Pasar al contenido principal

Fíjate en el etiquetado de tu botella de champán: solo se puede llamar así si ha sido cosechado y producido en la región francesa de Champagne

  • El champán solo es champán de verdad si se ha producido en la región de Champagne, en el norte de Francia. 
  • Todos los demás vinos espumosos elaborados fuera de esta región, incluso los de las regiones vecinas (incluidas las de Francia), deben ser etiquetados de forma diferente.
  • El precio del champán suele ser el doble que el de otros vinos espumosos, como el vino blanco o el cava. Una botella de una calidad notable puede costar entre 50 y 300€, y las botellas con etiquetado añejo pueden venderse por miles de euros. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

El champán es sinónimo de riqueza y de lujo. A menudo, cuesta el doble del precio de otros vinos espumosos, como el vino blanco italiano o el cava. Una botella de calidad decente puede costar entre 50$ y 300$, y las cosechas a menudo pueden llegar a venderse por miles.

Entonces, ¿qué hace que el champán sea tan caro?

El champán se utiliza a menudo como un término genérico para el vino espumoso. Pero, de hecho, el champán solo es el verdadero champán si se hace aquí, en Champagne. A unos 150 kilómetros al este de París, esta región tan protegida de Francia alberga a los más prestigiosos y caros vendedores y bodegas de champán del mundo, como Moët & Chandon y Perrier-Jouët. Todos los demás vinos espumosos elaborados fuera de esta región, incluso los de las regiones vecinas de Francia, deben ser etiquetados de forma diferente. 

Lo que significa que, en esta área relativamente pequeña, poco más del doble del tamaño de San Francisco, se produce todo el stock mundial de verdadero champán. Eso son más de 300 millones de botellas cada año, con ingreso anual de más de 5.000 millones de dólares. Las ventas de champán han crecido exponencialmente desde la década de 1950, pero su crecimiento futuro depende de la protección del clima único de la región. Las condiciones variables del norte de Francia son el primer factor de que los precios sean elevados. Con una temperatura media de 50º Fahrenheit, este lugar es más fresco que las otras regiones vinícolas de Francia, lo que da a las uvas la acidez adecuada para la producción de vinos espumosos. Sin embargo, un frente climático continental que a menudo se convela hace que el proceso de elaboración del vino sea más difícil que el de otros ecosistemas más fiables.

Fabrice Rosset: Lo que distingue a Champagne como un lugar único es, principalmente, una cuestión de su geografía, así como de las condiciones climáticas. Obviamente, también se trata del proceso de producción, que ha sido moldeado y mejorado con el paso del tiempo, estamos hablando de más de dos siglos. Las uvas son cosechadas en el punto más alto de su madurez, ese es un factor muy importante, y luego el proceso de fermentación alcohólica te dará un vino blanco o cualquier otra variedad de vino blanco.

Narrador: Durante la cosecha, 120.000 trabajadores descienden hasta Champagne para recoger uvas de 84.000 acres de viñedos.

Leer más: Los 10 alimentos más importantes que debes cenar para dormir bien

Aurèlien Laherte: Se cosecha a mano, porque las máquinas están prohibidas por ley. Es importante seleccionar solo las mejores uvas, especialmente por la heterogeneidad de cada parcela y de cada cepa. Es un signo de calidad muy importante. Estar en la colina es muy bueno para su exposición, el sol siempre da en las viñas, todo el día. Cuando llueve, el agua nunca se detiene, llega hasta el fondo. Aquí es donde, históricamente, tenemos la mejor configuración del suelo. En Champagne es arcilla y tiza, esta es la mejor calidad que hay cuando hablamos del suelo. 


Narrador: El auténtico champán se produce a través del método “champenoise”, donde el vino pasa por una primera fermentación en tinas de roble o de acero inoxidables y por una segunda fermentación dentro de la botella. Este método está controlado y restringido dentro de la Unión Europea, por lo que los vinos de fuera de la región de Champagne no pueden describirse como Champagne. Sin embargo, los vinos de todo el mundo que se producen exactamente de la misma manera, en su lugar se etiquetan como vino espumoso, a pesar de ser producidos a través del método tradicional. 

Algunos productores de vino de países de fuera de la UE ignoran por completo las leyes europeas de etiquetado y siguen produciendo vino espumoso con el nombre de Champagne. Estas imitaciones son constantemente denunciadas por el Comité Champagne, que trabaja con más de 80 abogados en todo el mundo para proteger la auténtica marca Champagne. Al final, a pesar de las similitudes en la producción y posiblemente en su sabor, solo el verdadero champán viene con la historia y el prestigio de la región.

La producción del champán se remonta al siglo III, cuando los romanos plantaron por primera vez viñedos en el noreste de Francia. A mediados del siglo XVII, con el desarrollo de la fermentación en botella, el champán se convirtió oficialmente en una bebida sagrada cuando se servía en las cortes del rey durante la llegada de Luis XIV. Sin embargo, el gas de dióxido de carbono que se acumulaba en el interior de estas primeras botellas, a menudo hacía que explotaran las bodegas. Por lo tanto, se esforzaron en liberar al vino de sus burbujas. 

Pero, para el siglo XIX, la versión espumosa del champán había crecido en popularidad, especialmente entre los ricos y la realeza. A medida que las grandes casas de champán optimizaban la producción masiva de champán espumoso con el desarrollo de vidrios y corchos más gruesos, se fue formando la moderna industria del champán.

Leer más: Los 20 mejores destinos para ir de luna de miel según los expertos

Sorprendentemente, a pesar de que la región se convirtió en un campo de batalla clave durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, parte de la producción de champán continuó.  Se estima que al final de la Gran Guerra, alrededor del 40% de los viñedos de Champagne habían sido destruidos. Por la reducción de la producción, las botellas fabricadas durante cualquiera de las dos guerras alcanzan precios muy altos.  En 2015, Sotheby’s subastó una visita a la bodega Krug y una degustación de su cosecha de 1915 por 116.000 dólares.

La afición al champán de lujo, la riqueza y la exclusividad han mantenido los precios altos, y está en coronación de reyes y en la inauguración de grandes barcos. Hasta Jay-Z ha entrado en el negocio. En 2014, se convirtió en copropietario de Armand de Brignac, también conocido como Ace of Spades, una marca de champán dirigida por la familia Cattier. En septiembre de 2019, lanzaron su vino más raro y costoso hasta la fecha, compuesto por tres cosechas: 2009, 2010 y 2012. El vino se dejó envejecer durante seis años hasta que las botellas, solo 3.535 de ellas, fueron puestas a la venta con un precio de 1.000 dólares por botella. 

Pero, ¿qué pasará en el futuro? Champagne se convirtió en la primera región vinícola del mundo en examinar su huella de carbono e implementar un plan de carbono, como resultado de las preocupantes previsiones. El calentamiento global ha provocado un aumento de la temperatura en la región de 1,2 grados centígrados en los último 30 años, y las fechas de la vendimia se han adelantado 15 días. Dado que las perfectas condiciones climáticas del champán están cambiando y que los objetivos climáticos de los acuerdos de París no se corresponden con el calentamiento global, el futuro de la producción de vino en esta región histórica podría estar en peligro. 

Y además