Los diamantes de laboratorio ponen en jaque a la industria: la bajada constante de los precios obliga a la venta de empresas históricas

DIAMANTE

GETTY IMAGES

  • La demanda de diamantes se desvanece ante el aumento de la producción de diamantes de laboratorio y los cambios en el consumidor chino. 
  • Los precios han caído un 5,7% en lo que va de año, y acumulan una caída de más del 30% desde que alcanzaron su máximo en 2022. 

Es extraño, pero el diamante, esa piedra preciosa reservada para ocasiones especiales por su altísimo precio, se puede fabricar en el laboratorio desde hace años. Eso está teniendo un efecto sin precedentes en el mercado, y los expertos dudan cada vez más sobre el futuro de una industria cuyos ingresos dependían de la escasez de la oferta de ese producto. Las grandes empresas del sector todavía están buscando fórmulas para adaptarse a ese elemento tan disruptor. 

Fue hace dos años cuando Pandora, el principal fabricante de joyas del mundo por volumen de ventas, anunció el lanzamiento de su primera colección de diamantes sintéticos. Su objetivo era llegar a todo tipo de clientes con un producto caro, pero asequible. Otra de las marcas que ha dado este paso ha sido De Beers, propiedad de Anglo American, que ha tenido el monopolio casi absoluto de los precios del diamante hasta hace unas décadas. 

Ahora, ese conglomerado quiere deshacerse de De Beers, el líder sudafricano del sector, para seguir con la reestructuración que está llevando a cabo la empresa. Los ingresos de la empresa disminuyeron hasta los 4.300 millones de dólares (3.960 millones de euros), un 35% menos que en 2022, cuando los ingresos alcanzaron los 6.600 millones de dólares (unos 6.075 millones de euros).  

El precio de los diamantes no está en sus mejores días, y las perspectivas de mejora son escasas. Se han juntado varios factores que llevan a esta conclusión: la demanda desde China ha disminuido en favor del oro, la gente se casa cada vez menos, las gemas fabricadas en el laboratorio crecen cada año, y el final de la pandemia llevó a la gente a gastar de nuevo en servicios. 

Los precios han caído un 5,7% en lo que va de año, según el Índice Global de Diamantes en Bruto Ziminsky, y han caído un 30% desde que alcanzaron el máximo histórico en 2022, cuando la pandemia todavía daba sus últimos coletazos en el mundo, la gente empezó a salir de casa y utilizaba sus ahorros para comprar piedras preciosas.

La única solución: frenar la fabricación de los diamantes de laboratorio

Los diamantes de laboratorio son como un misil que va directo a la línea de flotación de la industria. Después de una fuerte demanda en 2021 y 2022, el año 2023 ha supuesto un golpe brutal para este tipo de empresas. 

"Con el aumento de los inventarios de diamantes pulidos y el aumento de la inflación y las tasas de interés, las joyerías minoristas adoptaron un enfoque cauteloso", decían desde De Beers en su nota de resultados de 2023. 

Sin embargo, desde la empresa abren una ventana para la esperanza: la diferenciación a través del precio entre los diamantes de laboratorio y los sacados de la tierra. Los diamantes naturales se mantienen en precios altos, pero los de laboratorio están bajando drásticamente. 

"Creemos que es vital que los consumidores de joyas entiendan que los diamantes de laboratorio son una categoría de productos distinta, ya que no tienen el mismo valor duradero que los diamantes naturales", aseguró Sandrine Conseiller, directora ejecutiva de De Beers Brands. 

La compañía se ha comprometido tanto con esa estrategia de diferenciación que va a dejar caer poco a poco Lightbox, una empresa que creó hace seis años para fabricar diamantes en el laboratorio. Ahora aseguran que están vendiendo las últimas existencias, y que ya no fabricarán más. 

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.