El curioso origen de algunos de los refranes más populares, desde reproches de un filósofo hasta conversaciones con un rey

Abuelo abriendo la puerta.
SolStock

Getty Images

  • El refranero español es muy rico, y está plagado de orígenes bastante curiosos e inesperados.
  • Desde obras clásicas de la literatura hasta conversaciones de reyes y filósofos, muchas situaciones han inspirado la creación de refranes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El castellano es un idioma muy rico, y al igual que hay muchas maneras de decir una misma sentencia, el uso de los refranes también es algo común que se ha integrado en la forma de hablar de mucha gente, y que permite transmitir un mensaje claro en pocas palabras.

Según la Real Academia Española, un refrán es un "dicho agudo y sentencioso de uso común", aunque también se define como una frase de origen popular repetida tradicionalmente en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza. 

5 refranes de la bolsa que en realidad son mitos de la inversión

Y, lo curioso de los refranes es que tienen orígenes dispares y bastante curiosos, ya que muchos nacen de la manera menos esperada, incluso pueden surgir de una conversación de lo más irrelevante, y a continuación vas a leer el origen de algunos de los muchísimos refranes que existen en castellano. Aunque, en muchos casos, la forma de decirlos se ha ido deformando hasta lo que conocemos hoy.

A enemigo que huye, puente de plata

Este refrán indica que cuando un enemigo decide retirarse, es conveniente darle todas las facilidades para que abandone y deje de causar problemas, dejando a un lado la rabia y los sentimientos, y pensando con la mente fría.

Se atribuye al Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba, que utilizaba esta frase como máxima en sus enfrentamientos militares.

En boca cerrada no entran moscas

En este caso, hay varios mensajes que se pueden sacar de esta expresión, pero básicamente indica que hay veces que es mejor ser cauto y no hablar de un tema del que no se tiene suficiente información.

En este caso, su origen se atribuye a Carlos I de España, aunque el fue el receptor de este aprendizaje, ya que hay testimonios que recogen que en un viaje a Calatayud, un lugareño dijo al rey "Cerrad la boca, majestad, que las moscas de este reino son traviesas".

Más vale tarde que nunca

Quizá uno de los refranes más literales que existen, y que indica que es mejor hacer algo tarde que no llegar a hacerlo, y lo cierto es que puede ser aplicable en muchos ámbitos, desde en el trabajo hasta en la vida personal.

Su origen está en Grecia, concretamente en el filósofo Diógenes de Sinope, también llamado Diógenes el Cínico, por su pertenencia a esta escuela, y pronunció esa frase refiriéndose a su afán de aprender solfeo, a pesar de encontrarse en un estado de vejez.

A buenas horas, mangas verdes

Esta expresión es totalmente irónica, y se suele utilizar cuando se ha producido un evento que se estaba esperando, pero ha llegado cuando no vale para nada. 

El refrán nace en el siglo XV, cuando Isabel la Católica crea la Santa Hermandad, cuyos miembros vestían de verde. Se dice que estos solían llegar al lugar de los hechos cuando los malechores ya se habían ido del lugar, de ahí la expresión irónica.

Ande yo caliente, ríase la gente

Se utiliza en aquellos casos en los que se quiere recalcar que la comodidad propia tiene más valor que la opinión de los demás o que las pautas sociales.

El origen, según el Instituto Cervantes, es desconocido, pero se hace referencia a él en obras como en la Segunda Parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha. Incluso Luís de Góngora escribió un poema así titulado.

De lo que no cuesta, lleno la cesta

La picaresca española ha dado para mucho, y este refrán lo recrimina bien, ya que se refiere a esa actitud que mucha gente presenta cuando puede conseguir algo sin coste o pérdida, ya que algunas personas tratan de abusar de dicha gratuidad.

Su origen se desconoce exactamente, pero Fernán Caballero, pseudónimo de Cecilia Böhl de Faber, recoge una variante del mismo en su colección Refranes y máximas populares recogidos en los pueblos del campo.

Hoy por ti, mañana por mí

Una referencia a la amistad y reciprocidad, que indica que un favor, con otro favor se paga, y que se suele usar en situaciones en las que alguien pretende compensarte con un regalo o con dinero por un favor simple. Indica que quizá en un futuro esa persona sea la que tenga que ayudarte a ti.

Su origen, como la mayoría, es popular, pero viene recogido también en la Segunda Parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha.

Zapatero, a tus zapatos

Este refrán, con un tono que no es precisamente amistoso, básicamente apela a que el interlocutor al que se lo dices se meta en sus asuntos y no en los tuyos.

Su procedencia sería también la antigua Grecia, y se atribuye al pintor Apeles, que, a raíz de un comentario sobre una de sus pinturas, quiso acallar los comentarios del zapatero indicándole que se dedicara a su profesión y dejara al pintor ocuparse de la suya.

Ojos que no ven, corazón que no siente

La ausencia, o el aislamiento respecto a algo puede ser positivo para olvidar algo que se ama, o para superar una desgracia. Uno de los refranes más utilizados en castellano y que esconde un gran número de acepciones.

Se trata de otro refrán recogido en la Segunda Parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, aunque en este caso en su variante "Lo que ojos no ven, corazón no quiebra".

Otros artículos interesantes:

Este es el origen de nombres y expresiones informáticas que te sorprenderán

Un exagente del FBI comparte las expresiones faciales que pueden delatar a un mentiroso: 12 señales irrefutables

Te recomendamos