Pasar al contenido principal

El CEO de Salesforce, Marc Benioff, insta a las empresas a responsabilizarse de los trabajadores desplazados por la automatización

El consejero delegado de Salesforce, Marc Benioff
El consejero delegado de Salesforce, Marc Benioff Business Insider
  • El director ejecutivo de Salesforce, Marc Benioff, advierte que las nuevas tecnologías y la automatización podrían terminar con un tercio de los puestos de trabajo en Estados Unidos y crear un mundo desigual de tan solo ricos y pobres.
  • Benioff cree que los líderes empresariales deben pensar más allá de sus propias cuentas de resultados y asumir la responsabilidad que tienen con las personas desplazadas por la tecnología.

En la próxima década, la automatización tecnológica podría llegar a terminar con hasta un tercio de los puestos de trabajo actuales en Estados Unidos y con hasta 800 millones de empleos en todo el mundo, según un estudio realizado por McKinsey Global Institute.

Para el director ejecutivo de Salesforce, Marc Benioff, eso significa que los líderes empresariales deben despertar, mirar más allá de sus propias empresas y asumir la responsabilidad que puedan tener con las personas desplazadas por la tecnología.

Tecnologías disruptivas como la nanotecnología, la robótica, la computación cuántica, los vehículos autónomos y la inteligencia artificial "están transformando nuestras economías, nuestras sociedades y nuestras vidas diarias", escribe Benioff en un editorial publicado por el diario Wall Street Journal el pasado miércoles 17 de enero.

"Existe, sin embargo, un lado oscuro. Cada vez me preocupa más que, incluso aunque esas tecnologías beneficien de forma increíble a algunas personas, esta ola de cambio deje atrás a cientos de millones de personas en todo el mundo", advierte en su escrito.

No todo es tan desalentador. Este tipo de tecnologías mejorarán la educación, la salud y la vida diaria de quienes tengan acceso a ellas. El problema es que las personas que no lo tengan tampoco recibirán la formación adecuada para los nuevos trabajos disponibles, no tendrán acceso a los últimos avances médicos, etc.. Si no se hace nada al respecto, esto podría crear un mundo aún más desigual, uno dividido entre quienes tienen todo y quienes no tienen nada.

Los líderes empresariales, no los políticos, son quienes pueden realmente actuar

Según Benioff, solo existe un grupo de personas que pueden solucionarlo: "los que tienen", quienes según el CEO de Salesforce son los lideres empresariales, no los políticos.

"Un desafío de esta magnitud y con esta complejidad no puede dejarse en manos de los políticos. Los líderes empresariales tienen una responsabilidad única. La actividad de las empresas no puede limitarse únicamente a conseguir beneficios, sino que debemos asegurarnos de que nuestros productos y nuestra riqueza reduzcan las desigualdades en vez de aumentarlas", advierte.

A Benioff también le gustaría que los máximos responsables de las empresas adquieran un papel activo a fin de que este nuevo mundo basado en la tecnología resuelva los problemas históricos que sufrimos en vez de perpetuarlos.

"No podemos permitir que las nuevas tecnologías perpetúen la discriminación basada en género, raza, religión y orientación sexual", escribe.

Benioff invita a las compañías a "invertir más en educación pública, sobre todo en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas", a que "aborden la realidad del cambio climático".

Justo a tiempo para Davos

Benioff asegura que él lidera con el ejemplo. Salesforce dona millones de dólares a las escuelas públicas de San Francisco. Benioff también supervisa y apoya diferentes iniciativas para equiparar los salarios de mujeres y hombres, algo que en su empresa ya ocurre. La empresa también se opuso con claridad a las leyes estatales en EE. UU. que limitaban los derechos LGBTQ. Benioff también asegura que su empresa, que acaba de construir y trasladarse a un nuevo rascacielos gigantesco en San Francisco, logró "cero emisiones netas de carbono a principios de este año".

Una imagen del encuentro anual del Foro Económico Mundial en Davos en 2017.
REUTERS/Ruben Sprich

Salesforce no es la única empresa que trabaja en alguno o todos estos temas, aunque su compromiso público con la igualdad salarial es más bien único. Oracle, por ejemplo, acaba de abrir un instituto enfocado en la alta tecnología en su propio campus empresarial. IBM está liderando el proyecto para crear programas de formación profesional tecnológicos de seis años. Apple está cada vez más cerca de terminar con sus emisiones de carbono y presiona a su cadena de suministro para que haga lo mismo en 2018. Y un buen grupo de compañías boicotearon al estado de Carolina del Norte (EE. UU.) después de que sus autoridades decidieran prohibir la creación de un baño transgénero; PayPal, por ejemplo, llegó a cancelar sus planes para construir una de sus instalaciones allí. 

Benioff escribe su editorial mientras los líderes de todo el mundo se preparan para viajar al encuentro mundial del Foro Económico Mundial en Davos, el cual se celebra este mes.

Benioff defiende la teoría de las partes interesadas o stakeholders promovida por el Foro Económico Mundial, según la cual las corporaciones deben rendir cuentas a todos los sectores de la sociedad (clientes, trabajadores, vecinos/comunidades y accionistas) y no pensar únicamente en el beneficio de los accionistas. 

El director ejecutivo de Salesforce espera inspirar a otras personas al mostrar que riqueza, éxito empresarial y responsabilidad no tienen por qué ser excluyentes. Benioff tiene una fortuna estimada en 5.000 millones de dólares (unos 4.085 millones de euros) y Salesforce ha sido una de las empresas favoritas de Wall Street en tanto que piensa pasar de una compañía valorada en cerca de 9.000 millones de dólares (unos 7.356 millones de euros) a otra de 60.000 millones de dólares (unos 49.000 millones de euros) en 2034.

Te puede interesar