Glovo contratará a 2.000 'riders' para adaptarse a la Ley Rider pero seguirá contando con autónomos en su flota

Un rider de Glovo

Glovo

  • La empresa de delivery intenta de esta manera adaptar su modelo laboral frente a la ley de 'riders' que entrará en vigor el 12 de agosto.
  • Se ha especulado los últimos meses sobre la posible estrategia laboral de Glovo, en la que la subcontrata de empresas de trabajo temporal parecía que iba a ser finalmente el modelo elegido. 
  • Con esta medida, que se espera se establezca paulatinamente hasta finales de año, Glovo espera esquivar los más de 100 millones de euros que le costaría laboralizar a sus trabajadores solo en cotizaciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Glovo, la compañía de delivery española contratará a 2.000 riders para crear una flota propia y así adaptarse a la nueva ley de 'riders' impulsada por el Gobierno. El resto de sus repartidores continuará siendo autónomos. 

De esta manera, Glovo adapta su modelo laboral frente a la ley de 'riders' que establecía que sus trabajadores de reparto son "trabajadores asalariados" y no autónomos, como defiende la empresa.

En España, la plataforma opera con una flota de entre 9.000 a 12.000 mensajeros, según datos de La Vanguardia, lo que supone que estos nuevos trabajadores contratados representan alrededor de un 22% de la flota total de repartidores.

"Vamos a incorporarlos a la plantilla a tiempo completo y parcial, todavía estamos estudiando los detalles del modelo. Estamos trabajando a contrarreloj porque el margen de adaptación es muy justo" asegura Diego Nouet Delgado, director de Glovo para España y Portugal, como recoge La Vanguardia

Se había especulado mucho tras la aprobación de la nueva ley, que entrará en vigor el 12 de agosto, sobre qué modelo laboral elegiría Glovo de cara al futuro. De esta manera, el unicornio español renuncia a la subcontrata de flotas de reparto, y combinará así la contratación directa de trabajadores (unos 2.000), que tendrán horarios, retribuciones fijas y rutas concretas, junto con otros repartidores autónomos.

Esta fórmula desde la compañía aseguran “que cumple la ley y sigue el criterio establecido por el Tribunal Supremo y el Tribunal de Justicia de la UE”.

Diego Nouet Delgado, director de Glovo para España y Portugal, afirma a El País que la nueva regulación no obliga a la empresa a laboralizar, sino  que "lo que hace es articular una presunción de laboralidad en el delivery, que es algo que en última instancia ya está regulado por el Estatuto de los trabajadores. Y, como en cualquier sector, hay criterios de ajeneidad y dependencia para el trabajo que determinan si una actividad puede ser operada por un profesional autónomo o no”.

Desde la empresa explican que este modelo entrará en una primera fase que está prevista dure hasta finales de año, y que será implementada primero en aquellas ciudades donde la demanda es más estable. 

De esta manera, Glovo intenta encontrar una alternativa a laboralizar al conjunto de sus repartidores, lo que le costaría alrededor de 100 millones de euros al año, solo en cotizaciones. El pasado mes de septiembre, el Pleno de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo declaraba que la relación existente entre un 'rider' y la plataforma tenía naturaleza laboral. 

“Creemos que la fórmula elegida es la mejor opción. Buscábamos que fuera justa, pero realista, para garantizar la ley y que ningún repartidor ni establecimiento se queden sin servicio y sin ingresos” añadía Noet a El Pais. 

Otros artículos interesantes:

La Asociación de Startups, en contra de que la 'Ley Rider' regule los algoritmos porque pone "en grave riesgo" la propiedad industrial de las empresas

La regulación de los algoritmos de la ley de 'riders' va mucho más allá de apps como Glovo o Deliveroo: así te afecta aunque no seas repartidor

La ley de 'riders' dibuja una nueva normalidad para Glovo, Deliveroo o Uber Eats: qué puede pasar a partir de ahora según repartidores, sindicatos y empresarios