Cómo vender una startup por más de 100 millones de euros: el caso de Holded, Chartboost y Deporvillage

Panel 'How I sold my startup' ubicado en Banco Sabadell Stage durante MCW 2022.
Panel 'How I sold my startup' ubicado en Banco Sabadell Stage durante MCW 2022.
Cedida

Hay esfuerzo, riesgo y mucho sacrificio para lanzar una empresa. Sin embargo, ¿qué sucede cuando empiezas a crecer, a cumplir tus sueños y se presenta una oportunidad de venta?

Este fue el caso de los protagonistas del panel How I sold my startup, ubicado en el Banco Sabadell Stage y moderado por Yolanda Pérez. En él participaron 3 CEOs para hablar del reciente proceso de venta de sus startups: Chartboost, Deporvillage y Holded.

Las startups Chartboost, Deporvillage y Holded fueron adquiridas en 2021 por entre 120 y 230 millones de euros cada una. Sus tres fundadores, Javi Fondevila, Xavier Pladellorens y María Alegre, protagonizaron uno de los contenidos más interesantes y destacados dentro de la agenda de actividades de Banco Sabadell en el escenario empresarial y de innovación por excelencia del MWC.

VIDEO

La tecnología se cita en Barcelona | Mobile World Congress 2022


Así fue la venta de Holded: más de 120 millones 5 años después de su fundación

Holded fue fundada en 2016 por Javi Fondevila y Bernat Ripoll. La compañía es un Sistema Operativo Empresarial (SOE) para que las pequeñas y medianas empresas puedan gestionar sin problemas todos los aspectos de su compañía desde una única plataforma. 

En febrero de 2021, Holded cerraba una ronda de financiación Serie B por valor de 15 millones de euros. La operación estaba liderada por Elaia, el fondo inversor europeo con sede en Francia que, junto a socios anteriores como Lakestar, Nauta Capital y Seedrocket, confió en el potencial de crecimiento y consolidación la startup en el mercado europeo. 

2021 también fue el año de su venta, una de las más destacadas en España. La compañía Holded cerraba  su venta a la cotizada noruega especializada en software Visma por más de 120 millones. 

La transacción llegó 5 años después de que arrancara la trayectoria de la firma y tras haber levantado más de 26 millones de dólares (22 millones de euros al cambio) de fondos españoles e internacionales.

“No la estábamos vendiendo, pero vinieron a comprarla. Estaban decididos a hacerse con la compañía; no era nuestro plan, ni lo que nuestros inversores esperaban, pero los escuchamos y finalmente vendimos”, explica Fondevila. 

“En ese momento había muchos factores que hacían complicada la situación. Lo fácil hubiera sido decir que no, pero teníamos que escuchar”.  

“Siempre supimos que en algún punto era posible vender la compañía, pero no lo habíamos pensado realmente porque queríamos tener a nuestro ‘hijo’ para siempre”, destaca.

“Como fundador, cuando aceptas que vas a vender tu negocio es muy complicado y muy duro echarse atrás. Si estás en el sitio adecuado y ambas partes quieren llevar a cabo el trato. No hay nada que lo pueda evitar. Es muy fácil parar las conversaciones al principio, cuando aún nadie esta involucrado, pero una vez que avanza, es cada vez más complicado echarse atrás”.

La operación tuvo un precio inicial de unos 120 millones, aunque contemplaba, como es habitual, lo que se conoce como earn out de varias decenas de millones.

Tras la venta, en el accionariado, además de los propios fundadores, se encuentran como socios españoles el fondo de capital riesgo Nauta Capital, uno de los más veteranos del ecosistema, y Seedrocket 4Founders, el ‘brazo inversor’ de la aceleradora Seedrocket, y otros business angels. 

En el lado internacional está el fondo suizo Lakestar, también accionista de otras españolas como Glovo, y el francés Elaia.

