El metaverso de Decentraland: por qué sus parcelas cada vez se venden más caras y por qué las marcas están levantando allí sus sedes virtuales

Decentraland.

Ariel Davis para Business Insider

El Mundo de Fantasía del Tiempo Infinito es un paisaje pintoresco sacado directamente de un libro de cuentos, con una planta gigante de judías, un lago de cristal resplandeciente y una búsqueda que te lleva por lugares idílicos como el Bosque de las Luciérnagas Danzantes, la Zona Mágica Azul y un imponente castillo medieval en una colina.

Acabo de terminar la misión cuando inmediatamente me encuentro con un gigantesco Darth Vader en 3D que se cierne sobre lo que sólo puede describirse como una versiónen forma de pavo de sí mismo blandiendo un sable de luz mientras mueve su cabeza con casco de un lado a otro y gira en círculos.

Pero después de pasar un tiempo en Decentraland, esta escena ya no me resulta extraña. Apenas me inmuto mientras paso a toda velocidad hacia mi próximo destino.

El mundo de fantasía del tiempo infinito.
Darth Turkey.

Vistas como la de arriba —que mezclan elementos de fantasía y surrealismo con gráficos de dibujos animados— son habituales en Decentraland, una plataforma virtual basada en blockchain que lidera la creciente manada de metaversos que recientemente han conquistado el mundo..

Los mundos virtuales como Decentraland, a los que a menudo se hace referencia en el contexto de la Web3, se anuncian a veces como la próxima iteración de internet por sus economías descentralizadas basadas en criptomonedas. Y, a pesar de que estas plataformas están todavía en sus inicios, expertos como Mark Mahaney, de Evercore, y los analistas de Grayscale, la mayor gestora de criptofondos, predicen que el metaverso supondrá la creación de billones de dólares de valor en los próximos años.

Los primeros inversores han visto ciertamente alguna creación de valor: desde su apertura al público en febrero de 2020, la criptomoneda del juego de Decentraland, MANA, se ha disparado de 0,03 dólares a 5,90 dólares en su punto álgido en noviembre, y se situaba justo por debajo de los 2 dólares a fecha de 25 de abril, aunque recientemente ha bajado hasta los 1,04 dólares.

Los precios escandalosamente altos de las parcelas digitales de Decentraland también han provocado que la plataforma se convierta en el centro de atención. En noviembre, la empresa de inversiones inmobiliarias virtuales Metaverse Group se hizo con una parcela de terreno por la friolera de 2,27 millones de euros.

Pero aunque entendía por qué los terrenos virtuales se vendían por esas cantidades alucinantes desde el punto de vista del valor técnico y la escasez, en la práctica me quedé estupefacta. Para ver a qué se debía todo este revuelo, decidí sumergirme de lleno.

Has llegado al metaverso...

Para jugar en Decentraland, puedes crear una cuenta en el juego simplemente haciendo clic en un botón para permitir el acceso de Decentraland a tu cartera MetaMask. Los usuarios que sólo quieran probarlo también pueden jugar como invitados, pero no podrán disfrutar de la experiencia completa, ya que al conectar un monedero se pueden añadir amigos y recoger tokens no fungibles (NFT), wearables e insignias del protocolo de prueba de asistencia a eventos digitales (POAP).

Me llevaron a una pantalla de personalización de avatares, donde podía elegir entre una variedad de rasgos y características físicas. De la selección, bastante restringida, elegí un atuendo que se acerca más a lo que llevaría en la vida real —además de una diadema de diamantes y oro que me llamó la atención— y ya estoy lista para lanzarme al metamundo.

Personalización del avatar en Decentraland.

... disfruta de tu estancia

Mi avatar cae del cielo en un mar de cuerpos. La música suena mientras una voz incorpórea invita a todos los "novatos" a una fiesta a través del micrófono del juego.

Tal vez debido a la naturaleza descentralizada de Decentraland, las instrucciones y tutoriales del mundo que suelen acompañar a los videojuegos están ausentes. Si a esto le sumamos mi falta de experiencia en juegos y blockchain, me siento como si hubiera caído en lo más profundo del estanque. 

En su lugar, caigo por un portal que me escupe en la Plaza Génesis, situada en el centro exacto del mundo de Decentraland. Un simpático personaje no jugador, o NPC, camarero con un pulpo en la cabeza, me saluda y me ofrece unas cuantas indicaciones rápidas sobre los eventos y el uso del mapa.

Siguiendo sus consejos, un rato después estoy recorriendo el mundo, que tiene unos gráficos muy caprichosos: todo brillante y de neón, como un dibujo animado vivo.

El paisaje de Decentraland parece un dibujo animado.

