Pasar al contenido principal

Esta startup española te recompensa cada vez que reciclas o viajas en bicicleta

Liight
Santiago Jiménez, CEO de Liight, a la derecha. Liight
  • Liight es una startup creada por dos jóvenes españoles que recompensa pequeños gestos sostenibles. 
  • La aplicación se ha construido en torno a la inteligencia artificial, los sistemas de ciudades inteligentes y las mecánicas de gamificación. 
  • Santiago Jiménez, CEO de Liight, es uno de los 25 jóvenes seleccionados por Coca-Cola dentro del programa GeneradorES llamados a solucionar los futuros retos a los que se enfrentará España. 

Imagina coger una bici en Madrid y cuando llegues a tu destino haber ganado descuentos para cines, restaurantes y otras compras. Imagina reciclar la basura y ser recompensado. Imagina competir con tus amigos para ver quien es más sostenible.

Así funciona Liight, la startup de dos jóvenes españoles universitarios, Santiago Jiménez y Carlos Rosety. Liight gamifica la sostenibilidad y premia a los usuarios con una moneda virtual, liights, que pueden canjear por descuentos en entradas, restaurantes o diversos premios como carteras o mochilas. 

Liight es una aplicación así que "el usuario solo necesita un móvil", explica Santiago Jiménez, CEO de Liight.  Lo que hace es sacar valor de los datos de los sistemas de smart cities relacionados, entre otros, con el transporte público, el reciclaje, el alumbrado y "a través de esos datos, de otros que nosotros generamos y algoritmos de Inteligencia Artifical" los utilizan para que los gestos sostenibles de los usuarios se traduzcan en liights, dice Jiménez.

Además, las personas que usan Liight pueden participar de diversos retos con amigos o incluso con desconocidos, solos o por equipos, que fomentan las acciones sostenibles. 

Realmente, lo que calcula la recompensa es la "reducción de la huella de C02" que consigues con la actividad concreta, como coger el autobús en vez de el coche, explica el CEO. 

Santiago Jiménez lleva montando proyectos desde el instituto debido una predisposición precoz a plantearse retos. Así es como vendía ropa importada entre sus compañeros o creaba subastas en eBay. Él asegura que no tenía una mentalidad de emprendedor, simplemente le gusta "afrontar un reto y resolverlo". 

Leer más: Esta startup española quiere hacer un mundo más sostenible 'plantando papel' (y quizás sea una buena idea)

La idea de Liight surgió gracias a una startup anterior 

Su primera startup seria llegó cuando fue a la universidad a estudiar arquitectura, carrera que eligió porque consideraba que le daba una formación que le ayudaba a "explotar la creatividad y el diseño y a centrarse en el usuario". Allí se dio cuenta de que había programas de modelado 3D que son muy importantes para los estudiantes de arquitectura, pero no se impartía ninguna asignatura en concreto.

Él y otro compañero se formaron de manera autodidacta y montaron RenderFab para dar clases a los otros alumnos, e incluso llevaron el formato de los cursos a otras universidades.  

"Ahí empece a entrar en el tema del emprendimiento", recuerda Santiago Jiménez, al que le eran ajenos conceptos como "modelos de negocio  o pitch". También fue gracias a RenderFab el que decidiera enfocar su próximo proyecto hacia la sostenibilidad, porque los llamaron "para participar de la construcción de una casa sostenible en París". 

Con ese contacto surgió la idea de Liight, esta vez con Carlos Rosety como socio, y en un principio iba orientada al  consumo energético en el hogar con actividades dirigidas a reducir la factura del agua, la luz o el gas pero "rápidamente nos dimos cuenta de que España no estaba preparada para algo así porque no hay tecnología instalada en las casas" que lo haga posible, explica. 

El futuro de Liight: Expandirse y fomentar la adopción de hábitos sostenibles a largo plazo

Liigh apuntó en otra dirección porque los fundadores se dieron cuenta de que "dentro del mundo smart city hay muchas cosas que se están haciendo", y la desarrollaron hasta convertirla en el proyecto actual.

Sus primeros clientes han sido empresas en cuyo core está muy arraigada la sostenibilidad porque su público está muy alineado con el de Liight, según explica Jiménez. Por eso, si usas Liight, puedes obtener descuentos para Pilatus, que crea fundas para ordenadores de cuero vegano y origen ecológico, o para Lefrik que venden mochilas de plástico reciclado. 

Leer más: Las 10 razones principales por las que fracasan las startups

"La idea es ir creciendo en volumen de usuarios e ir abriéndolo a otros segmentos", afirma el CEO. Están centrados en la Comunidad de Madrid para tener validado el producto, pero a nivel técnico hay "pruebas en Valencia, Bilbao y Sevilla" y Jiménez ve un futuro en el que puedan "exportarlo fuera de España". 

Al final la "pata más importante de Liight es que la reducción de emisiones sea real, que la gente coja hábitos sostenibles y que se cree un efecto en cadena", asegura el CEO. 

Actualmente, Santiago Jiménez participa del proyecto GeneradorEs como uno de los 25 jóvenes elegidos por Coca-Cola para solucionar los futuros retos de España.  

Te puede interesar

Lo más popular