Soy un empleado de IKEA de 45 años que viaja a las casas de la gente para ayudarles a montar sus muebles: así es mi trabajo

Gerard Danks lleva más de 4 años trabajando para Ikea.
Gerard Danks lleva más de 4 años trabajando para Ikea.

Gerald Danks

  • Gerard Danks es un trabajador de IKEA de 45 años que vive en Ámsterdam, Países Bajos.
  • Lleva más de 4 años en la empresa sueca y actualmente trabaja en soporte de calidad, haciendo entregas a domicilio y montando muebles para los clientes.
  • Durante la pandemia, Danks no ha parado de trabajar y dice que dedica una media de 6 horas al día repartiendo artículos a los hogares de los clientes en Ámsterdam.
  • Esta es su historia, contada a Meira Gebel.
  • Visita Business Insider España para más historias.

Después de haber trabajado en la industria de los casinos durante años en Reino Unido, comencé a trabajar para IKEA hace 4 años en su almacén de Ámsterdam después de mudarme a los Países Bajos para vivir con mi pareja. Siempre he tenido un trabajo de cara al público porque me encanta la gente. He ocupado muchos puestos desde que comencé en IKEA, pero ahora soy especialista en soporte de calidad a tiempo completo.

IKEA dice que tiene la fórmula perfecta para ayudarte a dormir

El puesto de especialista en soporte de calidad es algo nuevo, yo diría que tiene alrededor de 2 años. Cuando comencé en IKEA, iba cambiando de función y, un día, esta se quedó disponible. A veces siento que está hecho para mí, porque disfruto ayudando a los clientes.

Doy soporte para resolver problemas con los muebles de la compañía en los hogares, lo que a veces incluye ir a verlos en persona para averiguar los problemas que tienen. La mayoría de las veces, el cliente ha leído mal las instrucciones o falta una pieza de su pedido. Otras veces, se trata de problemas como un sofá cama que se hunde, algo que tiene una solución sencilla.

La mayor parte de mi trabajo consiste en montar los muebles para los clientes, evaluar los pedidos y los elementos que faltan y recoger las piezas necesarias para un pedido para la entrega el mismo día

Gerard Danks lleva unos 4 años trabajando en IKEA.

Gerard Danks

Cuando trabajo el turno de mañana, me despierto a las 6 a.m. y me preparo para trabajar. Intento estar fuera de la casa a las 7 a. M. para estar en el almacén a las 9 a. M. Vivo en Almere, que está a 30 minutos en coche del IKEA de Ámsterdam.

Primero me comunico con mi supervisor y veo si hay algo pendiente que deba hacer de inmediato. Luego entro en la oficina administrativa y me conecto al ordenador. Por lo general, hay una cola de tareas de soporte de calidad ordenadas allí para el día.

Miro la lista y veo si hay algún artículo que deba ser recogido del piso del almacén y poner esos pedidos. Por ejemplo, si un cliente pidió una cómoda y faltan uno o 2 cajones, añadiría esos artículos a la línea de selección.

Una vez que tengo mi lista de tareas del día, imprimo una lista y creo una ruta en Google Maps de todas las entregas que necesito hacer. Me aseguro de llamar al cliente para decirle que planeo llevarle su pedido antes de salir del almacén y programar una hora en la que sea mejor para mí pasar.

En un día normal, hago entre 6 y 10 entregas a los hogares de los clientes en Ámsterdam y Almere, lo que significa que paso unas 6 de las 8 horas de mi jornada conduciendo.

Nunca he tenido problemas para montar muebles de IKEA. Me resulta fácil

Danks dice que montar muebles de IKEA siempre ha sido fácil para él.
Danks dice que montar muebles de IKEA siempre ha sido fácil para él.

Gerard Danks

Mucha gente piensa que montar muebles de IKEA es difícil, pero para mí es algo muy natural, probablemente porque jugaba mucho a los Legos cuando era niño. La mayoría de las veces me he dado cuenta de que los clientes no leen correctamente el manual de instrucciones o se saltan algún paso.

Los manuales de IKEA son en gran parte visuales y dibujados, con imágenes y gráficos, por lo que algunos clientes pueden encontrarlos más difíciles de entender.

Cuando voy a casa de un cliente para solucionar algún problema con sus muebles, por lo general tardo 5 minutos en resolverlo, incluso con los muebles que estoy montando por primera vez. Si alguna vez no encuentro la solución, leo el manual detenidamente y, por lo general, la segunda vez lo arreglo.

No he parado de trabajar durante la pandemia

Nuestro almacén permaneció cerrado al público durante aproximadamente 6 semanas, pero seguíamos repartiendo cientos de pedidos online todos los días.

