De BMW a Toyota: esto es lo que opinan sobre el Apple Car sus rivales potenciales y los analistas de Wall Street

El CEO de Apple, Tim Cook.
El CEO de Apple, Tim Cook.
Getty

Getty

  • El proyecto de entrada de Apple en el mercado de vehículos eléctricos cada vez va cobrando más cuerpo.
  • Otros fabricantes de automóviles y analistas valoran la entrada de la compañía en este sector y lanzan un aviso sobre su futuro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Apple planea construir un automóvil eléctrico autónomo para 2024 y ha mantenido conversaciones con Hyundai, Kia y Nissan sobre posibles alianzas, según han publicado varios medios de comunicación en los últimos meses.

Esa nueva aventura sobre ruedas podría ser clave para que la compañía alcance una capitalización bursátil de 3 billones de dólares. De hecho, varios analistas han subrayado ya que un hipotético Apple Car podría impulsar las acciones en bolsa de la compañía como ya sucedió con el iPod o el iPhone.

Así lo defiende por ejemplo Jim Suva, analista de Citigroup, en una nota distribuida a sus clientes y que recoge The Street. Harsh Kumar, analista de tecnología en Piper, considera que es el momento adecuado para el lanzamiento de un Apple Car: "La empresa puede ingresar al mercado en un momento de máxima disrupción tecnológica y al mismo tiempo evitar el riesgo de quedarse fuera".

Kumar cree que Apple podría vender 100.000 unidades de su vehículo durante su primer año de existencia

Sería una cifra espectacular: NIO, Li Auto y XPeng —los 3 fabricantes chinos de coches eléctricos más relevantes en la actualidad— no consiguieron vender ese volumen de unidades de forma combinada hasta 2020. Pero Kumar va incluso más allá al considerar que Apple puede vender 1 millón de automóviles en 2030.

Los analistas no se ponen de acuerdo

Las ventas de vehículos nuevos superan los 2,5 billones de dólares anuales en todo el mundo. No obstante, el entusiasmo de muchos analistas por los coches de Apple es moderado. Y quizás tengan buenas razones.

“Si bien el lanzamiento de un Apple Car probablemente produciría un valor adicional para los accionistas, es verdad que los márgenes probablemente serían más bajos que en otros productos, ya que la rentabilidad del sector automotriz en general es mucho menor”, matiza Suva.

Dan Ives, analista de Wedbush, añadía recientemente a Apple a su lista de valores favoritos siguiendo esa idea de disparar su capitalización bursátil en los próximos años, aunque se mueve en esa misma línea de prudencia: “La incursión de Apple en el mercado de vehículos eléctricos implica mucho más que simplemente poner en marcha un hardware sobre ruedas”

5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

"El aspecto regulatorio del negocio automotriz es brutal y lleva años aprobarlo", ahonda Mike Ward, analista de Benchmarg, en unas declaraciones que recoge la revista Barron’s.

Ward asegura que no está centrándose mucho en estos rumores sobre Apple en la industria automotriz. “Es bastante difícil mantener ese silencio en la industria automotriz y hay muchas dificultades: miles de proveedores, aprobaciones [gubernamentales], el tamaño de la fábrica necesaria, etc.”, explica el experto. 

De igual modo, Adam Jonas, analista de Morgan Stanley, tampoco parece estar seguro de que un coche eléctrico Apple esté en camino, aunque sí podría apostar por el coche autónomo. “Eso se podría traducir en que aún faltarían años para que llegase el automóvil de Apple”, expone. 

De BMW a Volkswagen: los principales fabricantes aseguran no tener miedo a un Apple Car

Los potenciales nuevos rivales de Apple han salido al paso para dejar claro que no tienen miedo a la entrada de la tecnológica en el sector. 

El director financiero de BMW confirmaba hace unos días que no le preocupa la posibilidad. “Duermo muy tranquilo”, comentó Nicolas Peter a Bloomberg. Asimismo, el presidente de Toyota, Akio Toyoda, advirtió a Apple al asegurar que su penetración en este segmento puede ser complicada, ya que el negocio de vender automóviles va más allá de únicamente tener la tecnología para producirlos.

“Después de fabricar un vehículo, me gustaría que estuvieran preparados para tratar con los clientes y varios cambios durante unos 40 años”, concretó Toyoda en una conferencia de prensa celebrada por la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón, en declaraciones que recoge Automotive News

De igual modo, el director ejecutivo de Volkswagen, Herbert Diess, indicó que no temía la entrada de Apple en este espectro en una entrevista con el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung. Coincide con sus homólogos en que el sector del automóvil es diferente de la industria de la tecnología, y opina que Apple “no logrará hacerse con él de la noche a la mañana”.

Diess expone que las empresas de tecnología tienen el potencial de dar nueva vida a la industria automotriz y brindar a los clientes una gama más amplia de opciones, aunque su entrada debe ser "justa" para los consumidores.

Los nuevos fabricantes, nacidos ya en plena transición a la electrificación, tampoco tienen miedo. El CEO de Lucid Motors, Peter Rawlinson, dijo recientemente en una entrevista en la CNBC que daba la bienvenida a la entrada de Apple en el negocio y que siempre hay espacio para nuevas entradas en este espacio de los coches eléctricos. 

“En última instancia es una carrera tecnológica. Tesla y Lucid lo reconocen, y creo que eso es lo que diferencia a muchas de las compañías automotrices tradicionales”, argumentó. 

3 cosas que debes entender sobre invertir para ganar dinero en bolsa

La postura del sector no es nada nuevo. Y, de hecho, a lo largo de todos estos años plagados de rumores son muchos los que han dudado de las verdaderas intenciones de Apple. Hace 6 años el que fuera director general de General Motors, Dan Akerson, explicó en una entrevista con Bloomberg que Apple debería mantenerse alejado del negocio de la fabricación de coches y, en cambio, dedicar sus esfuerzos a desarrollar productos electrónicos para automóviles. 

“Creo que alguien está tratando de inflar esta historia”, destacó entonces Akerson antes de añadir que, si fuera accionista de Apple, no estaría muy feliz.

Akerson explicó que la industria automotriz, con sus requisitos regulatorios y de seguridad, es mucho más difícil de lo que la gente cree. “Sería muy sospechoso basándose en la perspectiva a largo plazo de entrar en un negocio de manufactura pesada de bajo margen”, avisó. 

“Para Apple, existe más potencial al asociarse con los fabricantes de automóviles para producir sistemas operativos electrónicos y equipos de entretenimiento para vehículos”, concluyó.
 

Otros artículos interesantes:

Así se ha creado el primer mercado de derivados del aceite de oliva virgen: "Hemos tenido todos los obstáculos habidos y por haber de la Administración"

eToro se suma a la moda de las SPAC para dar el salto a Wall Street con una valoración estimada en unos 8.700 millones de euros

Todo lo que debes saber de la inminente salida a bolsa de Deliveroo: cuánto dinero espera captar y quiénes se harán millonarios con la operación

Te recomendamos

Y además