Pasar al contenido principal

Las cinco dudas y respuestas que nos deja el 21D en Cataluña

Mariano Rajoy valora los resultados electorales de Cataluña
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa en la que ha valorado los resultados de las elecciones del 21D en Cataluña. Javier Lizón/EFE

Los resultados de las elecciones del 21D en Cataluña, convocadas por el Gobierno central tras la declaración de independencia del pasado 27 de octubre, han vuelto a dejar un parlamento catalán fragmentado y dominado por fuerzas independentistas. Sin embargo, el tablero político se ha movido considerablemente: Ciudadanos ha triunfado y el PP ha sido castigado con dureza. Además, y por sorpresa, el partido que encabeza el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (fugado en Bélgica) ha sido la fuerza independentista más votada: ¿Qué significan estos resultados? ¿Por qué fallaron tanto las encuestas? Los comicios dejan algunas certezas y preguntas sobre qué va a ocurrir ahora en Cataluña.

¿Qué va a ocurrir en Cataluña después del 21D?

Lo primero que debe ocurrir es que se constituya el parlamento de Cataluña, que actualmente está disuelto. Para que esto suceda hay de plazo hasta el 23 de enero y, una vez dado ese paso, comenzará el proceso para elegir a un nuevo presidente. Esta fase se presenta extraordinariamente compleja a tenor de los resultados de las elecciones del jueves, que dieron una clara victoria a Ciudadanos, pero que dejó una mayoría de diputados independentistas.

En caso de que no fuese posible elegir un presidente antes del 7 de abril, sería necesario que se convocasen elecciones de nuevo. En cualquier caso, le correspondería al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hacerlo, puesto que hasta que no se constituya un nuevo gobierno en Cataluña la región sigue estando regida por el gobierno central de Madrid.

¿Por qué han fallado tanto las encuestas?

En realidad la mayoría de encuestas previas al 21D no se equivocaron tanto en el diagnóstico de lo que iba a ocurrir (un ajustado empate entre constitucionalistas e independentistas), pero sí fallaron estrepitosamente en el reparto de los votos. ¿Por qué?

Los siete principales partidos adoptaron, desde la convocatoria de elecciones hace poco menos de dos meses, postura a favor o en contra de la independencia: en el llamado bando "constitucionalista" se encuentran Ciutadans (más conocido como Ciudadanos) y el Partido Popular, además del partido socialista, el PSC. Los dos primeros han competido por mostrarse como defensores de la Constitución española y, finalmente, ha sido Ciudadanos quien ha ganado el pulso, con 37 diputados (doce más que en las elecciones de 2015). El PP ha sido severamente castigado, hasta anotar su peor resultado en democracia en Cataluña, debido a la mala percepción que ha tenido en Cataluña su gestión de la crisis secesionista.

Por otro lado, el PSC intentó adoptar una posición conciliadora con el independentismo, hasta el punto de que su candidato, Miquel Iceta, pidió el indulto para los líderes presos por haber organizado el referéndum ilegal y tuvo que desdecirse después. Sus electores lo castigaron otorgándole solo un diputado más que en 2015, cuando los socialistas esperaban mejorar mucho su marca.

En cuanto al bloque independentista, las encuestas daban por líder a Esquerra Republicana de Catalunya del trío separatista (junto con Junts per Catalunya, el partido del expresidente Carles Puigdemont, y la CUP, el partido de extrema izquierda que forzó la declaración unilateral de independencia el pasado 27 de octubre). Sin embargo, ha sido el partido de Puigdemont el que ha logrado dos diputados más: en total, el independentismo solo ha perdido dos diputados, y ha mantenido a su líder.

El análisis más obvio es que los votantes de un lado y otro, por tanto, han elegido votar al candidato que creían que más posibilidades tenía dentro de su bloque.

¿Va a ser posible formar gobierno?

Para poder elegir presidente es necesario reunir 68 de los 135 diputados que forman el parlamento catalán, y solo el bloque independentista tiene opciones de conseguirlo (entre JxCat, ERC y la CUP suman 70 diputados). Ahora bien, la CUP, que ha perdido más de la mitad de sus diputados (ha pasado de 10 en 2015 a 4 en 2017), es el factor clave para los planes independentistas, puesto que los otros dos partidos mayoritarios necesitan al menos dos de sus diputados para poder elegir presidente.

Carles Riera, el cabeza de lista de la CUP, anunció en la mañana del viernes que hará valer ese poder, previsiblemente para impulsar que se siga con el proceso de independencia por la vía unilateral.

¿Volverá Puigdemont a España?

Es difícil que esto suceda de manera inmediata, porque en la mañana del viernes Carles Puigdemont ha ofrecido, desde Bruselas, diálogo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero "sin condiciones", esto es, con la garantía de que no será detenido (hecho que motivó que se fugase a Bélgica a los tres días de declarar la independencia de la región).

Rajoy le ha contestado con el argumento que lleva defendiendo desde que se iniciara este proceso: que dialogará dentro de la ley. Preguntado en rueda de prensa en la Moncloa si consideraba un varapalo los resultados de su partido en Cataluña ha dicho que no, y ha defendido que los resultados de Ciudadanos apuntan a una victoria del electorado constitucionalista. Por lo tanto, no va a cambiar su postura.

En cualquier caso, Puigdemont era el número 1 de la lista electoral de Junts per Catalunya por la circunscripción de Barcelona, y por tanto deberá encontrar el modo de tomar posesión de su acta de diputado. Para esto, tendría que volver a suelo español.

¿Saldrá de la cárcel Oriol Junqueras?

No de manera inmediata, pero la cuestión se decidirá el próximo 4 de enero. El primer dato relevante es que Junqueras, que lleva en prisión provisional desde el 2 de noviembre por organizar el referéndum de independencia, había solicitado su salida de prisión para la campaña electoral. El juez del Tribunal Supremo denegó la petición por riesgo de reiteración delictiva. Junqueras, que pasará las navidades en la cárcel de Estremera, recurrió el fallo y está a la espera de que se determine su puesta en libertad hasta la celebración del juicio.

No obstante, el viernes siguiente a las elecciones, el 22 de diciembre, el mismo juez que tiene que decidir al respecto imputó a otros cinco líderes políticos catalanes por su participación en el mismo proceso. Una de ellos es Marta Rovira, la número 2 de Junqueras y la cara más visible de Esquerra Republicana de Catalunya en la campaña electoral.

Te puede interesar