Pasar al contenido principal

La Fiscalía belga acepta los argumentos de la Justicia española y pedirá que se ejecute la euroorden de detención a Puigdemont

Carles Puigdemont, tras acudir al Palacio de la Justicia en Bruselas.
Carles Puigdemont, tras acudir al Palacio de la Justicia en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir

La Fiscalía belga ha aceptado los argumentos del Tribunal Supremo y pedirá este martes que se ejecute la euroorden de arresto y entrega contra Carles Puigdemont, el expresidente de la Generalitat fugado en 2017. La vista en la que se hará esta petición tendrá lugar el martes.

No obstante, cabe esperar que la euroorden se ejecute a principios de diciembre, cuando se retome esta vista. Así lo ha explicado el abogado defensor de Puigdemont en declaraciones que ha recogido Europa Press.

En concreto, el letrado Paul Bekaert ha explicado que la Fiscalía pedirá la extradición de Puigdemont por dos delitos: sedición y malversación. El expresidente catalán pasó a disposición de la justicia belga el pasado 18 de octubre, momento en el que su letrado recordó ante los medios que rechazaba entregarse a España.

Entonces, Puigdemont salió libre y sin fianza tras declarar ante el juez, que le impuso como medida cautelar la prohibición de abandonar el país sin avisar previamente a la Justicia belga.

Leer más: Puigdemont rechaza entregarse a España mientras el Supremo recuerda a Bélgica que el expresident no tiene inmunidad al no ser eurodiputado

La vista arrancará este martes a las 09.00 horas y será a puerta cerrada en la Cámara del Consejo de Bruselas, cuya equivalencia con la justicia española sería la del Tribunal de primera instancia.

Las otras ocasiones en las que se solicitó una euroorden contra Puigdemont

No es la primera vez que la Justicia española solicita una euroorden de detención y entrega contra Puigdemont desde que se fugase del país en octubre de 2017. Sobre el expresidente, que reside en una mansión en Waterloo, ya pesó una euroorden instada por la Audiencia Nacional.

En aquel caso, la Fiscalía belga aceptó extraditar a Puigdemont por rebelión y sedición, pero no por prevaricación. El Supremo suspendió la euroorden al considerar que Puigdemont podría regresar a España pero la acción de la Justicia española se vería limitada, y sería un agravio para el resto de procesados.

Leer más: El Supremo condena a entre 9 y 13 años de cárcel a los acusados del procés por delitos de sedición y malversación de fondos públicos

En marzo de 2018, el instructor de la causa del procés en el Supremo, el magistrado Pablo Llarena, reactivó otra euroorden. En el mismo mes, Puigdemont fue detenido en una estación de servicio en Alemania.

Debido a que el tribunal germano de Schleswig-Holstein desestimaba el delito de rebelión y planteaba extraditarlo por malversación, no prosperó, ya que a ello se opuso de nuevo el Alto Tribunal español.

Esta nueva euroorden llega después de que a mediados de este mes el Tribunal Supremo publicara la sentencia de la causa del procés, con condenas de entre 9 y 13 años de cárcel para 9 de los 12 acusados por delitos de sedición y malversación.

Solo tres exdiputados del Parlament han sido condenados únicamente a inhabilitación por un delito de desobediencia.

Y además