Pasar al contenido principal

Las empresas de servicios públicos se quedan atrás al implementar el uso de energías renovables

Una turbina eólica al lado de una central de carbón en Alemania
Una turbina eólica al lado de una central de carbón en Alemania Reuters

  • Las empresas vinculadas al suministro de servicios públicos adoptan de forma más lenta las energías renovables, según un estudio publicado en Nature Energy.
  • Sólo el 10% de las más de 3.000 empresas de servicios públicos analizadas en el documento dieron un giro de las energías contaminantes a las limpias entre 2001 y 2018. 
  • A cierre de 2018, las empresas de servicios públicos controlaban solo el 18% de los activos de energía renovable.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las renovables avanzan en el mix energético, sin embargo, las empresas vinculadas al suministro de servicios públicos parece que caminan a un paso más lento en esta dirección. Así lo pone de relieve un estudio publicado en Nature Energy, que pone de relieve que estas compañías todavía dependen en exceso de los combustibles fósiles.

Sólo el 10% de las más de 3.000 empresas de servicios públicos analizadas en el documento dieron un giro de las energías contaminantes a las limpias entre 2001 y 2018. La tasa implica unos 55 gigawatios de energía limpia, principalmente eólica. Mientras, un 14% de las empresas de servicios públicos apostaron por el carbón y el gas natural. 

Leer más: La demanda mundial de petróleo seguirá descendiendo en 2020 y 2021 ante el escaso tirón del sector de la aviación, según la Agencia Internacional de la Energía

Así es que el informe destaca que, a cierre de 2018, las empresas de servicios públicos controlaban solo el 18% de los activos de energía renovable, como parques eólicos o solares, frente al 75% en manos del sector privado y de productores independientes de energía.

Las renovables avanzan pese al poco interés mostrado por las empresas de servicios públicos por hacerse con estos activos. Mientas, el sector privado apuesta por las fuentes renovables aupado por las ayudas de los gobiernos. Así es que en algún momento el sector público tendrá que renovar su producción energética. 
 

Y además