Pasar al contenido principal

Gemelos digitales y mantenimiento predictivo para aumentar la eficiencia en las instalaciones de Repsol

Un trabajador de Repsol en la refinería de la compañía en Cartagena
Reuters
  • Repsol ha ampliado su acuerdo con Microsoft hasta 2022 para acelerar el proceso de digitalización de la compañía.
  • Esta alianza, que arrancó en 2017, Repsol es el pistoletazo de salida para trabajar con el análisis de datos, la inteligencia artificial, el blockchain y otras tecnologías.
  • La empresa tiene previsto un retorno en forma de flujo de caja de 1.000 millones de euros hasta 2022 y 300 millones adicionales hasta 2020.

Repsol continúa estrechando lazos con Microsoft. La petrolera ha ampliado el acuerdo que tenía con la firma tecnológica hasta 2022 en su intento por acelerar el proceso de digitalización en el que se encuentra inmerso la compañía. 

Fue ya en 2017 cuando esta alianza se selló para integrar en el seno de la petrolera herramientas como la nube, para almacenar la ingente cantidad de datos que maneja la compañía. “La digitalización es la palanca hacia la transición energética”, explicó el CIO de la compañía, Valero Marín, en un encuentro con los medios. La empresun retorno en forma de flujo de caja de 1.000 millones de euros hasta 2022 y 300 millones adicionales hasta 2020. 

La petrolera presidida por Antonio Brufau avanza en la implementación en tecnología de datos, modelos analíticos e inteligencia artificial. “Todo ello permite hacer mantenimiento predictivo y mejorar la eficiencia de las operaciones”, apuntó Marín. “También exploramos el uso de drones y del blockchain para nuestras operaciones”.

Leer más: Por qué Repsol es líder entre las petroleras en inversión en renovables, según Goldman Sachs

Y un ejemplo práctico del uso del blockchain es la creación de una plataforma de certificación en el que Repsol ha integrado a sus compañías colaboradoras para que quede un registro de las operaciones efectuadas con proveedores y distribuidores. 
Para que los empleados no se vean impactados negativamente por el avance de la digitalización en la empresa, la compañía ya ha formado a 2.500 empleados en inteligencia artificial y otros 500 en blockchain. 

La petrolera contempla su futuro con estaciones de servicio conectadas e inteligentes. Una idea que tiene previsto llevar a cabo a través de la instalación de tecnologías del internet de las cosas. 

Los procesos de digitalización llegarán también a sus refinerías y plantas con instalaciones que emitan información de forma remota para generar modelos predictivos.

Leer más: 5 grandes cotizadas que apuestan cada vez más por la emisión creciente de la deuda sostenible

Pero no sólo eso, ambas compañías trabajan en la creación de gemelos  digitales, es decir, modelos de datos que permitirían realizar análisis y reproducir un escenario. Dado que los gemelos digitales son una copia digital de determinada máquina permitiría realizar simulaciones y entender las consecuencias de determinados cambios, generar escenarios y validar hipótesis. 

Pero la petrolera cuenta, además, con un Cloud Competence Center en el que trabajan más de un centenar de profesionales especializados en tecnologías en la nube. Repsol espera que el 70% de la infraestructura esté en entornos cloud en el 2022, frente al 30% actual, para lo que pretende alcanzar un total de 4.000 servidores en la nube. 

Y además