 y que se han cumplido

Cada uno de los finalistas recibió una subvención de 400.000 dólares (325.000 euros) de la Fundación Gates para seguir mejorando sus prototipos.

Siete años después de aquella edición, Gates sigue probando más de estos prototipos en las comunidades urbanas pobres de India y África. La fundación de Gates concedió recientemente una subvención de siete millones de dólares a un inodoro desarrollado por dos profesores de la Universidad de Duke (EE. UU.). Gates también concedió una subvención de 3,7 millones de dólares (algo más de tres millones de euros) para la construcción de un nuevo clúster de tecnología sanitaria centrada en la investigación interdisciplinaria sobre inodoros en la misma universidad, informa el portal Inside Philantropy.

En 2012, Gates invirtió 710.000 dólares (580.000 euros) en un inodoro desarrollado en la Universidad de Cranfield (Reino Unido), llamado The Nano Membrane Toilet. Ese inodoro, que recibió otra jugosa donación a finales de 2016, es el que está siendo sometido hoy en día a pruebas de campo en Ghana.

Así es cómo funciona el retrete

Te puede interesar

Lo más popular