Pasar al contenido principal

Esto es lo que costaría repetir las elecciones generales si Pedro Sánchez no logra la investidura

Pedro Sánchez Congreso
Getty Images
  • Sin contar las subvenciones a partidos políticos, las elecciones generales del 28 de abril contaron con un presupuesto de 138 millones de euros.
  • La repetición electoral de 2016 solo fue 400.000 euros más cara con respecto al presupuesto de las generales de diciembre de 2015.
  • Contando las subvenciones de partidos, la repetición electoral de 2016 salió más barata que la convocatoria original de 2015: 174 millones frente a 185.
  • Sánchez tiene todavía que desbloquear su investidura. Tras celebrarse la primera sesión de la misma, habrá dos meses antes de una nueva convocatoria electoral.
  • Descubre otras historias en Business Insider España.

No solo se puede medir en términos de desgaste político: repetir las elecciones generales en los próximos meses supondría un desembolso de más de 100 millones de euros por parte de las arcas públicas del Estado.

El presupuesto electoral para la convocatoria del pasado 28 de abril ascendió hasta cerca de los 139 millones de euros. Por capítulos, el 42,31% del lote se asignó a los gastos corrientes de las administraciones públicas, y el 40,66% a Correos por el voto postal.

La logística electoral supuso el 10,14% del presupuesto, los sistemas de difusión del escrutinio —aplicaciones para móviles, central de datos— ascendió hasta ocho millones de euros, un 5,69% del presupuesto. Para imprevistos, se reservó un 1,20%.

Leer más: Sánchez explica en qué consiste el gobierno "de cooperación" y exige a PP, Cs y Podemos "responsabilidad de Estado"

En total, el presupuesto ascendió a 138.961.516,72 euros. Fue un 6,3% más que los presupuestos de las generales de 2016, debido al incremento de algunas partidas y, fundamentalmente, del IPC, según publicó Europa Press.

Cuánto costaría una repetición de las elecciones generales ahora

Sin embargo, la diferencia del coste entre las generales del verano de 2016 y las de finales de 2015 —las primeras fueron repetición de las segundas, ya que Mariano Rajoy no consiguió la investidura— fue escasa.

Ambas elecciones costaron más o menos lo mismo: 130,62 millones las de 2016, y 130,24 las de 2015.

En función de estos datos, cabría esperar para una hipotética repetición electoral este mismo año un coste similar, ya que cerca del 83% del presupuesto en el 28-A fueron para las partidas de la administración y de Correos, los presupuestos más fijos.

Hay que tener en cuenta las subvenciones a partidos políticos

Sin embargo, todos estos datos no incluyen el reparto de subvenciones a las organizaciones políticas que se postulan en cada convocatoria de comicios a conseguir representación en el Congreso y el Senado.

De contar con esta partida, las generales de 2015 ascenderían a 185 millones mientras que las de 2016 lo harían hasta 174 millones.

En el caso de las generales, a los 139 millones habría que sumar 21,3 millones —por cada voto al Congreso, cada partido recibe 81 céntimos— más 8,3 millones —por cada voto al Senado, son 32 céntimos que se lleva cada partido—.

Además, y según un acuerdo ministerial que se publicó el pasado mes de marzo en el BOE, por cada escaño en el Congreso y el Senado cada partido recibe más de 21.000 euros. Como se eligieron 350 diputados y 208 senadores, los partidos percibieron 11,8 millones.

Leer más: Por qué Ciudadanos se enfrenta a su mayor crisis desde que llegó a la política nacional, y qué está haciendo el partido para evitarlo

En total, a los 139 millones del presupuesto de las generales de 2019, hay que sumar 41,4 millones en subvenciones a partidos, lo que dispara el coste de las generales de 2019 a 180 millones.

Esta sería una cifra similar en caso de que Pedro Sánchez no consiga desbloquear su investidura. Contando las subvenciones a partidos, la repetición electoral de 2016 fue levemente más barata que las generales de 2015.

Los socialistas no consiguen cerrar el apoyo de Unidas Podemos; Pablo Casado ha mantenido hoy una reunión en la Moncloa en la que ha descartado ceder el poder al PSOE, y Ciudadanos ha vuelto a recordar que tampoco apoyan la investidura.

Un escenario muy similar al que vivió Rajoy tras las generales de diciembre de 2015.

Y además