Pasar al contenido principal

Google renuncia a competir contra el iPad de Apple: deja de fabricar sus propias tablets y cancela 2 dispositivos inéditos

Rick Osterloh, Google's head of hardware.
Rick Osterloh, Jefe de hardware de Google. Getty
  • Google no va a seguir fabricando sus propias tablets, según ha podido saber Business Insider.
  • La compañía ha detenido la producción de dos tablets que todavía no habían sido presentadas y no sacará al mercado sucesor para la Pixel Slate, según un portavoz de Google.
  • En su lugar, la compañía ha afirmado que cambiará sus recursos y esfuerzos en la familia de ordenadores portátiles Pixelbook.
  • Descubre otras historias de Business Insider España.

Google no va a seguir fabricando sus propias tablets, según ha podido saber Business Insider.

De acuerdo a un portavoz de Google, la compañía ha detenido la producción de dos tablets que todavía no habían sido presentadas al público y no lanzará tampoco sucesor para la Pixel Slate, que llegó al mercado el pasado otoño. En su lugar, desviará los recursos y centrará más la atención en su línea de ordenadores portátiles Pixelbook.

Esto no significa que Chrome OS, el sistema operativo de Google para los portátiles Pixelbook y sus tablets más recientes, vaya a irse a otra parte. La compañía ya no va a fabricar tablets que ejecuten ese software.

"Chrome OS ha crecido en popularidad a través de una amplia gama de factores de forma, y continuaremos trabajando con nuestro ecosistema de socios en portátiles y tablets. En cuanto a los esfuerzos directos a nivel de hardware en Google, nos centraremos en los portátiles Chrome OS y continuaremos dando soporte a Pixel Slate", ha comentado un portavoz de Google a Business Insider este jueves.

Los empleados de Google que se encontraban trabajando en las tablets aún sin presentar (y ahora suspendidas) fueron informados de esta decisión el miércoles, según ha asegurado esa misma fuente. Muchos empleados habrían sido reasignados para trabajar en los equipos que desarrollan la familia de ordenadores portátiles Pixelbook, mientras que el resto habrían sido trasladados a "proyectos confidenciales" según ha explicado el portavoz.

Las noticias de Google sobre su decisión de dejar de fabricar sus propias tablets llegan tres meses después de que Business Insider informara que los "recortes de la hoja de ruta" habían obligado a decenas de personas del equipo de "creación" de la compañía —que es responsable de sus productos de hardware como portátiles y tablets— a encontrar nuevos puestos. En ese momento, una persona familiarizada con la situación afirmó que el grupo de productos tenía "varias cosas entre manos" y que reducir su personal probablemente "afectará al porfolio de productos". 

Leer más: Google reestructura a los empleados de su división de portátiles y tablets, lo que cuestiona el futuro de su departamento de hardware

El jueves, Google confirmó que dos de esos productos eran tablets más pequeñas que la Pixelbook Slate de 12.3 pulgadas lanzada en octubre. Se suponía que estas tablets debían lanzarse juntas en algún momento de 2019, ha dicho el portavoz, pero después de que las pruebas de garantía de calidad no cumplieran con los estándares de la compañía, se decidió desechar los dispositivos y toda su línea de tablets.

De hecho, Google ha tenido un historial de dificultades para producir una tablet que sedujera a los consumidores. Su primera tablet —conocida como Pixel C— se lanzó en 2015, recibiendo bastantes críticas negativas. El veterano analista de tecnología Walt Mossberg dijo que Pixel C representaba "una lección objetiva de lo que Google no debería hacer si persigue una integración de hardware y software".

La compañía lanzó Pixel Slate, una tablet que funciona como portátil y que pretende competir con la Surface Pro de Microsoft y el iPad Pro de Apple, con una recepción igualmente fría.

Con este distanciamiento de las tablets, la compañía ha declarado que espera que este mismo año se anuncie la llegada de nuevos ordenadores portátiles fabricados por Google.

Y además