Pasar al contenido principal

Esta es la última innovación de Inditex para hacer frente a los gigantes del comercio electrónico

Una tienda de Zara, del grupo Inditex.
Getty Images
  • La estrategia de Inditex para mantener su crecimiento pasa por la integración de canales físico y online
  • El sistema de pago automático es la nueva prueba que el gigante de distribución de moda está instalando en sus establecimientos para evitar largas colas a los clientes. 
  • El gigante textil ya no solo compite contra otras grandes cadenas de ropa, también lo hace contra gigantes del comercio electrónico como Amazon.

Inditex saca su lado más tecnológico. El gigante de la distribución de moda apuesta con fuerza por desarrollar varios canales de venta y, la senda en donde confluyen el mundo físico y el online, pasa por llevar  tecnología hasta las tiendas. Así es como el gigante de la moda, además de abrir tiendas online en nuevos mercados, ha llevado las nuevas tecnologías a su día a día, como el sistema de automatizado de recogida de pedidos online o el proyecto piloto que llevó la realidad virtual hasta 120 tiendas de Zara. 

La última innovación introducida en los establecimientos del grupo pretende eliminar las colas del proceso de pago. El grupo gallego ha comenzado a desplegar en sus tiendas un proyecto piloto para implementar el pago automatizado, también conocido como cajas de pago rápido. Se trata del sistema conocido como auto check out en el que, a modo de caja de cobro automática, los clientes pueden realizar la compra sin intermediación alguna del personal de tienda.

Auto check out Inditex
Inditex

De hecho, en la última conference call con los analistas tras la presentación de resultados, el presidente de Inditex, Pablo Isla, incluyó una diapositiva en su presentación con una foto de las cajas de autoservicio. La primera prueba de este dispositivo se realizó en 2015 en la tienda del centro comercial de Marineda City de A Coruña donde el grupo prueba sus innovaciones (también lo hizo con el servicio automático de recogida de pedidos). 

Este sistema más propio hasta la fecha de las cadenas de supermercados que de las tiendas de moda, se configura como una herramienta que permita evitar el abandono de la compra antes de afrontar la cola del cajero. 

El objetivo del grupo gallego, que en su estrategia multicanal ha potenciado la venta online en los últimos años, no es otro que eliminar del proceso de compra esas largas colas que ralentizan la gestión y, en numerosas ocasiones, son responsables de la tasa de abandono de compra de un producto. De esta manera, el cliente se dirigirá a la caja correspondiente, escaneará el mismo el producto y realizará el pago en la máquina, sin intervención humana alguna.

Leer más: Ikea, Leroy Merlin o Mediamarkt: el éxodo del polígono para luchar contra Amazon

Y es que una investigación danesa pone de relieve un cambio en los hábitos de consumo con el advenimiento del mundo digital. Se trata de un paradigma en el que el consumidor busca la gratificación instantánea y la tecnología se articula como aliado para evitar colas y esperas, según recoge The Guardian. El tedio de esperar desaparece y se convierte en algo casi impensable para el nuevo consumidor y las empresas deben buscar la forma de adaptarse a estos nuevos patrones. 

Por el momento, la prueba piloto de Inditex valorará la aceptación del cliente de estos sistemas automatizados. El auto check out ha sido implantado ya en algunos de los establecimientos de sus cadenas, como la tienda que Pull&Bear tiene localizada en la Gran Vía madrileña o la tienda de Zara en el centro Comercial Plaza Río 2 en Madrid. 

Preguntados por los establecimientos en las que están instaladas estas cajas de autoservicio, la empresa no ha detallado  ni cuáles ni cuantas tiendas cuentan ya con el nuevo sistema de pago. Desde la compañía explican que el auto check out  "está pensado para momentos de mayor afluencia de público a la tienda".

El gigante utiliza la omnicanalidad no sólo para tomar ventaja frente a sus competidores en el sector retail sino que, además, con ella pretende,por lo menos, parar los pies a los nuevos gigantes del comercio electrónico. Quizás por ello, Inditex intenta acercarse a fórmulas tecnológicas que ya utilizan las empresas de ecommerce en su salto al mundo físico, como es el pago automatizado, .

Parece que, con este nuevo sistema de pago, Inditex quiere hacer una aproximación tecnológica siguiendo como referencia los pasos del gigante del comercio electrónico, Amazon Go. No hay dependientes, ni colas, ni tampoco se pasa por caja.

El establecimiento de la compañía estadounidense permite comprar, utilizando la cuenta de Amazon y a través de la aplicación. La tecnología del establecimiento reconoce al consumidor y le cobra y lo hace gracias a un código QR asignado a cada usuario que escanea al entrar y un sistema de cámaras y sensores reconoce lo que se ha llevado consigo  y le cobra por ello.

El desafío de las ventas online

El gigante de distribución de moda pone su próximo objetivo en el canal online. Este año, la compañía ha desplegado Zara online para los mercados australianos y de Nueva Zelanda. Aunque, a cierre del primer semestre de 2018, Inditex no ha ofrecido datos del peso del canal online en su facturación, a cierre del ejercicio de 2017 suponía el 10% de las ventas. El grupo anunció su intención de ofrecer la venta online de todas las cadenas en todos los mercados del mundo para 2020. 

En línea con la estrategia de Amazon había seguido hasta la fecha, Inditex también lanzó un servicio automatizado de Click&Collect para las compras online en la cadena estrella Zara. De esta  forma, los clientes pueden recoger sus pedidos al escanear el código QR de la compra o la introducir el número PIN que consta en el ticket electrónico. 

Leer más: 20 cosas que "todavía" no puedes comprar en Amazon España

El sistema Click&Collect de Zara se implantó, por primera vez, en el centro comercial Marineda City de A Coruña. Aunque quizás el ejemplo exponencial de esta tecnología sea la tienda efímera que Zara abrió en el cetro comercial de Westfield en Stratford (Londres) y dedicado únicamente al comercio electrónico. Es decir, una tienda pensada para realizar y recoger pedidos online y tramitar devoluciones. 

En línea con la versión física de Amazon, Inditex lanzó en 2016 el pago con teléfono móvil. Un sistema de pago a través de la aplicación de la cadena correspondiente y de la aplicación del grupo que está implementado ya en el mercado español, francés y británico. La solución, además, permite guardar los tickets de anteriores compras y facilita el proceso de devolución. 

Y para poner el broche final a este año, Zara toma posiciones en la escena digital con el lanzamiento, a finales del 2018, de un sistema para enviar pedidos online desde algunas tiendas, en caso de que el artículo esté agotado en la web. 

Te puede interesar