Durante el cierre, no podía entrar en casa de los clientes, por lo que solía dejar los pedidos en las puertas. Como todos estaban en sus casas, había menos tráfico en las carreteras, lo que facilitó mi trabajo.

Dado que IKEA tuvo que cerrar sus tiendas durante el COVID-19, se acumularon en el almacén más de 1.000 pedidos. Incluso en comparación con la ajetreada temporada navideña, la pandemia aumentó mucho nuestra carga de trabajo.

Por lo general, los pedidos de entrega que recibíamos para nuestra tienda eran muebles grandes, como camas que no se podían plegar o cómodas pesadas. Durante el cierre, los pedidos comenzaron a ser mucho más pequeños, por ejemplo velas y artículos de cocina.

Las precauciones de seguridad que tomó IKEA me hicieron sentir seguro y cómodo trabajando allí

Danks dice que utilizan mascarillas en el trabajo y mientras montan muebles en las casas de los clientes.
Danks dice que utilizan mascarillas en el trabajo y mientras montan muebles en las casas de los clientes.

Gerard Danks

Muchos de mis compañeros de trabajo usaban mascarilla antes de que fuera obligatorio. Mantenemos una distancia de 2 metros, y muchas de nuestras rutas más frecuentadas en la tienda se hicieron en un solo sentido para que no nos cruzáramos tanto.

No recuerdo que despidieran a ninguno de mis compañeros de trabajo en mi ubicación. A los que trabajaban en el restaurante o en el mercado sueco se les asignaron nuevas funciones, como recoger pedidos de los estantes.

La parte más extraña de la pandemia fue que los clientes ya no fueran a las tiendas. Solo estaba el personal. Recuerdo una vez en la que el piso del almacén estaba tan vacío, que era casi como si todos estuvieran comiendo al mismo tiempo. Había carritos en los pasillos, casi como si estuvieran abandonados. Parecía que fuera una escena de una película apocalíptica, porque no había nadie más que yo.

Un mes después de que los Países Bajos se cerraran, nuestra tienda volvió a abrir a los clientes

A mediados de junio, volví a realizar montajes a domicilio. Prefiero trabajar en un entorno cercano al cliente, por lo que me alegró mucho que volvieran a abrir las tiendas al público y me sentí seguro sabiendo que había precauciones. Sin ellos el trabajo era muy extraño.

Ahora, cuando hago los montajes en persona, uso mascarilla y me aseguro de tener el espacio que necesito para hacer mi trabajo de manera eficaz. Los clientes a menudo me informan de que tiene un problema con algún artículo y se van y hacen otra cosa mientras me esperan.

Me enorgullece mucho trabajar para IKEA sabiendo que la empresa y sus productos se utilizan y aprecian en todo el mundo

Gerald Danks

Gerard Danks

En todo el mundo se encuentran personas a las que les encanta IKEA y ha sido uno de los lugares más agradables y solidarios en los que he trabajado.

En cuanto al personal, todo el mundo se lleva bien. Los superiores procuran darte apoyo y un empujón suave en la dirección correcta, siempre fortaleciéndote en lugar de tratar de derribarte. Siento que la empresa también ha estado cuidando a sus trabajadores mucho mejor que otras compañías durante la pandemia.

No es el tipo de lugar donde te dirán que no vayas a trabajar mañana si has hecho algo mal. Siempre te piden tu opinión y nunca usan ningún tipo de refuerzo negativo, sino que ofrecen sugerencias sobre cómo realizar mejor las tareas en el futuro.

Me enorgullece decirle a la gente que trabajo para IKEA. Obtengo mucha satisfacción laboral trabajando aquí, interactuando con la gente y sintiendo que tengo compañeros que se preocupan por mí.

Nota del editor: En un correo electrónico que envió a Business Insider, IKEA explicó que es obligatorio que los trabajadores usen mascarilla en la tienda en las áreas de clientes, y se recomienda estrictamente en las zonas solo para compañeros de trabajo. IKEA también añadió que la mayoría de los compañeros de trabajo en la tienda de Ámsterdam usan sus mascarillas voluntariamente todo el tiempo.

LEER TAMBIÉN: 18 inconfesables secretos de IKEA destapados por sus propios empleados

LEER TAMBIÉN: 3 cosas que debes saber de Petra Axdorff, la nueva directora general de Ikea en España

LEER TAMBIÉN: Amazon acaba de lanzar Movian y Alkove, dos nuevas marcas propias de muebles para competir con Ikea

VER AHORA: Fuencisla Clemares, directora general de Google España: “Nuestro reto es seguir trabajando con las empresas y ciudadanos para acelerar la transformación digital en España”