El secreto está en las 'zapas': la espuma viscoelástica de tenis o almohadas puede blindar a los edificios ante accidentes o terremotos

Zapatillas

Nathan Jongerius/Unsplash

  • Desde accidentes automovilísticos hasta terremotos, la solución para edificios más duraderos puede estar justo debajo de nuestros pies.
  • Un investigador del QUT Center for Materials Science demuestra que el mismo tipo de espumas que usamos en zapatillas de deporte, almohadas viscoelásticas y colchones podrían sostener edificios al igual que lo hacen con nuestros cuerpos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Vivimos en una era de materiales avanzados que buscan durabilidad, resistencia, protección, cuidado del medio ambiente o flexibilidad. Uno de ellos es la espuma viscoelástica que salpica objetos tan cotidianos con tus zapatillas de ir a correr, tu colchón o tu almohada.

Ahora, el investigador Tatheer Zahra del QUT Center for Materials Science ha descubierto un nuevo uso para ella: proteger a los edificios de accidentes automovilísticos y terremotos.

El descubrimiento aparece detallado en un artículo publicado en Smart Materials and Structures y ahonda en como la espuma de ácido poliláctico (PLA) podría reemplazar las paredes protectoras que rodean los edificios. Una sola pulgada de espesor podría detener un automóvil que se mueva a 37 mph. 

La espuma de esta índole es un material conocido como auxético, que bajo presión se comporta de manera diferente a los demás: paradójicamente se ensancha a medida que se alarga, lo que implica que puede absorber una energía considerable. 

Los materiales auxéticos son muy interesantes desde el punto de vista de la ingeniería estructural, ya que pueden contraerse o expandirse en múltiples direcciones a la vez, difundiendo esa energía en lugar de romperse, antes de retornar a su forma original. 

"Tras conocer este material único, comencé mi viaje para investigar si podría emplearlo para mejorar el desempeño de estructuras bajo cargas extremas", apunta el ingeniero a Fast Company.

Una de sus propuestas es utilizar delgadas paredes de espuma con intrincadas geometrías de panal para reemplazar las barreras externas de acero y concreto que hoy en día pueblan las ciudades. Aunque no es necesario imprimirlas en 3D, el investigador ha probado un proceso de moldeo por inyección rápido y barato que aceleraría la producción de las estructuras.

“Mi visión es emplear la tecnología en infraestructura resiliente como edificios y puentes capaces de sobrevivir a desastres como terremotos o colisiones”, dice Zahra. Por tanto, su reto es incrustar los materiales de PLA dentro del hormigón y el mortero, sustituyendo al acero.

Aunque en comparación con el acero, la espuma viscoelástica no es tan fuerte, sí que tiene capacidad para absorber energía y conseguir que las obras arquitectónicas puedan combatir la adversidad.

Por el momento se realizan pruebas de menor envergadura antes de probarlo a escala del tamaño de un edificio. Si resulta atractivo y eficaz varios estudios piloto y comerciales podrían revestir las ciudades con estas peculiares barreras protectoras. 

Otros artículos interesantes:

Tus próximas Adidas serán de micelio: así es Mylo, el cuero falso creado con hongos listo para arrasar en el mercado

Esta camiseta de algas negras absorbe dióxido de carbono de la atmósfera, pero cuesta la friolera de 110 dólares

La camiseta que sabe si tienes el corazón contento: convierten prendas normales en monitores cardiacos inteligentes usando fibras de nanotubos de carbono

Te recomendamos

Y además