“Actualmente mi función y compromiso no ha cambiado a pesar de la venta. Seguimos manteniendo la independencia de la compañía y luchando por cada cliente. Queremos seguir ahí mientras Holded sigue creciendo y consigue hitos".

Una venta de 140 millones de euros: Deporvillage

Xavier Pladellorens es cofundador y CEO de Deporvillage, comercio minorista de deportes en línea especializado en ciclismo, carrera y actividades al aire libre· 

Deporvillage es uno de los operadores de venta de ropa deportiva con mayor crecimiento en los últimos años, tanto en facturación como en presencia internacional.

En el ejercicio 2020 rozó los 120 millones de euros de ingresos, el doble que en el ejercicio anterior y un 60% por encima de los 75 millones que esperaban ingresar.

Ser especialistas online les permitió afrontar la demanda de ropa y equipamiento deportivo generada a raíz del confinamiento de marzo, manteniendo un crecimiento disparado de las ventas durante todo el ejercicio.

En 2021 Iberian Sports Retail Group, la joint venture participada por los grupos JD Sports y Sonae que opera las tiendas de ropa deportiva JD, Sprinter y Sport Zone en España y Portugal, anunció la compra del 80% de la española Deporvillage por 140 millones de euros, operación que dejaba una valoración de la empresa en 175 millones.

A pesar de la venta, el equipo fundador de Deporvillage, Xavier Pladellorens y Ángel Corcuera mantuvieron la gestión de la empresa como responsables ejecutivos y de compras, respectivamente, además de un 20% del capital.

Actualmente, Xavier Pladellorens, apunta que la transacción fue  "un paso muy importante con el que aportar al grupo nuestro conocimiento digital y al mismo tiempo aprovechar las capacidades y oportunidades de pertenecer a un grupo liderado por JD Sports”. 

Conferencia de fundadores que han vendido su startup en el Stage de Banco Sabadell.

“Teníamos conversaciones para vender la compañía a menudo. Estábamos abiertos a tener la conversación, pero no fue nada comparable a lo que habíamos imaginado en el inicio”. 

"Fue un proceso orgánico pero largo, con muchas reuniones y muchos pasos", explica. "Si quieres vender la compañía tienes que compartir información que no compartirías en otras situaciones y esto es peligroso, aunque es el precio que hay que pagar”. 

“Se trata de algo muy personal, creo que aunque te dejes aconsejar esta es una decisión que no se puede delegar, es el CEO y sus fundadores quienes deben tomarla”, concluyó Pladellorens.

Así fue la venta de Chartboost por 230 millones

La startup Chartboost nació de la mano de María Alegre, José Luis Agell, ambos españoles, y Sean Fannan. Ella fue la CEO inicial, convirtiéndose en una de las pocas directivas españolas en Silicon Valley

“Sabía que quería emprender, pero necesitaba aprender, estuve varios años empapándome de todo lo que ocurría en el sector de los videojuegos móviles antes de fundar Chartboost”. 

Chartboost acabó siendo un rotundo éxito. Es una compañía que ayuda a monetizar y convertir en negocio las apps para móviles.

De hecho, 10 años después de su nacimiento, la emprendedora española consiguió vender su startup por 230 millones de euros a Zynga, del sector de los juegos sociales para móvil. 

Recientemente, el pasado mes de enero, Zynga ha sido adquirida por Take-Two Interactive, el gigante estadounidense de los videojuegos con franquicias como Grand Theft Auto o Bioshock. La transacción ha alcanzado los 12.700 millones de dólares (unos 11.000 millones de euros), incluida la deuda.

“El secreto para sacar adelante una startup es mucho trabajo duro y rodearse del mejor equipo”, destacaba durante el panel Alegre. 

“Las ventas no son perfectas, al final son personas las que se involucran en ellas, y tienen sentimientos por sus empresas, por sus proyectos, por sus equipos. Sin duda es un momento difícil para cualquiera, por eso es importante destacar que no solo son números, existe un gran componente emocional”. 

Te recomendamos