Estoy admirando el paisaje mientras me encuentro en un terreno aparentemente anodino cuando, de la nada, un zombi rojo me ataca por detrás, haciendo que mi yo de la vida real salte en mi silla. Pero como los NPC de Decentraland carecen de la capacidad de interactuar "físicamente" con los jugadores, el zombi no puede hacerme ningún daño.

Al avanzar, encuentro algunos lugares encantadores, como un enorme estadio de fútbol que me permite dar patadas a un balón, así como algunos lugares aterradores, como una casa de campo en ruinas en el límite literal del mundo que me recibe con "¡Bienvenida al infierno!" en grandes letras rojas. 

Lo que rápidamente se pone de manifiesto es que las 90.000 parcelas de Decentraland, cada una de las cuales mide 2,5 metros por 2,5 metros, ofrecen una gran variedad de escenarios, desde los fantásticos de cuento de hadas hasta los futuristas, pasando por los hiperrealistas y los directamente terroríficos.

También hay 39 distritos principales en el mundo, cada uno de los cuales atiende a un interés específico, como la música en Festival Land, las compras en Fashion Street y el juego en Vegas City. En el juego, hay pequeños carritos que suben y bajan por las carreteras principales, lo que permite un paseo más rápido mientras se contemplan los lugares. Los jugadores también pueden teletransportarse instantáneamente a diferentes lugares utilizando el mapa.

Los terrenos cercanos a estos distritos o a las carreteras principales —que naturalmente tendrán un mayor tráfico de personas— cuestan mucho más que las parcelas en los "suburbios". Y aunque todos los terrenos son propiedad de la comunidad de usuarios, Decentraland sigue manteniendo el control sobre las plazas públicas y algunas parcelas aleatorias, según PeanutButta, un youtuber con seudónimo cuya identidad conoce Business Insider y que trabaja para la plataforma como community manager.

Sin embargo, la oferta finita de tierras, parte integral de la filosofía de Decentraland, y la consiguiente implicación de que no todos los jugadores pueden poseer tierras podría ser desagradable para algunos, especialmente para aquellos que no tuvieron la suerte de comprar una parcela cuando Decentraland se lanzó por primera vez en 2017 y las parcelas se vendían por menos de 20 euros cada una.

A medida que exploro el mundo, no deja de sorprenderme lo impresionantemente detallada y hermosa que es la arquitectura. Existen ciudades enteras, como el país de las maravillas steampunk Barter Town, que eventualmente albergará apartamentos para que los usuarios vivan, y la futurista Neo DCL City, que tiene taxis amarillos voladores.

Vistas de Decentraland.
Decentraland.
Decentraland.

Me quedo boquiabierta cuando salgo de Vegas City y me topo con DCL World, un parque de atracciones interactivo con atracciones como un paseo en taza de té, una montaña rusa con bucles locos y una enorme noria llamada "Mana Eye". Es la primera vez que voy a un parque de atracciones desde que comenzó la pandemia, y me divierto más de lo que espero. Además, no tengo que hacer ninguna cola y tengo todas las atracciones para mí, a diferencia de la vida real.

El paisaje de Decentraland fue también el mayor atractivo para PeanutButta, que descubrió Decentraland por primera vez al invertir en su moneda MANA en enero de 2021. En ese momento, había invertido en algunas otras criptodivisas, incluyendo ethereum, litecoin y chainlink.

"Pero nada me interesaba tanto como Decentraland porque tenía todo un mundo virtual conectado a ella. El arte que podías comprar, la ropa y todo eso", cuenta PeanutButta a Business Insider desde su casa en Tallahassee, Florida. "Eso realmente me atrajo porque había mucha más utilidad en el token fuera del cripto normal".

"Cada vez que corres por el mapa, te encuentras con tantas cosas diferentes que los creadores desarrollaron y juntaron", dice PeanutButta más tarde, mientras su avatar, ataviado con un disfraz de robot rojo y zapatos con alas de neón, nos guiaba a lo largo de un pequeño recorrido. "Así que es realmente, realmente único en su propio aspecto que cada parcela que viajas, vas a encontrarte con algo que alguien pasó incontables horas de tiempo programando, desarrollando, modelando en 3D, lo que sea para poner en Decentraland".

Decentraland.
Decentraland.
Decentraland.

Pero, a pesar de los impresionantes paisajes, el mundo también se siente totalmente vacío y algo desprovisto de vida. Los encuentros con otros avatares son escasos, a no ser que entres en lugares de interés como los casinos, los juegos para ganar dinero o la Plaza Génesis.

