El RGPD redujo el número de apps en Android y afectó a la capacidad de elección de los consumidores, según un estudio

Aplicaciones móviles en donde destaca WhatsApp

Getty

El Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea se aprobó en 2016 y entró en vigor en 2018, hace ya 4 años. Todavía hoy se siguen publicando artículos académicos que ahondan en sus posibles efectos sobre la economía digital.

Un nuevo estudio firmado por economistas de la ZEW Mannheim de Alemania, la Universidad de Zúrich de Suiza, la Universidad de East Anglia de Reino Unido, y la de Minessota en EEUU, pone cifras a la posible afección que el RGPD pudo tener en las plataformas de venta y descarga de aplicaciones para dispositivos móviles como la Google Play Store.

The Register se hace eco de este estudio, y, sin embargo, también recoge declaraciones de varios expertos que lo ponen en cuarentena: correlación no implica causalidad.

El documento en sí, que puedes consultar aquí, hace un repaso histórico sobre la cantidad de apps "observadas" en plataformas como la principal tienda de aplicaciones de Android, Google Play Store, o las observadas por terceros como AppBrain, una startup fundada por extrabajadores de la multinacional del buscador que respaldan y apoyan a desarrolladores.

"Al comienzo de nuestro período de muestra, en julio de 2016, nuestros datos sumaban 2,1 millones de apps en la Google Play Store, mientras que AppBrain reportaba 2,2 millones. El número de apps en la Play Store en la muestra crece hasta los 2,8 millones en el cuarto trimestre de 2017, y después cae en cerca de un millón, hasta en un 32%, para finales de 2018".

El director del Supervisor Europeo de Protección de Datos confía en que 2022 será un año clave para mejorar el RGPD y lograr "una aplicación más efectiva en el mundo digital"

Las conclusiones del artículo son que la entrada en vigor del Reglamento afectaron el ecosistema de apps de Android. Pero no todos los expertos que son consultados por The Register se animan a compartir una conclusión como esa a raíz del objeto de estudio.

De momento el artículo está circulando por conferencias de economistas y está siendo recibido con interés. Pero investigadores independientes en la materia, como Lukasz Olejnik, explican por correo a The Register que los autores parecen ignorar que antes de la entrada en vigor del RGPD, en la Unión Europea ya existían leyes nacionales en materia de protección de datos.

"Por ejemplo, cuando leo en este artículo: 'Bajo el RGPD, los desarrolladores deben obtener el consentimiento de los usuarios para procesar sus datos...'. No sé si será de ayuda, pero creo que esta frase ya era así antes de la entrada en vigor del Reglamento", destaca.

También interviene en el artículo Max Schrems, activista austríaco en defensa de la privacidad. Su opinión es relevante en tanto que no es un mero activista más: es el presidente honorífico de la asociación 'No es tu asunto' (None of Your Business), Noyb, y el recurrente de los dos últimos acuerdos transatlánticos que permitían el flujo de datos de Europa a EEUU.

Hasta en dos ocasiones el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se ha pronunciado (en dos sentencias que se conocen como Schrems y Schrems-II, esta última de julio de 2020).

Las sanciones por vulnerar el RGPD en toda Europa superaron los 1.100 millones de euros en 2021, hasta siete veces más que el año anterior

Schrems reconoce que no puede hablar con conocimiento de causa del presente artículo, en tanto que no lo ha podido leer con detenimiento, pero sí reconoce haber visto en los últimos tiempos un aumento de las voces críticas con el Reglamento General de Protección de Datos.

"Si el RGPD fuese la hecatombe, estaríamos viendo miles de apps y páginas web que no estarían disponibles en la Unión Europea pero sí en EEUU", destaca. "Esta es, en realidad, una tendencia, pero solo en casos muy concretos, como algunas páginas de noticias estadounidenses que básicamente no tienen audiencia en Europa y, por lo tanto, no les interesa lidiar con el RGPD".

El experto también incide en que hay muchos factores interviniendo sobre el número de apps disponibles en la plataforma. "Puede que algunas grandes apps hayan desaparecido, aunque no estoy seguro de que nadie las eche de menos. Creo que la gente ahora demanda más apps limpias y de calidad que no hagan cosas terribles con sus datos".

Por su parte, uno de los coautores del artículo, Michael Kummer, investigador en la Universidad de East Anglia en Reino Unido, asegura por teléfono a The Register que sus colegas y él reconocen "el potencial valor" que tiene regular "la privacidad y los datos de los usuarios en la esfera digital", aunque considera que el RGPD ha supuesto "un alto coste en innovación para el mercado de las app".

Otros artículos interesantes:

"Sus procedimientos fallan y no funcionan": uno de los principales reguladores europeos de protección de datos urge a renovar el RGPD

De 3 a 32 millones: Protección de Datos multa un 1.000% más y convierte a España en el sexto país europeo en sanciones por vulnerar el RGPD

Las regulaciones tecnológicas que prepara Europa para 2023 nacerán obsoletas si se repiten estos errores del RGPD, advierten los expertos

Te recomendamos