Blue Banana, la empresa que apuntaló un negocio millonario a través de Instagram, ya es la primera marca de moda española que lidera la lucha contra las emisiones de carbono

Los fundadores de Blue Banana, Juan Fernández Estrada y Nacho Rivera.
Los fundadores de Blue Banana, Juan Fernández Estrada y Nacho Rivera.

Banana Blue

  • Blue Banana es la primera firma de moda española en negativar sus emisiones de carbono gracias a una alianza con Dcycle, una startup de inteligencia medioambiental.
  • La marca de camisetas y sudaderas —creada por 2 jóvenes con una inversión de 2.000 euros— espera cerrar el año con una facturación de 8 millones de euros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando, en 2016, Blue Banana arrancó su andadura empresarial tenía claro su cometido: conseguir que los cimientos de la industria textil se tambaleasen con las redes sociales como mejor aliado. 

Ahora, en un reflejo de ese carácter innovador, se ha convertido en la primera firma de moda española que negativiza sus emisiones de carbono. Lo hace compensando el doble de las emisiones que generan sus prendas.

Bajo esta premisa, Blue Banana trata de desmarcarse del sector eliminando de la ecuación el impacto negativo de la actividad textil en el medioambiente.

"Hay mucho trabajo por delante. Esto es lo mínimo que podemos hacer", reflexiona Nacho Rivera, cofundador y CEO de la compañía, sobre el impacto de la industria en el planeta.

La moda es responsable del 10% de las emisiones de carbono de la humanidad, según un informe de la ONU. Esto implica más emisiones que los vuelos internacionales y el transporte marítimo juntos.

Para que este proyecto sea una realidad, la compañía española se ha aliado con Dcycle, una startup de inteligencia medioambiental que evalúa el impacto de las empresas y establece medidas para negativizarlo.

De Alohas a PdPaola: 7 empresas de moda online que impulsan la recuperación del sector textil

Gracias a esta colaboración, la marca digital ha conseguido contrarrestar el impacto desde 3 variables: el impacto del CO2 emitido; la eutrofización, es decir, el agua dulce contaminada; y la huella hídrica, o agua dulce utilizada en el proceso de fabricación de las prendas.

Jacobo Umbert, cofundador de Dcycle, explica que esto es solo el principior: "Hemos propuesto otras formas de optimización de los recursos para convertir a la marca en líder en el ámbito de la sostenibilidad en España”.

En esta hoja de ruta, el uso del algodón orgánico frente al convencional ha sido clave. Con esta decisión, Blue Banana ha logrado ahorrar el CO2 que eliminarían hasta 137.615 árboles. 

La nueva colección otoño-invierno, la más grande y variada hasta el momento, ya incorpora todos estos preceptos.

"Somos los primeros en negativizar las emisiones en la industria de la moda en España, pero esperamos no ser los únicos”, apunta Juan Fernández-Estrada, co-CEO de Blue Banana. 

Una aventura empresarial que ya ha vendido 350.000 prendas

Los fundadores de Blue Banana Brand, Juan Fernández Estrada y Nacho Rivera.

Blue Banana tiene claro su lema: Committed to Adventure (Comprometidos con la Aventura, en español). Este concepto engloba una clara intención de ser más sostenible pero también describe el carácter emprendedor de ambos fundadores.

Lejos han quedado los 2.000 euros con los que Juan Fernández-Estrada y Nacho Rivera se lanzaron a crear la firma de moda: ya han vendido 350.000 prendas, casi el mismo número de seguidores que tienen en Instagram, al tiempo que esperan cerrar el año con una plantilla de 45 personas.

Blue Banana ya opera con su web en Francia y Alemania y trabaja en la consolidación en el resto de Europa. 

No obstante, el punto físico nunca ha perdido fuelle. Su estrategia omnicanal arrancó hace casi un año con la apertura de su primera tienda física en Madrid. En septiembre, se estrenaron en Barcelona y Sevilla y Valencia llegarán antes de que acabe el año.

"Estar a pie de calle nos aporta esa fuerza y ese contacto tú a tú con nuestros seguidores, que nos siguen y apoyan allá donde vayamos", explica Fernández-Estrada. 

A pesar del impacto de la pandemia, la empresa cerró el convulso 2020 con una facturación superior a los 4 millones de euros. Este año apunta a 8 millones.

"Aún queda mucho camino por recorrer", dicen sus fundadores 

Otros artículos interesantes:

Massimo Dutti, la enseña de moda formal y punta de lanza en caballero que busca su sitio en el escenario post COVID

La pandemia dibuja una nueva realidad en la moda: fuerte empuje al calzado y estancamiento de ropa masculina

El nuevo tablero de la moda: los gigantes digitales Shein, Asos y Zalando hacen tambalear el imperio debilitado de Inditex y H&M tras el 'zarpazo' de la pandemia

Te recomendamos