La ciencia en España se enfrenta a falta de fondos públicos, precariedad y fuga de talentos: qué está fallando, según 3 expertos en robótica, ciencia de datos e ingeniería espacial

Protestas en Madrid contra la precariedad laboral, por parte de los sanitarios, el 10 de marzo de 2021.
Protestas en Madrid contra la precariedad laboral, por parte de los sanitarios, el 10 de marzo de 2021.

Reuters

  • La ciencia en España hace frente, en la actualidad, a algunos problemas derivados de la escasa financiación pública, así como el poco atractivo de los salarios para los jóvenes investigadores, lo que provoca la pérdida de estos "cerebros".
  • Para comprender mejor las necesidades, Business Insider España ha hablado con José María Ortega Hernández, de Green Moon Project; Carlos Picazo, de MIOTI, y Aníbal Ollero, de AERIAL-CORE, quienes han detallado los problemas de la ciencia en España y algunas posibles soluciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace relativamente poco, Pedro Duque, ministro de Ciencia e Innovación, ofreció algunas claves del ya conocido Pacto por la ciencia y la innovación, que muestra la voluntad del gobierno de España por fortalecer la colaboración público-privada, en un contexto no muy favorable para la investigación.

Business Insider España ha tenido la oportunidad de preguntar a diferentes personalidades del mundo STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) qué hace falta para que la ciencia y la innovación en España despeguen de manera correcta.

Según ha explicado José María Ortega Hernández, responsable de Green Moon Project, pionero en cultivos en la Luna, "no se va a ningún lado con el trato que se le está dando hoy por hoy a los científicos". "No va a triunfar el que más ingleses traiga a las playas de Málaga, sino el que sea capaz de inventar, ingeniar, crear propiedad intelectual, ciencia y venderla", ha añadido.

Prototipo de invernadero lunar desarrollado por Green Moon Project.

Así, la realidad investigadora en España arroja cifras no muy esperanzadoras. "La media europea en inversión en I+D se sitúa en el 2,12% de PIB, cerca del 3% en los países más desarrollados. Sin embargo, España destinó en 2020 solo un 1,24% y fue de los pocos países europeos que, tras la crisis de 2009, redujo su inversión en I+D, un nivel de inversión que aún no ha recuperado", ha señalado Carlos Picazo, profesor y fundador de MIOTI, compañía de formación en big data e IoT.

Además, el especialista en ciencia de datos ha resaltado la importancia de que el Estado invierta en I+D. "Nadie esperaba que España contribuyera de forma significativa en el desarrollo de soluciones durante la pandemia, por no nombrar en la carrera en la fabricación de la vacuna; podemos decir en lenguaje coloquial, que 'se nos puso la cara roja'", ha apostillado.

13 españolas que están aportando soluciones contra la pandemia del coronavirus

Un punto en el que Aníbal Ollero, líder del proyecto español de robótica AERIAL-CORE, ha coincidido, ya que, según ha explicado, los investigadores españoles han de competir con sus homólogos europeos, "que cuentan con financiación local de sus países", un hecho que se suma a las enormes trabas burocráticas de la Administración Pública española. 

"Hace años, solamente dedicábamos un 10% a este apartado; ahora mismo, más del 30% de nuestro tiempo tenemos que dedicarlo a la burocracia", ha detallado el experto en robótica.

Aun así, la falta de financiación y la burocracia no son los únicos problemas que tiene la ciencia en España. La fuga de talentos también es una de las cuestiones que el Estado ha de solucionar.

La fuga de talentos, consecuencia de los bajos salarios

En 2019, el Gobierno español publicó el Plan de retorno a España, con el que se pretendía encabezar el regreso de los "cerebros" que habían emigrado durante la crisis económica de 2008. De los 200 participantes, solo el 30% ha vuelto a España.

En este sentido, una de las causas por las que España no puede competir en materia científica son los salarios de los investigadores, poco competitivos en el ámbito europeo.

"Hay que cuidar mucho a los científicos con contratos estables, con sueldos competentes y con unas condiciones laborales que les permitan encauzar su vida, porque realmente a día de hoy, por lo que se escucha, no motiva ser científico en España", ha criticado Ortega.

Por ello, el mejoramiento de los contratos investigadores podría ser una solución para atraer al conocimiento científico y situar la ciencia española en el nivel que merece. Por ello, es importante asegurar la continuidad de las tesis.

Aerial coworking drones

"Al finalizar su tesis, las personas que se han formado, que han conseguido un nivel relativamente elevado, difícilmente encuentran trabajo en España y, normalmente, se van al sitio que les paga más", ha asegurado Ollero.

Aun así, existen carreras investigadoras en las cuales no se da esta fuga de talentos, como es el campo de la ciencia de datos. En esta "no es necesaria una gran infraestructura; con mentes pensantes, bases de datos y buenas comunicaciones, es suficiente", tal y como ha asegurado Picazo.

En resumen, los jóvenes investigadores han de hacer frente a un tipo de exilio científico, con el cual la inversión destinada a su formación se pierde en proyectos europeos, en detrimento de la ciencia en España. Entonces, ¿qué pueden hacer los jóvenes investigadores en este sentido?

Los consejos de los investigadores para la juventud

La tecnología y los avances científicos han provocado que las carreras investigadoras cambien, con mayor facilidad en campos donde la presencia física no sea especialmente importante.

Es el caso de los científicos de datos, una profesión en crecimiento en el propio mercado laboral. "El data scientist debe buscar la aplicabilidad y atacar problemas concretos, así como visualizar todos los datos posibles, para después converger en los más relevantes que afecten directamente a la actividad del negocio", ha explicado Picazo, quien ha asegurado que "allá donde exista un dato, hay una posibilidad de aprendizaje".

Carlos Picazo, profesor y fundador de MIOTI.

Más allá del interés de la ciencia de datos para el mercado laboral, aparecen otras carreras como la ingeniería. En este terreno, Ortega ha querido destacar la importancia de "ser multidisciplinar", sin dejar un lado las matemáticas, las artes, los idiomas, etc. "Al final, hay que entender que todos somos uno".

Además, en las carreras investigadoras adquiere especial relevancia el apartado práctico, para probar que la teoría se puede aplicar a la realidad, de manera pragmática. "En carreras relacionadas con la robótica, lo primero, es adquirir una base; lo segundo, hacer trabajos prácticos que ayuden al joven investigador a que vea sus resultados", ha resaltado Ollero.

Para ello, los jóvenes pueden contactar con grupos de investigación de organismos públicos o compañías, "que les permitan experimentar y desarrollar sus ideas, con el equipamiento adecuado".

Finalmente, lo que queda claro es que la carrera científica e investigadora en España se enfrenta a problemas que el Estado ha de solucionar, como la escasa financiación, la burocracia y la fuga de talentos. Solo así España tendrá el puesto que sus investigadores merecen.

Otros artículos interesantes:

El secreto de Steve Jobs, Einstein y la neurociencia para impulsar la creatividad

10 claves para detectar a un mentiroso avaladas por la ciencia

Esta es la razón por la que España no tiene una agencia espacial propia, según Pedro Duque, ministro de Ciencia e Innovación

Te recomendamos