Pasar al contenido principal

Antiguos trabajadores de Google y Facebook unen fuerzas para luchar contra la adicción a la tecnología que ayudaron a construir

Adiccion moviles
Getty Images

Lo que empezó como una carrera para monetizar nuestra atención ahora está erosionando los pilares de nuestra sociedad: desde nuestra salud mental a la democracia, desde las relaciones sociales a nuestros hijos. Eso es al menos lo que defiende el Centro para Humanizar la Tecnología, un movimiento creado por algunos pioneros del mundo de la tecnología de Silicon Valley entre los que se encuentran antiguos empleados de Facebook y Google, que han unido fuerzas para desafiar a las grandes compañías ante los supuestos efectos nocivos de las redes sociales y los teléfonos móviles.

"Facebook, Twitter, Instagram y Google han diseñado productos increíbles que han beneficiado enormemente al mundo. Sin embargo, esas compañías también están enfrascadas en una carrera de suma cero por conseguir nuestra atención infinita, que es algo que necesitan para hacer dinero", sostiene este grupo en un manifiesto publicado este fin de semana y divulgado por The New York Times que llega rodeado de las últimas polémicas que han minado la credibilidad de estas plataformas: noticias falsas, injerencias en las elecciones presidenciales a los Estados Unidos o diferentes escándalos en el filtrado de contenidos, algo especialmente sensible en el caso de los menores.

"Forzados continuamente a rendir por encima de sus competidores, utilizan técnicas de persuasión cada vez más elevadas para mantenernos pegados", denuncia este movimiento que señala con el dedo a cuatro plataformas denunciando no solo que no son neutrales, sino que están diseñadas para crear adicción:

  • Snapchat convierte nuestras conversaciones en rayas, redefiniendo cómo nuestros hijos miden la amistad.
  • Instagram glorifica la vida perfecta, erosionando la autoestima.
  • Facebook nos segrega en cámaras de eco, fragmentando nuestras comunidades.
  • YouTube reproduce automáticamente un vídeo tras otro en cuestión de segundos.

La coalición se ha asociado con Common Sense Media, una conocida organización sin ánimo de lucro en Estados Unidos que lleva años trabajando para promover tecnologías y medios de comunicación seguros para los niños y que cuenta entre sus socios a Comcast o DIRECTV. Esta ONG donará 7 millones de dólares a la campaña bautizada como La verdad sobre la tecnología en la que el Centro para Humanizar la Tecnología tratará de informar a estudiantes, padres y maestros del sistema educativo los efectos nocivos (incluyendo la depresión) que pueden causar en una persona las redes sociales e internet en general.

La plataforma va a lanzar además una página web denominada Ledger of Harms que intentará ofrecer información a los profesionales del mundo de la tecnología sobre los pros y contras de los productos que estas grandes plataformas tecnológicas aspiran a crear. El Centro para Humanizar la Tecnología también ha adelantado que va a apoyar dos iniciativas de senadores demócratas: la del senador Edward J. Markey que intenta financiar investigaciones sobre los efectos de la tecnología en la salud de los niños y el proyecto del senador Bob Hertzberg para ilegalizar los bots no identificados.

Leer más: Facebook, Google y YouTube no hacen lo suficiente para proteger a los niños

Toda esta iniciativa se produce en medio de una cascada de noticias y críticas dirigidas a las grandes plataformas tecnológicas por su incapacidad para controlar los contenidos que se publican en la red, incluyendo las interferencias gubernamentales de otros países en las elecciones presidenciales a los Estados Unidos.

Hace solo unos días Mark Zuckerberg reconocía que los usuarios están pasando cada vez menos tiempo en Facebook, pero se mostraba todavía más preocupado porque los usuarios puedan pasar un tiempo "útil" dentro de su plataforma. "Ayudar a las personas a conectar entre ellas es más importante que maximizar el tiempo que pasan en Facebook", explicó el creador de la red social. 

La advertencia de Soros

El magnate estadounidense George Soros iba un paso más allá durante el pasado en el encuentro anual del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza) al llamar a Facebook y Google una "amenaza" para la sociedad y un obstáculo para la innovación.  "[Google y Facebook] hacen ingeniería de forma deliberada para generar adicción a los servicios que ofrecen", denunciaba el multimillonario, que equiparó a estas grandes plataformas de internet con las casas de apuestas por las técnicas para "enganchar a los usuarios".

"Podría llegar a existir una alianza entre los estados autoritarios y estos grandes monopolios repletos de datos que unirían los sistemas emergentes de vigilancia corporativa con el sistema ya desarrollado de vigilancia promovida por el estado", expuso el inversor. "Esto podría traducirse en una red de control totalitario que ni Aldous Huxley ni George Orwell podrían haber imaginado", apuntó Soros. 

La campaña sobre La verdad sobre la tecnología que impulsa el Centro para Humanizar la Tecnología está liderada por algunos pioneros de Silicon Valley como Tristan Harris, (exdiseñador ético de Google), Sandy Parakilas (exgerente de operaciones en Facebook), Lynn Fox (exejecutiva de comunicaciones en Apple y Google), Dave Morin (exejecutivo de Facebook), Justin Rosenstein (creador del botón Me gusta de Facebook), Roger McNamee (uno de los primeros inversores de Facebook) o Renée DiResta (una experta en bots).

"Sabemos lo que miden estas empresas. Sabemos cómo hablan y cómo funcionan", resume Harris en declaraciones que recoge The New York Times. "Para mí esta es una oportunidad para corregir un error", sentencia McNamee.

Te puede interesar