Pasar al contenido principal

El coronavirus podría cambiar por completo la experiencia de volar: algunas aerolíneas han empezado a eliminar los asientos centrales y los precios de los billetes podrían dispararse

Asientos avión
Asientos de avión desguazados en el Aeropuerto Internacional Ben Gurión, en Lod, Israel. REUTERS/Amir Cohen
  • Algunas aerolíneas están empezando a dejar de utilizar los asientos centrales para aumentar la distancia social y disminuir los contagios.
  • Pero no todas piensan igual: reducir la capacidad de los aviones de esa manera afectaría enormemente a la rentabilidad de estas empresas y podría llevar a que no les interesase operar ciertas rutas.
  • O a tener que subir los precios de los billetes para compensar.
  • Por su parte, los tripulantes de cabina reclaman medidas concretas que eviten los contagios, asegurando que no se está haciendo. "Estamos muy abandonados".
  • Descubre más historias en Business Insider España

Un avión prácticamente vacío. Filas desiertas, todos los pasajeros se distancian lo máximo posible unos de otros, salvo los que viajan juntos. En el reparto de comida, los tripulantes de cabina dejan las bandejas en un asiento intermedio entre ellos y el pasajero. A la salida, el comandante pide que ninguno salga al pasillo hasta que no hayan desembarcado todos los de las filas que les preceden.

Mantener el distanciamiento social todo lo posible no está resultando especialmente difícil en muchos aviones estos días, ya que el pequeño número de viajeros por vuelo lleva a que estos, espontáneamente, se separen todo lo posible –a veces, en vuelos de unas 150 plazas solo 5 se ocupan–, según cuentan fuentes del sector a Business Insider España.

Pero las aerolíneas ya empiezan a prepararse para la progresiva vuelta a la normalidad, en la que posiblemente deban, o prefieran, mantener ciertas distancias entre pasajeros –lo segundo, en caso de que las autoridades no les exijan un comportamiento concreto–.

Por eso, la estadounidense Delta ha anunciado que ha bloqueado todos los asientos centrales en sus aviones "para cumplir con las actuales recomendaciones de salud". La aerolínea también ha asegurado que ha reducido el número de viajeros por vuelo, que está embarcando a los pasajeros más separados y que está "optimizando" el servicio de comida a bordo, aunque no ha concretado de qué manera.

En ese mismo sentido el analista de Citigroup Stephen Trent ha asegurado que podría exigirse que no se utilizase el asiento del medio en aviones con seis filas.

Para él, no ha existido un mejor momento para que las aerolíneas quiten estos asientos que molestan a tantos pasajeros, por no contar con acceso al pasillo y tampoco tener vistas al exterior.

También se ha expresado de manera similar la húngara Wizz Air, que llenará sus aviones dos tercios, como máximo, como este martes ha asegurado su CEO, Jozsef Varadi, en una entrevista con Reuters. 

Medidas similares han tomado algunas aerolíneas americanas, pero no todas piensan igual.

Consultadas por este medio, varias aerolíneas que operan en España han señalado que no se prevé tomar precauciones por el estilo y también han expresado su recelo ante la posibilidad de tener que tomar medidas así obligatoriamente, lo que les llevaría a cuestionarse si es rentable que sus vuelos despeguen.

Leer más: Por qué las aerolíneas tienen tan poco margen operativo... y la crisis actual supone una seria amenaza para su supervivencia 

Por el lado de los analistas, el experto de Renta4 Iván San Félix, que cubre el sector de las aerolíneas, ha incidido ante las preguntas de Business Insider España en que es más recomendable que los pasajeros tengan que demostrar que no están contagiados antes de subir a un vuelo, ya que las aerolíneas sería "muy malo" tener que viajar con parte del avión vacío.

San Félix también ha subrayado que a muchas viajar a menos capacidad quizá no les interese, ya que "tendrían que cobrar muchísimo por los billetes" o el Estado tendría que financiar parte de esos viajes. Asimismo, ha matizado que "la visibilidad" en este momento "es muy baja" y que todo apunta a que la vuelta a la normalidad se llevará a cabo "de forma muy gradual".

Los tripulantes de vuelo reclaman medidas que garanticen su seguridad

La Asociación Española de Tripulantes de Cabina de Pasajeros prácticamente descarta la posibilidad de que los aviones tengan que volar con menos capacidad de la que tienen, o de que las autoridades les fuercen a hacerlo, por la caída en la productividad del avión que esto supondría, pero sí reclaman medidas para garantizar la seguridad del personal de a bordo y también de los pasajeros.

"No se están tomando medidas", es tajante su presidenta, María Teresa Serrano, que remarca que el personal está "muy abandonado" y advierte de la falta de mascarillas y otras prácticas para protegerlo –como llevar EPIs o monos, introducir dispositivos de limpieza especializados contra el virus, pasar con gel antiséptico para que los pasajeros se desinfecten las manos, etcétera.

"Estamos en los estudios justo detrás de los sanitarios en riesgo de contagio, y nos han ignorado, aunque estamos superexpuestos", critica.

Serrano incide en que los vuelos de repatriación sí vienen a España al completo (con 300 pasajeros, por ejemplo), y subraya la cantidad de momentos que pueden propiciar los contagios, desde cada vez que un pasajero abre o cierra el portaequipajes de encima de su asiento a los baños o el reparto de comida: "estamos encerrados en un tubo con 300 personas con las que no podemos mantener la distancia de seguridad y todas estamos tocándolo todo".

Por eso, desde la AETCP piden la creación de un comité en el que las aerolíneas acuerden protocolos a seguir, incluso de la mano del Ministerio de Sanidad, de cara a garantizar "que la gente se sienta segura de venir a España", un país en el que el turismo representa una parte muy importante del PIB y al que la mayor parte de los turistas acceden en avión. "Hay que dar ejemplo de saber hacer", resume.

Y además