Pasar al contenido principal

Nuevas investigaciones revelan cómo los perros son capaces de detectar ataques epilépticos hasta 45 minutos antes de que ocurran

  • Los perros pueden detectar un ataque epiléptico hasta 45 minutos antes de que estos ocurran. No sabíamos cómo hasta que, recientemente, un equipo de investigación francés junto a Medical Mutts consiguió adiestrar a los perros para que fueran capaces detectarlo.
  • Los investigadores han descubierto que los perros son capaces de detectar esos ataques a través del olfato. en algunos casos, la precisión puede ser de un 100%.
  • Esto es posible gracias al increíble poder del sentido olfativo de los perros, capaz de detectar el olor de las moléculas entre un millón.

Esta es la transcripción del vídeo.

Están los chicos buenos, y los buenos chicos como estos perros de aquí. Están buscando un olor que ningún ser humano puede detectar: el olor de un ataque epiléptico. Hace tiempo que sabemos que los perros pueden detectar convulsiones en humanos en algunos casos 45 minutos antes de que ocurran. Esa es una de las razones por las que organizaciones como “Handi’chiens” en Francia ofrecen perros para personas con epilepsia. Y en algunos casos, esto podría salvar vidas.

Podría dar tiempo a las personas a tomar medicamentos que podrían prevenir o reducir la gravedad de una convulsión o trasladarse a un lugar más seguro donde sea menos probable que ocurra una lesión. ¿Increíble? Sí. ¿Pero probado? No, hasta que los investigadores franceses se asociaron con Medical Mutts, una organización con sede en EE.UU que entrena perros de alerta de ataque. Este marcador, creían, era un olor que solo los perros podrían detectar. Así que, en 2018 empezaron un experimento. Primero, se hicieron con docenas de muestras de aliento y sudor con personas con diferentes formas de epilepsia. Algunos de ellos se tomaron durante o inmediatamente después de una convulsión, mientras que otros se recolectaron después de hacer ejercicio o en estado de reposo.

Luego, los repartieron en siete cubos de acero diferentes en una sala. Finalmente, dejaron salir o dejaron entrar a los perros. Uno por uno, Casey, Dodger, Lana, Zoey y Roo entraron en la habitación. Fueron entrenados para pararse y quedarse quietos si creen que detectan el olor de una convulsión. Y si tenían razón, se llevaban un regalo. ¡Buen perro! Para satisfacción de los investigadores, los caninos estuvieron sobresaliente.

Leer más: Descifrar el envejecimiento sería la clave para tratar el cáncer, Alzheimer, diabetes y otras enfermedades

Tres de los perros, Casey, Dodger y Zoey, olfatearon el olor asociado con las convulsiones con una precisión del 100%. Los otros dos cachorros, Lana y Roo, que tuvieron menos tiempo para entrenar no fueron tan precisos, Pero aún así, identificaron correctamente dos tercios de las muestras incautadas en su primer intento. 

Lo que hace que estos resultados sean aún más notables, es que las muestras de olor provenían de diferentes personas y también fueron producidas por diferentes tipos de convulsiones. ¿Y de qué está hecho exactamente este marcador? La cosa es que aún no lo sabemos. Es probable que las convulsiones desencadenen un cambio en la actividad eléctrica del cuerpo, señalan los investigadores. Y esos cambios pueden afectar la composición de las moléculas del olor que emitimos a través del sudor, el aliento y, probablemente, la orina. 

Ahora, si las personas emiten estos olores antes de una convulsión a tiempo para reducir los peores efectos, aún está en duda, y no es algo que los investigadores hayan probado. Pero algunos expertos afirman que la gente emite un grupo específico de sustancias químicas olorosas de 15 a 45 minutos antes de la convulsión, para que los perros lo puedan detectar. Entonces, ¿Qué es lo que hace que los perros huelan como superestrellas?

Es por su increíble nariz. Con hasta 300 millones de receptores olfativos, la nariz de un perro es hasta 100 mil veces más poderosa que la nuestra. Eso significa que pueden detectar unas pocas moléculas aromáticas entre trillones de ellas. Los científicos están tratando de construir narices electrónicas que son igual de poderosas. La idea es que también se pueden utilizar para olfatear otras enfermedades. Pero por ahora, las narices electrónicas no son tan buenas como la de los perros, y, de alguna manera. ¿No es eso algo bueno?

Y además

Lo más popular