Pasar al contenido principal

La gestión del 'Open Arms' por parte del Gobierno aumenta el distanciamiento entre PSOE y Podemos

Pedro Sánchez y Carmen Calvo
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, en el Congreso de los Diputados. REUTERS
  • La crisis del barco deja en evidencia la diferencia de criterios entre los socialistas y los de Pablo Iglesias en plenas negociaciones para la investidura.
  • Varios países de la UE han accedido a acoger a un número todavía indeterminado de los migrantes abordo.
  • Mientras que Podemos siempre ha pedido que se socorriese a los migrantes, los socialistas han estado tomando distancia con el asunto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La gestión del Open Arms, el barco de ayuda humanitaria que rescata personas a la deriva en el Mediterráneo, está suponiendo un escollo que aumenta el distanciamiento entre el Gobierno socialista y Unidas Podemos, el potencial socio de Pedro Sánchez para sacar adelante una hipotética segunda investidura.

El pasado 1 de agosto el Open Arms rescató a 160 personas, pero la negativa de varios países de hacerse cargo de los migrantes, ha provocado que el barco haya estado deambulando por las aguas del Mediterráneo en búsqueda de un puerto en el que atracar. Finalmente varios países de la UE (Alemania, Francia, Luxemburgo, Portugal y España) han accedido a acoger a un número todavía indeterminado de esos migrantes. Nuestro país recibirá a 15 en los próximos días.

Leer más: Esto es lo que proponen sobre inmigración PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y Vox

La crisis del barco ha ahondado en las diferencias entre PSOE y Unidas Podemos. Mientras que desde el partido de Pablo Iglesias han estado pidiendo desde el principio que se socorriese a los migrantes abordo, los socialistas han estado tomando distancia con el asunto, e incluso llegaron a insinuar la posibilidad de multar al barco por no tener permiso para rescatar.

Que comparezca Calvo, no Sánchez

Esto no ha evitado que Unidas Podemos haya estado criticando durante estos últimos días la postura del Gobierno socialista en funciones acerca del destino de los migrantes que viajan en el Open Arms. Por el lado de la derecha, y en labor de oposición, PP y Ciudadanos registraron este miércoles en la Mesa del Congreso un escrito solicitando la convocatoria de un Pleno extraordinario para que Sánchez comparezca y explique sus "cambios de opinión" sobre la gestión del barco.

Aunque en un primer momento la intención de la formación de Pablo Iglesias era sumarse a esa iniciativa de solicitar la comparecencia de Sánchez, finalmente han decidido decantarse por pedirle explicaciones a la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo. Aun así, y puesto que no está vigente el período de sesiones, será la Diputación Permanente del Congreso quien decidirá si Sánchez acude o no a explicarse.

No obstante desde Podemos, su portavoz adjunta, Ione Belarra, había criticado públicamente que, a su juicio, Sánchez actuó "demasiado tarde" en una situación de rescate humanitario —en referencia al Open Arms— y aseguraba que era importante que el presidente en funciones fuese a la Cámara Baja a aclarar "por qué han gestionado así esta crisis [...] Eran personas que habían vivido una travesía durísima y estaban en condiciones indignas en la cubierta de un barco", remarcó.

El Gobierno defiende su actuación

Por su parte, desde el Ejecutivo defienden que han actuado correctamente. Así, este jueves la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles ha asegurado que el Gobierno ha cumplido con "sus obligaciones" frente a la Unión Europea y desde el punto de vista humanitario.

Robles también ha aseverado que "gracias a la intervención de España" la Comisión Europea se decidió a estudiar el reparto de los refugiados y migrantes del Open Arms entre seis países del continente.

Y además