Pasar al contenido principal

Aprende a calcular cuánto vale tu tiempo: ahorrarás en tus compras y sabrás si ganas lo que debes

Cuánto vale tu tiempo
Kaylah Otto / Unsplash
  • Conocer cuánto tiempo tienes que trabajar para comprar algo afecta positivamente a los patrones de consumo.
  • Medir los ahorros en tiempo puede hacerte ver que en ocasiones el ahorro no es tal.
  • Si eres autónomo necesitas saber cuánto vale tu tiempo para establecer tus tarifas.

No hay activo más valioso que el tiempo. A diferencia del dinero, que viene y va, el tiempo se pasa y no se puede recuperar. Sin embargo, malgastar tu tiempo es más fácil que malgastar tu dinero y no hablamos de tener que ser productivo o estar ocupado las 24 horas del día. Estamos refiriéndonos a saber cuánto vale tu tiempo, cuál es el precio de una hora de tu vida.

Cuantificar en dinero lo que vale tu tiempo es una herramienta poderosa que te ayudará a tomar mejores decisiones financieras. En el peor de los casos, servirá para que pongas en perspectiva el uso real que haces de tu tiempo y de tu dinero.

Cómo calcular cuánto vale tu tiempo

La fórmula más sencilla para poner precio a tu tiempo es tomar tu salario y dividirlo entre las horas que trabajas. Así, por ejemplo, si ganas 1.500 euros netos al mes y tienes una jornada de 8 horas diarias o 40 horas semanales, cada hora ganarías 8,5 euros netos (si sumamos las retenciones de IRPF y las cotizaciones a la Seguridad Social la cantidad sería mayor).

El problema de esta fórmula es que no tiene en cuenta los gastos discrecionales ni las pérdidas de tiempo discrecionales. En otras palabras, el dinero que destinas a cuestiones laborales como el transporte o la ropa, por ejemplo, o el tiempo que tardas en ir de casa al trabajo. Ese tiempo no está estrictamente remunerado, pero sí que se puede entender que forma parte de tu jornada laboral.

Siguiendo con el ejemplo anterior ¿Qué pasaría si sumamos una hora diaria de trayecto? El precio por hora neto de esos 1.500 euros bajaría ya a 7,5 euros.

Para incluir el impacto fiscal o de otros gastos relacionados con el trabajo tendrías que utilizar ya el sueldo bruto anual y restarle lo que has pagado en la declaración de la renta, lo que has aportado a la Seguridad Social (en los datos fiscales del IRPF que te da Hacienda lo puedes ver) y esos gastos como la ropa, por ejemplo.

A continuación, sólo tienes que dividir la cifra resultante entre el número de horas que has trabajado ese año. La forma más sencilla de calcularlas es tomar como punto de partida 22 días laborales por mes.

Si lo prefieres en clearthinking han desarrollado un calculador que te ayudará a hacer números.

El efecto de calcular el coste de lo que compras en horas de trabajo

¿Cómo puede ayudarte conocer cuánto ganas a la hora? Básicamente puede servir para poner tus compras en contexto, especialmente las que no son básicas e imprescindibles.

Saber que cuántas horas de trabajo te supone esa compra hará que te lo pienses dos veces antes de lanzarte a por ella. Es una forma de engañar a tu cerebro con el dinero.

En primer lugar, porque asocias esa compra a algo negativo, como es el tiempo que debes trabajar para lograrla. En segundo lugar, porque cuando hay un espacio entre el momento inicial de compra y la decisión final, disminuyen las compras por impulso.

Nada como dos ejemplos para entender la utilidad de esta fórmula. Para empezar, imagina que quieres comprarte el Xiami Mi 9, que tiene un precio de 449 euros, mientras que tu salario es de 16.500 euros netos a año y tu jornada laboral de 40 horas semanales.

Para adquirir el terminal tendrás que invertir 57 horas de trabajo o, lo que es lo mismo, casi una semana y media, ya que tu hora de trabajo equivale a 7,8 euros sin tener en cuenta los gastos discrecionales.

El segundo caso no tiene tanto que ver con lo que vale tu hora de trabajo, sino con el precio que das tú a tu tiempo libre. Es una verdadera medida del valor de tu tiempo. ¿Conducirías 10 minutos para ahorrar en gasolina? Seguramente sí, pero dependiendo del ahorro puedes estar valorando tu tiempo libre muy por debajo de lo que piensas.

Para que lo entiendas mejor, si al final ahorras 2 euros de gasolina y has conducido en total 20 minutos, estás valorando tu tiempo a 6 euros la hora sin descontar el precio de la gasolina.

Si eres autónomo, el cálculo de tu precio por hora varía

Saber cuánto vale tu tiempo es crucial si eres autónomo freelance porque eso es precisamente lo que vas a tener que cobrar a tus clientes por tus servicios. Dependiendo del proyecto tendrás que facturar por el total del mismo o podrás cobrar directamente por horas trabajadas.

Si no eres capaz de estimar bien cuánto vale tu tiempo (y tus conocimientos en este caso), puedes terminar perdiendo dinero por tener que dedicar más horas de las que deberías. Además, esta medida también es clave para saber qué precio poner a tu trabajo o a tus productos.

A la hora de hacer el cálculo debes tener en cuenta elementos adicionales como la media de lo que se cobra en el sector. Precios muy bajos pueden ser sospechosos y atraer clientes que no te interesen a la larga. Del mismo modo, un precio demasiado elevado puede sacarte del mercado.

Al calcular lo que cobrar como autónomo tampoco debes olvidarte de los costes que vas a tener. El primero es el material que necesitas para trabajar, desde la conexión a internet hasta el portátil o los programas que necesites. Muchos de estos gastos los podrás deducir al hacer la renta, pero está bien que los tengas en cuenta.

A esto hay que añadir los impuestos (la retención de IRPF para los autónomos es del 15%) y la cuota que pagues a la seguridad social. Estos gastos deberás sumarlos a lo que quieres cobrar antes de dividirlo por el número de horas que quieras trabajar.

Así obtendrás un precio aproximado sobre el mínimo viable que debes pedir por tus servicios.