Las grandes marcas también se han involucrado en la plataforma, como Samsung y Sotheby's, que el pasado mes de enero inauguró una réplica de su casa de subastas londinense en el distrito de arte Voltaire de Decentraland. En abril, Fidelity Investments lanzó una experiencia de carrera de obstáculos que enseñaba a los usuarios de Decentraland a invertir, como parte de una promoción del nuevo fondo cotizado de la empresa centrado en oportunidades metaversas.

Juegos en abundancia

Pero mi parte favorita del mundo es, con diferencia, la gran cantidad de minijuegos extravagantes con los que puedes tropezar.

En Koko Jones y el Templo de las Bananas Eternas, lanzo cocos a monos malvados mientras recorro una pirámide egipcia de varios pisos en un jeep. Otros minijuegos te permiten recuperar botellas de licor para un espantapájaros alcohólico, pilotar un dragón volador a través de aros en el cielo, cazar dinosaurios en una arena y saltar a través de una extensa carrera de obstáculos de varios niveles para salvar pequeñas bolas de luz.

Algunas misiones son más intensas y requieren mucho más tiempo, como Back to the Past, una aventura ambientada en un futuro lejano tras una invasión alienígena. Como última esperanza de la humanidad, se me envía a una misión para encontrar una máquina del tiempo, lo que implica resolver una serie de puzles como encontrar llaves perdidas, descubrir los códigos de acceso a los edificios y llegar a un búnker subterráneo secreto.

Varios de los muchos minijuegos de Decentraland.
Decentraland.
Decentraland.

Pero a pesar de la adición de estos componentes divertidos e interactivos, la jugabilidad no está exenta de numerosos fallos y limitaciones.

En primer lugar, la falta de instrucciones en la plataforma hace que me lleve mucho tiempo averiguar cosas, como por ejemplo, cómo volver a poner a tu avatar a correr después de que decida aleatoriamente caminar (pulsar shift). Más adelante, me doy cuenta de que algunos minijuegos están pensados para jugarse en primera persona en lugar de en tercera, después de que me caiga continuamente de mi dragón volador.

Los juegos en sí suelen tener fallos y componentes rotos, como cuando no pude recoger un objeto del mundo necesario para completar una misión. Algunos prometen un POAP o NFT al completarlos, pero no siempre los acabas recibiendo.

También hay una evidente falta de capacidades de los personajes no controlados por humanos, lo que sin duda supone una limitación para los villanos de estos juegos. Realmente no pueden tocarte ni hacerte daño, aparte de enviarte unas líneas de texto de advertencia en la parte inferior de la pantalla.

Y de nuevo, quizás debido a la descentralización, no hay un registro central para seguir los minijuegos o las misiones que has completado, que parecen reiniciarse cada vez. Decentraland había introducido una función de registro de misiones en el pasado, pero desde entonces se ha eliminado, junto con algunas de las misiones anunciadas.

La interacción del usuario con la arquitectura virtual también es limitada, ya que los avatares no son capaces de realizar ninguna otra acción aparte de correr o caminar. Como no puedo sentarme en las atracciones, mi personaje camina torpemente en su sitio mientras yo doy vueltas en las tazas de té del parque de atracciones. En Ciudad de las Vegas, hay un montón de juegos de feria, pero todos son de decoración. No puedo evitar pensar que es un desperdicio, especialmente cuando hay tanto potencial.

La jugabilidad en general también puede ser bastante lenta, con tiempos de carga entre parcelas de tierra que se demoran hasta un minuto. Unas cuantas veces, el juego se bloqueó aleatoriamente y me expulsó.

El dinero virtual puede convertirse en dinero real

Los usuarios han conseguido encontrar formas creativas de ganar dinero real con el juego, como Tobías K., de 19 años, un creador de contenidos a tiempo completo que realiza vídeos de YouTube centrados en Decentraland y que anteriormente trabajó como autónomo gestionando algunas de las redes sociales de Decentraland. Conocido dentro de la comunidad por su apodo en línea, Tobik, también crea y vende accesorios NFT como proyecto paralelo.

Tobías ha declarado a Business Insider que la cantidad que gana con las ventas de NFT cada mes ha sido más que suficiente para vivir en su país natal, Argentina, y es más que los salarios comparables que podría estar ganando.

A través del trabajo autónomo, los creadores pueden ofrecer sus servicios de muchas formas. Los autónomos con conocimientos de programación o modelado 3D están muy solicitados para desarrollar NFT o construir propiedades para otros. Los usuarios con inquietudes tecnológicas también pueden crear juegos para ganar, que pueden ofrecer compras adicionales. En estos juegos para ganar, los ganadores pueden ser recompensados con wearables, que luego pueden vender en el mercado secundario.

Así es como PeanutButta consiguió sus zapatos con alas luminosas, ganados por otro jugador en el popular juego Golfcraft, un simulador de minigolf. Según sus propias estimaciones, compró los zapatos por 0,3 éteres, más de 800 euros de la época. Su traje de robot es un objeto raro del juego Wondermine, en el que los jugadores hacen clic en los asteroides que caen para extraer recursos.

