Pasar al contenido principal

El juez Llarena emite una nueva euroorden para detener a Puigdemont, y su abogado adelanta que se presentará ante la Justicia belga si se le requiere

Carles Puigdemont, durante una rueda de prensa en Berlín.
REUTERS/Hannibal Hanschke

El magistrado de la Sala II del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha dictado hoy un auto, tras notificarse la sentencia de la causa del procés, en el que emite orden europea e internacional de detención y entrega del expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont por los delitos de sedición y malversación de caudales públicos, acordando su búsqueda e ingreso en prisión. El juez instructor de la causa ha considerado plenamente justificada la petición en tal sentido que ha sido cursada por escrito por la Fiscalía.

Horas después de que se confirmara la reactivación de dicha orden, el abogado de Puigdemont, Paul Bekaert, ha confirmado en una comparecencia de prensa que ha recogido la agencia EFE que su representado "no se esconderá".

"Hablaremos con la Fiscalía y mi cliente irá al juez si es invitado a hacerlo. No se esconderá, colaborará con la Justicia belga. Él confía en la Justicia belga, por eso está en Bruselas", ha manifestado el letrado, quien también ha incidido en que en el juicio del Supremo se ha confirmado que se vulneraron "los derechos de la defensa".

Si Puigdemont es enviado a España, "tendría un juicio que no respeta los derechos de defensa", ha insistido.

El instructor de la causa que del procés en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ha sido el encargado de reactivar esta orden europea de detención contra el expresident de la Generalitat huido en Belgica por los delitos de sedición y malversación de caudales públicos

La Fiscalía había pedido al juez que se reactiven las órdenes internacionales y europeas de detención que este había retirado en julio de 2018 después de que Alemania rechazara entregar al expresidente de la Generalitat por rebelión.

Llarena ha considerado plenamente justificada esta diligencia formulada por la Fiscalía para su detención y posterior ingreso en prisión teniendo en cuenta que Puigdemont fue procesado junto con el resto de miembros de esta causa penal que hoy han sido condenados a entre 9 y 13 años de prisión.

La intención es que se replanteen la entrega los tribunales de Bélgica (donde están Puigdemont y los exconsejeros Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig) la escocesa (por la exconsejera Clara Ponsatí) y la suiza (por la exsecretaria general de ERC, Marta Rovira, y por Anna Gabriel, expresidenta del grupo parlamentario de la CUP). 

Llarena destaca que en la UE rige el principio de confianza en el funcionamiento de los Jueces y Tribunales de otros países, y se cuenta con un procedimiento judicial simplificado y transfronterizo que facilita la entrega de los presuntos delincuentes que se establezcan en el territorio de un Estado miembro distinto de aquel en el que cometieron el delito.

El auto recuerda que si la sola imputación de Puigdemont y otros miembros de su equipo fue suficiente para que huyeran al extranjero, la condena en firme por parte del Tribunal Supremo a los doce líderes del 'procés' incrementa el riesgo de que Puigdemont busque refugio fuera de las fronteras de la Unión Europea. 

Toda la cobertura de Business Insider sobre la sentencia del procés:

Y además