El Consejo de Ministros aprueba el anteproyecto de la Ley de Startups: reduce impuestos, eleva las exenciones tributarias a las 'stock options' y crea un régimen tributario especial para "nómadas digitales"

Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa.
Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa.
REUTERS/Susana Vera
  • El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley de Startups, que incluye un tipo reducido del 15% en el impuesto de sociedades y la renta de no residentes durante 4 años.
  • Las startups son definidas por el Gobierno como empresas de menos de 5 años (7 en biotecnología o industria), no cotizadas, innovadoras y que facturen menos de 5 millones de euros anuales.
  • El proyecto también incluye un incremento de la exención de tributación de las stock options, que pasa de 12.000 a 45.000 euros anuales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el texto del anteproyecto de la Ley de Startups o Ley de Fomento del Ecosistema de Empresas Emergentes, un texto largamente esperado y que había sido anunciado en febrero por el presidente Pedro Sánchez, pero que no se ha dado a conocer hasta este mes de julio, con varias modificaciones en cuanto al tratamiento fiscal de las startups, que tendrán que ajustarse a una definición concreta: compañías de menos de 5 años (o 7 se dedican a biotecnología, tecnología e industria) y con una facturación anual menor a los 5 millones de euros.

El anteproyecto, que se ha lanzado a audiencia pública —lo que permite que se aporten observaciones con las que enriquecer el texto definitivo, según apunta EFE—, pretende "mejorar el ecosistema de empresas emergentes, atraer talento" y alinear a España "con los países líderes en emprendimiento tecnológico", según ha señalado la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, tras la reunión de este martes del Consejo de Ministros.

El texto, que ha sido publicado en la tarde de este martes en la web del Ministerio de Economía, define a una startup como una compañía con sede social y el 60% de sus empleados con contrato en España, que sea de nueva creación —no se considera de nueva creación a una empresa cuyo fundador ya haya fundado otra beneficiada por esta ley— o tenga menos de 5 años de actividad o 7 en áreas como biotecnología, energía e industria, que no sea fruto de una escisión de otra compañía, no esté cotizada ni haya distribuido dividendos, con carácter innovador (lo que se demostrará a través de la empresa pública Enisa) y una facturación inferior a 5 millones de euros anuales. Según Calviño, estas características engloban las diferentes definiciones de empresa innovadora y pyme innovadora que recogían otras normas.

Pedro Sánchez anticipa la aprobación "en muy pocas semanas" de la ley de startups con facilidades administrativas, ventajas fiscales e incentivos a la inversión

Las compañías que se ajusten a estos parámetros podrán acogerse a un tipo reducido del impuesto de sociedades y a la renta de no residentes que pasarán del tipo general del 25% al 15% durante los primeros 4 ejercicios en los que su base imponible sea positiva. También dispondrán de un aplazamiento de deudas tributarias, en los dos primeros periodos impositivos en los que la base imponible sea positiva, de 12 meses y 6 de dispensa de garantías.

El proyecto agiliza la constitución de empresas, ya que establece un plazo de inscripción de 5 días desde el siguiente a la presentación, e incluso de un día hábil si se utilizan estatutos tipo; y reduce los aranceles a 40 euros en el Registro Mercantil y 24 en el Registro de la Propiedad. 

La Ley de Startups incluye "medidas favorables a las stock options", las opciones a la compra de acciones que utilizan las empresas emergentes como retribución variable de sus empleados. Entre ellas se permite a las empresas entregar el 20% de su capital como parte de estos planes de retribución en las que se eleva su exención de tributación como rentas del trabajo a estas stock options, de 12.000 a 45.000 euros anuales.

Startups e inversores españoles reclaman mejoras fiscales en las 'stock options' para atraer y retener talento en tiempos de crisis

El anteproyecto incluye, además "un régimen tributario favorable para los nómadas digitales", según ha explicado Calviño, que rebajará los requisitos para el acceso al impuesto de la renta de no residentes, y se crea un visado específico para quienes trabajan en España para una compañía extranjera.

En cuanto a los inversores en startups, la base máxima de la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación pasa de 60.000 a 100.000 euros anuales y el tipo de deducción del 30% al 40% para inversiones en compañías que tengan menos de 5 años de actividad ó 7 en casos de compañías de biotecnología, energía e industria.

Además, el anteproyecto elimina la obligación a las startups de hacer pagos fraccionados de impuestos de sociedades y renta de no residente, y elimina la obligación de obtener un número de identificación fiscal de extranjero para los inversores en startups que sean no residentes, que podrán utilizar su número de identificación fiscal.

El anteproyecto también abre la puerta a la puesta en marcha de otros sandbox regulatorios o espacios de pruebas como el que se ha realizado con el sector financiero, así como favorece la colaboración entre startups y el resto de empresas, la permeabilidad con centros universitarios y de innovación, la compra pública innovadora, y el emprendimiento fuera de los polos urbanos existentes.

"Con este proyecto pretendemos ayudar a una profunda modernización de nuestro modelo productivo gracias al apoyo de las tecnologías digitales para que España se consolide como un hub de referencia en Europa", ha finalizado Calviño.

Una web sobre España como destino de startups y un foro nacional de empresas emergentes

El texto también refleja la creación de un portal web con información en "al menos, español e inglés sobre los centros urbanos de atracción de empresas emergentes y sobre los agentes de financiación de empresas emergentes, aceleradoras e incubadoras que hayan comunicado su actividad al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital para colaborar en su actividad de promoción del ecosistema español de empresas emergentes", en el que también se informarán sobre las condiciones de entrada y residencia en España de emprendedores, inversores y profesionales cualificados.

En la parte final del anteproyecto se recoge la creación de un "Foro nacional de empresas emergentes" un "órgano colegiado interministerial de participación y diálogo con las Administraciones territoriales, la universidades, organismos públicos de investigación y centros tecnológicos, las empresas emergentes y aquellas otras que colaboran con ellas" para "analizar y debatir las políticas públicas de impulso al emprendimiento en investigación y desarrollo y en innovación".

Este foro estará presidido por la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que podrá delegar en la vicepresidenta, que será la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas.

Otros artículos interesantes:

Startups e inversores españoles reclaman mejoras fiscales en las 'stock options' para atraer y retener talento en tiempos de crisis

Pedro Sánchez anticipa la aprobación "en muy pocas semanas" de la ley de startups con facilidades administrativas, ventajas fiscales e incentivos a la inversión

Apetito de innovación financiera: el sandbox recibe 67 proyectos en su primera convocatoria