El avatar de Tobías junto al NFT que creó para Decentraland.
El avatar de PeanutButta lleva un disfraz de robot y unos zapatos, ambos obtenidos de juegos para ganar dinero.

Los usuarios también pueden organizar o participar en eventos como búsquedas del tesoro, sorteos y concursos de casino gratuitos. Los ganadores de estas competiciones de casino acumulan premios de cripto o NFT de wearables, a veces de varios miles de dólares, según PeanutButta.

Al igual que en la vida real, los propietarios pueden monetizar su propiedad alquilándola a los anunciantes. Las empresas incluso están contratando dentro de Decentraland para puestos de trabajo a tiempo completo, como el puesto de anfitrión interactivo en los casinos.

Por supuesto, también existe la especulación pura y dura: la gente compra terrenos, criptomonedas del juego, entradas para eventos y artículos de vestir de NFT con la intención de venderlos a un precio más alto en el mercado secundario en una fecha posterior.

Pero aunque la inversión es lo que inicialmente atrajo a PeanutButta y Tobías a Decentraland, la comunidad es lo que les ha hecho quedarse.

"Decentraland es abierto", explicaTobías. "Si entiendes el panorama general de Decentraland, no sólo se juega en Decentraland.org".

En el corazón de la comunidad se encuentra la organización autónoma descentralizada, que otorga el control total del juego a los jugadores y permite a los propietarios votar sobre cuestiones como la prohibición de nombres y las propuestas de subvenciones.

La descentralización también es una parte importante de otros elementos, especialmente cuando se compara la libertad de transacción con mundos virtuales similares como Roblox y Fortnite, dice Tobías. En lugar de encargar a una autoridad, como un banco o los desarrolladores del juego, el poder de transferencia de la moneda del juego, las transferencias de dinero en Decentraland se producen directamente entre los jugadores.

Una parte importante de la comunidad de Decentraland son los eventos, que varían en exclusividad y tipo. Durante mis visitas virtuales me meto en unos cuantos, como el Carnaval de Año Nuevo Chino y el Open de Australia, ambos lugares creados especialmente para estos eventos y que ofrecen una gran variedad de minijuegos.

También asisto a un divertido tutorial y recorrido para nuevos jugadores organizado por el club social Last Slice Collective, que me obliga a crear una cuenta de Discord para poder seguir la transmisión en directo. Los eventos atraen a muchos usuarios, y la multitud de avatares ofrece una sensación muy diferente a la de las escenas vacías a las que me enfrentaba antes.

Pero el atractivo de Decentraland para una comunidad global se hace más evidente cuando decido ir de fiesta un viernes por la noche a MetaZoo.

El local, que incluye un muro fotográfico, varios niveles para bailar y luces estroboscópicas de neón, me impresiona por lo mucho que imita a una discoteca real. Los usuarios que me rodean llevan trajes extravagantes mientras bailan al ritmo de la música tecno en la abarrotada pista. El chat está más vivo que nunca, con todo el mundo saludando a sus conocidos, aunque no parece que se produzcan conversaciones en profundidad.

Y a pesar de las barreras de la pantalla del ordenador, casi puedo percibir la energía vivaz y caótica que bulle en el ambiente mientras los avatares bailan sin cesar y cambian de emotes.

El viernes por la noche en MetaZoo.

Después de unos 15 minutos, decido salir porque, sinceramente, no hay mucho que hacer aparte de pulsar botones para hacer bailar a tu avatar. Pero empiezo a comprender el atractivo que tiene la plataforma de Decentraland para los usuarios que desean interactuar más entre sí reuniendo a sus avatares en un entorno singular, en lugar de retransmitir en directo un concierto o un torneo desde distintos dispositivos.

Tobías comenta que en el futuro Decentraland se centrará en la integración de diferentes comunidades a través de un metaverso unificado. Ya ha dado pasos en esa dirección, ya que su compañera de plataforma virtual Cryptovoxels tuiteó en enero de 2021 que planea trabajar con Decentraland y Somnium Space para introducir portales entre mundos.

"La idea no es competir", asegura Tobías. "La idea es interoperar".

Otros artículos interesantes:

¿Quién está entrando en el metaverso? Al parecer, los jugadores de póker han conquistado Decentraland

Decentraland, la ciudad virtual en la que puedes ganar 70 millones de euros vendiendo terrenos que no existen en el mundo real

Un experto en blockchain que quiere unir mundo físico y mundo virtual explica por qué se ha gastado más de 600.000 euros en comprar una parcela en Decentraland

Te recomendamos