Pasar al contenido principal

Funerales desde el coche: los efectos de la explosión demográfica de Japón

Un coche asiste a un funeral desde el coche en Michigan, Estados Unidos.
Un coche asiste a un funeral desde el coche en Saginaw (Michigan, Estados Unidos). Mike Householder/AP Images
  • Una funeraria japonesa ha comenzado a ofrecer servicios funerarios desde el coche para atender a personas con discapacidad y problemas de movilidad.
  • La medida refleja el rápido envejecimiento de la población japonesa.
  • El envejecimiento generalizado de Japón, junto a una baja tasa de fertilidad, ha creado lo que los economistas llaman una "bomba de relojería demográfica".

Japón se ha convertido en la última década en lo que los economistas llaman una "bomba de relojería demográfica": un círculo vicioso de inversión reducida y caída de la natalidad traducido en un descenso de la población de un millón de personas junto a una caída del PIB de billones.

Existen señales de esa bomba de relojería por todas partes, incluidas las cárceles, que se convierten en residencias de ancianos de facto, y los amigos que se casan entre sí por desesperación.

Ahora, además, hay un nuevo indicio: Japón ha abierto su primera autofuneraria en la que no hace falta bajar desde el coche para mostrar los respetos a un fallecido. El objetivo es ofrecer a todas las personas incapaces de moverse por sus propios medios de despedirse de sus seres queridos y conocidos desde el automóvil.

La idea surgió del grupo Kankon Sosai Aichi en la funeraria Aishoden, en la ciudad de Ueda. El presidente de la compañía, Masao Ogiwara, pensó que la reforma y mudanza del establecimiento debería ser también una oportunidad para añadir algo de comodidad a la vida diaria de las personas.

"He estado en este negocio por un buen tiempo y sé lo que puede suponer para un anciano en silla de ruedas asistir a un funeral”, explicó Ogiwara al diario Japan Times. “Nuestro nuevo servicio permitirá a las personas que de otro modo tendrían que quedarse en casa poder salir y despedirse de sus amigos y familiares”.

Ya en la autofuneraria, los conductores pueden acercarse a la ventanilla y expresar sus condolencias en un libro de firmas digital y hacer algún tipo de ofrenda, ya sea monetaria o en forma de incienso. La visita completa no tarda más de un minuto o dos y quienes están en el interior pueden ver a través de monitores cómo llegan, frenan y se van las personas en coche.

No obstante, Japón no es el primer país que ofrece funerales sin bajar del coche. En 2014, una funeraria de Michigan (EE.UU.) puso a prueba la idea. Cuando los conductores se paraban frente a la ventana, unos sensores situados debajo de la calzada detectaban el peso del automóvil y abrían unas cortinas tras las que se encontraba el ataúd abierto. Según publicó Fox News en su momento, los pasajeros contaban con tres minutos de tiempo en los que además sonaba música.

En Japón, tanto la población anciana como la esperanza de vida siguen aumentando. Todo apunta a que es poco probable que la necesidad de velatorios desde el coche desaparezca.

Ver ahora:

Tags:

Japón

Te puede interesar